ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 15 de septiembre de 2019. Última actualización: Hoy

El domingo en Popayán…

El jueves 11 julio, 2019 a las 1:00 pm
El domingo en Popayán…
Yineth Benítez, contadora; David Luna, gerente; Leidy Cruz, Dayana Ossa, Diana Marcela Galarza, Sophía Hernández, Karen Andrea Taborda Benavides, Catalina Cerón Mezú, Diana Isabel Luna Criollo, Hailin Chara, Alfonso Luna Geller, director, y Deisy Almendra.

Homenaje a las “Mujeres de Proclama”

El domingo en Popayán…

El pasado domingo decidimos, entre quienes integramos la empresa periodística Proclama del Cauca, hacer un homenaje a las “Mujeres de Proclama” porque ellas han logrado gran parte del prestigio de esta red de medios de comunicación, se han defendido como mujeres capaces de interpelar al poderoso, de poner agenda, de defender la igualdad, y sobre todo, enfrentarse a fuentes, a entrevistados, a hombres que ostentan el poder y que, no pocas veces, intentan deslegitimarlas como periodistas por el simple hecho de ser mujeres.

Mujeres de Proclama

Con las “Mujeres de Proclama” el domingo nos “tomamos” a Popayán. Llegar a la Capital del Cauca una mañana dominguera es como aterrizar en un oasis de tranquilidad, una experiencia inspiradora, grata y acogedora. Sin duda, la mañana airosa que brindan los frondosos árboles que enlucen su parque principal, las riberas del río Molino, y el refulgente sol, cambian los esquemas mentales habituales de prevención, incertidumbre, de búsqueda permanente de solución a los problemas, por los de alegría, la sensación de libertad, y la frescura.

Mujeres de Proclama

Ese día la reunión fue pública, en las calles y parques, cuando la ciudad se toma una pausa, se recupera de la agitación de los días laborables, y el entorno urbano cambia para adquirir otros ritmos y dinámicas más saludables y tranquilas. Fue una auténtica delicia para los cinco sentidos mientras dejábamos que el tiempo pasara sin medida, renunciando al reloj, que es para otros días.

Mujeres de Proclama

Esa ruptura de la cotidianidad fue fascinante y optimista; nos demuestra que sí es posible lograr otro ambiente en nuestro entorno; que el día a día, teñido siempre de cierta melancolía por las noticias que a borbotones nos inducen a la desilusión, pues nos ponen a pensar en qué nos espera: un futuro más contaminado, más problemático, más conflictivo, con más problemas personales que satisfacciones, también puede superarse, así sea fugazmente.

Mujeres de Proclama

En domingo Popayán percibe diferente, se deja degustar generosamente ofreciendo actividades y experiencias inolvidables que muchas veces resultan más edificantes que cualquier otro destino, y más, si lo hacemos en compañía de las mujeres periodistas y colaboradoras de Proclama del Cauca, para quienes el ejercicio profesional ha sido un gran desafío, un enorme reto, como el de enfrentarse a un ambiente patriarcal, sobre todo cuando ellos se sienten amenazados por una periodista bien informada, lista para hacer preguntas acuciosas y dispuesta a insistir para obtener respuestas. Esa actitud, necesaria en el ejercicio del periodismo, es vista como “agresiva” si es que viene de una mujer. Incluso hay hombres y mujeres que se sorprenden e incomodan cuando una mujer aborda con suficiencia temas políticos, económicos, culturales o científicos.

Mujeres de Proclama

En su trabajo de exponer injusticias y violaciones a los derechos humanos, las periodistas ofrecen prácticas renovadoras y son defensoras de los derechos humanos; como tales, necesitan mejores mecanismos de seguridad y protección.

El domingo en Popayán…

La crucial contribución que las mujeres hacen al periodismo debe ser reconocida y valorada y qué mejor que los parques y calles de una ciudad llena de motivos para la inspiración, desde el parque de Caldas, por ejemplo, donde hubo tiempo incluso para admirar y escuchar hasta al matemático callejero que, además de entretener con su facilidad de expresión, enseña e invita a la gente a leer: “No leemos. Los europeos se leen 18 libros al año. Los norteamericanos 12. Nosotros apenas uno. No leemos. A la gente no le gusta aprender. A la gente le gusta todo gratis”, señala, y entonces vende sus libros, haciendo malabares con los números.

Mujeres de Proclama

También saludamos al maestro “Foto-agüita”, a quien Proclama Junior ya le había hecho un reportaje, y al retratista ambulante que en el parque abre su portafolio, extrae cartulinas con retratos y caricaturas, y un puñado de lápices y borradores para dibujar a la perfección al transeúnte que lo desee; impresiona el realismo de sus obras. Es un artista callejero que entre semana pasa casi desapercibido.

Mujeres de Proclama

También nos tomamos fotos en el Puente del Humilladero, que fue una de las entradas principales de la ciudad; por él ingresaron los ejércitos libertadores durante la gesta de la independencia. Teníamos que posicionarnos allí pues, precisamente, se acerca el bicentenario de la Independencia y este será un sitio obligado de ceremonias, al lado de la Casa Valencia y el Banco de la República.

El domingo en Popayán…

En fin, el domingo se convirtió en la mejor opción para conocer otra cara de Popayán, la que nos permite ser turistas en nuestra propia tierra, respirar otro aire para fortalecer el cuerpo y llenar el alma de los colores blanco de su histórica arquitectura y del verde de su extraordinario paisaje. Asunto difícil de percibir y disfrutar en medio de la congestión y la estridencia rutinaria.

Mujeres de Proclama

Fue un homenaje a las “Mujeres de Proclama” y a la misma Ciudad Blanca de hermosas casonas que por varios siglos ocuparon las familias más destacadas de la ciudad, y que hoy han sido rehabilitadas en su mayoría para diferentes usos. Igualmente, por la impresionante profusión de templos coloniales, lo que recuerda el papel protagónico de la Iglesia en la formación de la ciudad a lo largo de su historia.

***********************************

En contexto:

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *