Viernes, 23 de abril de 2021. Última actualización: Hoy

El fútbol

El sábado 27 febrero, 2021 a las 10:12 am
Imagen cortesía de: https://bit.ly/3uFLLno

El fútbol

El fútbol

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy.

El balón, en el centro de la cancha. Empieza el juego luego del toque inicial. Va el primer pase y sigue el juego que durará casi dos horas. A partir del pitazo del árbitro, 22 jugadores harán las delicias del fútbol que durará una hora y media, más lo que aumente el juez de la cancha. Cada equipo hará un festín para los ojos de los espectadores que esperan el mejor de los espectáculos sobre el césped.

El capitán ha tocado y pasado el balón a su compañero del lado. Ha comenzado el festín y la noble pelea por hacer de pases, regates y remates el en- diablado juego sobre la cancha vestida de verde. Va la bola de cuero y aire, por entre pies y césped. La lucha por la tenencia del balón y la virtuosidad de cada jugador ha comenzado. El juego más entretenido para jugadores y espectadores ha comenzado. El protagonista es el balón. Jugadores, árbitro y los desde fuera de la cancha más de mil ojos correrán detrás de balón y jugadores.

Verán, segundo a segundo, correr a los jugadores detrás del balón. Casi siempre la virtuosidad de quien maneje la malicia, la virtuosidad, la sapiencia, el quite y regate se repetirán para conseguir la oportunidad o la seguidilla o la sorpresa de robarle el balón al contrario y llevarlo y meterlo en las cuerdas del arco contrario. Se producirá, entonces, el grito de gol que saldrá de las gargantas favorecidas por la virtuosidad de un jugador o el error de que alguien meta en su propio arco la bola de cuero. 

El juego continuará y, seguro, con más ardentía, el balón ahora volará sobre el césped. Ojos en las graderías y 22 pies en la cancha verán y harán correr el balón por la izquierda, derecha, adelante y atrás, hasta que se encontrará el descuido y el balón irá a morir… allá en las cuerdas. El fútbol es un juego o un arte que hace correr una bola para allá, para acá, para delante o atrás hasta que alguien logra acercarla hasta la portería contraria y la mete para fabricar el gol…

Tanto los jugadores como los espectadores saben cuál es -y debe ser- el resultado de este juego: darles gusto a los presentes para conseguir el gol. Solo lo sabemos quienes hemos sido aficionados o hemos jugado y sufrido o gozado los goles propios o en contra. Solo quien ha tenido estas experiencias sabe de emociones, gritos y manos en alto con el puño cerrado para celebrar el goool!… 

Sí…, no habrá emoción si no hay gol propio. No valdrá el empate, ni los sudores, ni el cansancio. Y peor, si el gol fue en contra. Pero, si hay gol. aunque haya guayos rotos o patada sobre el empeine o bajo la rodilla… Ojalá siempre apareciera el Rey-Gol para el equipo propio. Salía cada jugador como si fuera el campeón.

Qué suerte y qué alegría lograr ser el campeón. Lo sentí muchas veces porque nuestro «equipo» era famoso. Hasta… una vez fue Millonarios a la cancha del Seminario para jugar con nosotros. Nadie me dijo que yo era el capitán. Pero yo era el adalid. Y siempre lo he podido probar. Y nos poníamos retos… y buscábamos equipos fuertes para probar nuestra calidad. Dentro y fuera de nuestros muros.

Ahhh… el fútbol de Pelé, de Pedernera, de Maradona, del «maestrito» Báez o Willington Ortiz o Higuita. Ahhh, de la fuerza, de las ganas, del placer de poder  jugar y ganar y gritar y dar la vuelta a la cancha…borrachos de goool! 

********************************************

Para leer otros artículos del autor aquí:

clic
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?