ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 29 de septiembre de 2022. Última actualización: Hoy

EL FUTURO DE LAS HACIENDAS HISTÓRICAS

El miércoles 31 agosto, 2022 a las 9:06 pm
EL FUTURO DE LAS HACIENDAS HISTÓRICAS
Imagen cortesía de: @PatrimonioPatojo

EL FUTURO DE LAS HACIENDAS HISTÓRICAS

Alvaro J Urbano R

Popayán, enfrenta un proceso de urbanización acelerado y caótico por falta de actualización del Plan de Ordenamiento Territorial, que impide planificar su expansión, tanto en la periferia como en las zonas rurales. Tal despropósito ha generado grandes polos de concentración de población que contribuye a los desequilibrios habitacionales, a la marginalidad de los suburbios, a la carencia de servicios básicos y a procesos de contaminación ambiental y social. El acelerado crecimiento urbano trae consigo la eliminación de las fronteras entre las zonas de expansión y rurales; terminan siendo territorios integrados entre sí, sin vías de acceso para transporte público, sin servicios públicos domiciliarios y con graves dificultades en saneamiento básico, alcantarillado, agua potable e infraestructura vial.

La Ley 1995 de 2019, norma que regula los impuestos sobre la propiedad raíz y se dictan disposiciones de carácter tributario territorial, dispone que los avalúos catastrales de predios incorporados, obliga a aplicar el modelo de catastro multipropósito, con exigentes criterios para inscripción, conservación y actualización predial. Esto implica un aumento desmesurado del valor del tributo, con impacto en impuestos de renta y patrimonio, así como en la fijación de tarifas de los servicios públicos domiciliarios.

En tales circunstancias, los predios rurales ubicados en la periferia de la ciudad, deben venderse o volverse productivos, pues de no ser así, estarán abocados al cobro coactivo de las cargas impositivas en materia tributaria, que obligará a la venta forzosa de aquellos, afectados con medidas cautelares de embargos y secuestros por concepto de impuestos predial, renta, patrimonio o ganancia ocasional. Un ejemplo de impacto imprevisible, será los valores liquidados a los inmuebles de las haciendas históricas que hoy son consideradas patrimonio cultural e inmaterial de la nación.

Las haciendas históricas fueron escenarios en épocas estratégicas en siglos XVIII y XIX, construidas de manera consistentes y sólidas, con instalaciones para albergar numerosas familias, a sus invitados ilustres, trabajadores domésticos y esclavos para solventar sus emporios rurales, hombres y familias que forjaron instrumentos de poder, gracias a los recursos de estos territorios, que constituyen el patrimonio inmaterial y cultural del Cauca y la nación. Pues en muchas de ellas, se albergó el padre de la patria, Simón Bolívar en sus cuarteles en la guerra de independencia, así como el 12 de febrero de 1829, con ocasión de las guerras divisionistas, como el levantamiento de los generales José Hilario López y José María Obando y la invasión del territorio colombiano llevada a cabo por los ejércitos de la república del Perú (el Portete de Tarqui).

La única manera de darle sostenibilidad financiera a dichos patrimonios históricos, será nacionalizarlos o crear corporaciones asociativas, con una membresía abierta, que ofrezca una variedad de instalaciones hoteleras, con auditorio para eventos académicos, servicios de hotelería, bar, restaurante, escenarios deportivos y recreativos.

Su sostenibilidad financiera, será posible, sólo si se constituyen como museos nacionales, o se convierten en unidades de explotación económica para ofertar actividades recreativas de equitación, cabalgatas, paseos ecológicos, tenis, natación, bolos, billar y juegos de mesa. Con logística e infraestructura de alojamiento a los miembros e invitados, y alojamiento adecuado para eventos organizados por el anfitrión, como bodas, bautizos, graduaciones, cumpleaños, festividades especiales.

Los clubes de campo (Country Club), se originaron en Escocia y aparecieron por primera vez en América a principios de la década de 1880. A menudo situados en la periferia de las zonas urbanas, los clubes de campo tuvieron un profundo efecto en la expansión de la suburbanización y se consideran como el precursor del desarrollo de las comunidades abiertas.

Sus desarrollos se localizan en las franjas verdes situadas entre 15 y 5 kilómetros de los principales centros urbanos, estructurados como organizaciones asociativas con el criterio de copropiedad, con definición de áreas comunes privadas y comunidades de uso privativo, por lo general en extensiones de 5 a 20 hectáreas, cuya administración y gobierno, están sujetas a una particular legislación sobre tenencia, propiedad y ocupación de los inmuebles que aseguren su preservación y evite la concentración, ocupación ociosa e ineficiente de la tierra y la especulación inmobiliaria. Por instrucciones del presidente Petro, la tierra se vuelve productiva o se democratiza por motivo de interés social o utilidad pública.

********

Lee otros artículos del autor aquí:

Álvaro Jesús Urbano Rojas
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?