ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Creencias y ceremonias alrededor de la muerte en el Patía     ~    

492 muertes y 16.910 contagios más por covid-19     ~    

Piden renuncia del comisionado para la paz por ser “un bandido y enemigo de la paz”     ~    

GENERACIÓN DE ACERO, NO DE CRISTAL     ~    

Gobernador se reúne con el presidente para posibilitar diálogo     ~    

Alcalde de Popayán pide al presidente no decretar Conmoción Interior     ~    

“Lady Madrid”: la piedra en el zapato de Sánchez y Casado     ~    

En circulación Edición #435 de Proclama Cauca y Valle     ~    

Unicauca apoya la Feria del Libro de Santander de Quilichao     ~    

Gremio de la salud rechaza proyecto 010 y exigen garantías laborales     ~    

Disparos, policías de civiles y manifestantes en el noveno día de paro     ~    

“Umbral”. Juan Carlos Pino Correa, premio Nacional de Novela     ~    

ONU condena actos de violencia en protestas y pide que cesen bloqueos para alimentos y medicinas     ~    

Comunidades afro exigen cumplimiento a Celsia en La Salvajina     ~    

Decretan Toque de Queda y Ley Seca en Santander de Quilichao     ~    

Confirman desaparición de 379 personas durante Paro Nacional     ~    

En Cauca habilitan puente aéreo y caravana humanitaria por la vida     ~    

Policías de civil habrían disparado contra manifestantes en Cali     ~    

Gobernador del Cauca lidera encuentro con alcaldes municipales y organizaciones del Paro Nacional     ~    

Balance de heridos de las manifestaciones del 5 de mayo en Cali     ~    

Domingo, 9 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

El domingo 1 marzo, 2009 a las 1:25 pm
El fantasma de los falsos positivos
A diario conocemos sobre los procedimientos realizados por miembros de los organismos de seguridad del Estado colombiano, en su mayoría dignos de todo reconocimiento y aplauso. Pero no faltan quienes empañan esa cotidiana labor con hechos repudiables más conocidos como falsos positivos, que involucran a personas que ostentan autoridad y se aprovechan de ella para desprestigiar no solo a la Institución a la que pertenecen si no también al país nacional.

Al analizar este fenómeno vamos a encontrar que en buena parte estos hechos son estimulados por las directrices impartidas por los altos mandos o jefes de guarniciones, pues son ellos los que con el fin de obtener resultados colocan cuotas de trabajo a sus subalternos con la advertencia que si estas no son cumplidas pueden verse abocados a sanciones que van desde traslados a otras unidades hasta la pérdida del empleo por bajo rendimiento.

Y ¿qué puede hacer una persona que depende de un salario para mantener su familia ante tal presión?

La respuesta no da espera: acudir a procedimientos no muy acertados con el fin de garantizar la permanencia en su cargo, incluso, en algunos caso para hacerse acreedor a estímulos como permisos especiales, ascensos y hasta recompensa en dinero efectivo.

Según mi parecer, se deberían trazar otras estrategias en cuanto a los estímulos e incrementar una formación en valores, compromiso y ética profesional al interior de las Fuerzas Armadas.

Pero siendo más directos, en el caso de la fuerza de Policía por ser la entidad encargadas de velar por la tranquilidad y el orden interno, no se debería fijar cuotas de resultados impulsando una formación que permitiera que los positivos en términos laborales fueran el resultado de su compromiso Institucional, pues de lo contrario no encontraremos otra cosa que un nuevo falso positivo.

Cómo poderle exigir a una unidad policial el decomiso de insumos, armas u otros elementos en zonas donde no se trafica con estos. De nuevo la respuesta es recurrir a un falso positivo en cumplimiento de una orden absurda utilizando elementos que ya han sido presentados en otras oportunidades.

Y es que un falso positivo podría derivarse además por la presión que ejerce el señor Presidente de los colombianos para que las fuerzas armadas presenten resultados, lo cual, está comprobado, se convierte en vergüenza para todos cuando no se realizan dentro de los parámetros de ley.

Con el conocimiento de causa que me asiste, considero que un buen positivo podía ser intensificar la conformación de los frentes de seguridad con participación comunitaria ya que estos le permiten al policial estar en permanente contacto con el pueblo y como resultado obtendrá colaboración y la información para llevar a cabo un verdadero positivo. Pero esta estrategia sólo funcionaría permitiendo que ese cuerpo especializado en Policía Comunitaria tenga la permanencia en su sector asignado que le permita ganarse la confianza de la comunidad. No basta organizar un frente de seguridad y al día siguiente trasladar el responsable porque esto se convertiría en un falso positivo mas, agregado a esa larga cadena.

La misión del policial debería ser mas de carácter preventivo que represivo pues es un precepto constitucional y legal. Para nada le sirve a una comunidad tener en cuerpo policial montado en flamantes patrullas o motos si estos ignoran su misión de prevenir el delito a través de las requisas esporádicas o el diálogo constante con los vecinos.

El mejor positivo que se le puede dar a la cúpula gubernamental y a la comunidad misma es que durante el periodo no se presenten en el municipio o zona determinada casos que interrumpan la tranquilidad ciudadana. Esos policiales con cara de ogro, armados hasta los dientes que no le generan confianza a la comunidad están mandados a recoger.

Soy un convencido de que a pesar de todo cuanto ocurre, vivimos en un país lleno de una gran biodiversidad y que los buenos somos más.

Alviba02@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?