ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 18 de febrero de 2019. Última actualización: Hoy

EL DÍA A DÍA

El miércoles 6 febrero, 2019 a las 5:16 pm
EL DÍA A DÍA

EL DÍA A DÍA

Por Leopoldo de Quevedo y Monroy

Es la vida. Es el correr de los días en su bulevar. Es tomar las cosas en su contexto más concreto. Comprometer las acciones no más allá de lo que puede hacer la mano. Pensar sin la presión de lo que pasó ayer o lo que, tal vez, podrá venir.

El día a día se refiere a no preocuparse demasiado por lo que vendrá después o por lo que dejamos atrás, tal vez, sin haberlo tomado en serio. No se puede vivir sino en el momento y no dispone el ser humano sino del día que vive. Parece un límite pequeño, un reto fácil de cumplir. Pero no es siempre así.

Cada vez parece que el mundo moderno nos exige tener los ojos más abiertos que antes y tomar precauciones para el futuro cercano. Apreciación que puede parecer sana pero que no debe limitarnos en tomar las decisiones más acertadas. Muchas veces las circunstancias del hoy y ahora nos dan señales que debemos cambiar lo que habíamos pensado o planeado.

La regla general es que la vida es una sola y no debemos despreciar vivirla si nos damos cuenta que el método y las conveniencias nos quieren cortar la vena a veces. Sin embargo, el día a día nos puede condenar a la duda y a no confiar en nuestras metas por sencillas o circunstanciales que sean. Algo allá adentro nos dirá que sigamos adelante en lo que habíamos pensado. La sindéresis también es la piedra de toque de lo que debemos escoger.

Obrar mediante el rasero del día a día nos puede hacer caer en decisiones apresuradas y en proceder sin medir la capacidad del bolsillo o la conveniencia de esperar o medir el alcance de lo que hacemos. Un mínimo de método, de reflexión es necesario para ejecutar muchas de las acciones. No somos robots acondicionados desde afuera o por las circunstancias del clima o la simple costumbre.

Hay circunstancias que en el camino nos indican – como el gato Cheshire a Alicia – lo que es más conveniente hacer. Hay opciones, modos de variar cómo hacer las cosas para dejar la rutina y ensayar otros caminos que nos hunden en costumbres inveteradas. Nuestro instinto nos indica como sabio radar que la decisión que tomamos para cambiar o persistir en un hábito o una decisión es lo correcto. Es lo que nos dice el día a día.

También tenemos otros medios que nos guían en las actuaciones diarias. La educación recibida, el ejemplo de nuestros familiares y un timbre interior llamado sindéresis. Nadie nos inoculó esta capacidad en nuestros genes. El trajinar de la vida, el continuo roce con las cosas diarias, la dificultades y las costumbres que aprendimos en familia y la sociedad.

Nuestro día a día no es un libro aparte hecho a nuestro amaño. Es una serie de vivencias, acciones, reacciones que forman nuestra manera de ser y actuar. Ellas dicen lo que somos.

06-02-19                                               11:19 a.m

*******************************************

Otras publicaciones de este autor:

https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/leopoldo-de-quevedo-y-monroy/

También te puede interesar
Deja Una Respuesta