ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Reconstrucción total del Centro Comercial Anarkos en Popayán     ~    

COVID-19 se volvió a disparar en Colombia     ~    

Se reactivó pavimentación de la Avenida Brasil en Quilichao     ~    

Crean ruta de trabajo para llevar educación superior al sur del Cauca     ~    

“La gente no se alcanza a imaginar todo el dolor que yo pasé”: Daniella Álvarez     ~    

Uribe “preso”, los demócratas colombianos y la asamblea constituyente     ~    

Umbral de Juan Carlos Pino, ganó convocatoria nacional de novela breve     ~    

Escenario. Esto ganan las figuras colombianas     ~    

Caucana gana premio mundial de dibujo     ~    

Personas secuestradas en Suárez fueron liberadas     ~    

Se aprueban protocolos de bioseguridad en el Aeropuerto Alfonso Bonilla     ~    

Se entregaron 5.000 USB con internet para mejorar clases virtuales     ~    

En Santander de Quilichao se lucha para eliminar el Dengue     ~    

Publicidad gratuita para comerciantes – Popayán     ~    

Hoy 10.142 contagios y 312 muertes     ~    

El monólogo del Dr Ochoa     ~    

Compañía Energética de Occidente celebró 10 años de revolución energética     ~    

Las ESE del Valle toman las pruebas de covid a quienes no tienen sisben     ~    

Disminuyen casos de dengue en Cali pero se continúa en alerta amarilla     ~    

‘Rescatemos el Barrio’ se tomó la comuna 12 de Cali     ~    

Miércoles, 12 de agosto de 2020. Última actualización: Hoy

El desfase nacional del Eln

El jueves 24 enero, 2019 a las 10:46 am
El desfase nacional del Eln

Imagen: montaje Proclama del Cauca

El desfase nacional del Eln y el ‘peo’ con dos presidentes en Venezuela

El desfase nacional del Eln

Por más buenos propósitos, sacrificios personales y sueños románticos que manifestasen los jóvenes que por años abandonaron familias, estudios, trabajos o falta de oportunidades, para alistarse en los diversos grupos guerrilleros del país que nos prometían una sociedad ideal y más justa, al final, la mayoría de la población colombiana se hastió de emboscadas, bombas, extorsiones, secuestros, reclutamiento de menores, minería ilegal, narcotráfico y acciones criminales que además de víctimas mortales y lesionadas física y sicológicamente, mantenían en crisis económica y zozobra a los habitantes de vastas regiones del país, mientras en el planeta se derrumbaba la ‘Cortina de Hierro’ encabezada por la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, URSS, y en la China, los otrora ortodoxos radicales dirigentes marxistas-leninistas-maoístas, acogían un hibrido de autoritarismo y partido único en el gobierno y capitalismo en la economía.

Con la excusa de combatir diversos grupos guerrilleros que existieron en el país después del asesinato de Gaitán, por décadas el país permaneció en Estado de Sitio, que durante el gobierno de Turbay Ayala, con el Estatuto de Seguridad, casi nos igualó a dictaduras que apuntaladas por los Estados Unidos, a partir de la década del 60 y siguiendo la “Doctrina de la Seguridad Nacional”, fueron patrocinadas mediante  golpes militares en Brasil, Chile, Argentina, Paraguay, Uruguay, Perú y otros países.

Casi treinta años después de haberse desmovilizado el M-19, Quintín Lame, EPL y PRT, al ser conscientes que la prolongada guerra de más de 50 años no tenía perspectivas, las FARC, el mayor grupo guerrillero del país, decidió negociar la paz con el gobierno de Santos y al final se desmovilizó, después de firmar unos acuerdos que aún están por implementarse y peligran en puntos fundamentales que intentan desconocer los sectores más conservadores que respaldan al gobierno de Duque.

Los 51.000 votos obtenidos por las Farc en las pasadas elecciones presidenciales evidenciaron que la mayoría del pueblo colombiano se hastió de fórmulas violentas para construir una sociedad más justa, a pesar de que los alzados en armas se autoproclamaban, como el “Ejército del Pueblo”.

Por otro lado, la coalición que apoyo a Petro y los más de 11 millones que respaldaron la consulta anticorrupción, demostraron que la mayoría de la población colombiana sí quiere cambios, pero no violentos.

No sé si los máximos dirigentes del ELN son conscientes del escaso arraigo popular que tienen entre la mayoría de la población colombiana y el desfase de acciones como el cruento atentado del 17 de enero contra los cadetes de la Policía, el mismo día que amplios sectores populares impulsaban marchas en varias ciudades del país, como las de los estudiantes para exigir el desmonte del ESMAD y la de quienes presionan al fiscal Néstor Martínez para que renuncie por su complicidad en el caso de Odebrecht.

Despreciando la movilización y organización democrática de “los sectores populares” que dicen representar, y la oposición, privilegiaron los atentados, ensañados en su papel de ‘chapulines colorados’ de la revolución autoerigiéndose como ‘héroes salvadores del pueblo’.

Lo cierto es que después de que el gobierno de Duque se empeña en desconocer el protocolo firmado con varios países para garantizar el regreso al país en caso de fracasar las negociaciones, la única salida que les queda a los dirigentes del ELN es Venezuela, donde, afortunadamente para ellos, acaba de ‘prenderse el peo’ como dicen los vecinos, al ser proclamado como presidente interino Juan Guaidó que de inmediato fue reconocido por gobiernos como el de los Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina y varios de Europa, mientras que México, Bolivia, Rusia y China siguen reconociendo a Maduro.

Las multitudinarias marchas de apoyo a Guaidó, que al enfrentarse a la Guardia Nacional han dejado más de 20 muertos y numerosos heridos y las de fieles a Maduro respaldadas por las armadas milicias bolivarianas y apoyado hasta el momento por la cúpula e importantes grupos de las fuerzas militares, pueden desembocar inicialmente en una guerra civil, en la que numerosos cabecillas y guerrilleros del ELN que se mueven entre los dos países, entrarían a respaldar a Maduro en el conflicto interno, y en caso de que Colombia quede involucrado en una guerra regional, en la que tras bambalinas, suministrando armas y asesoría, estarían los Estados Unidos, Rusia y China, trayendo al ‘patio trasero’ de los gringos, incluidas la vecina Nicaragua y Cuba, los conflictos diplomáticos, económicos y militares que empezaron a dirimir con los rusos en Crimea y Siria y la guerra comercial que abrió Trump con la China.

Para mantenerse vigente, al ELN le convendría que estallara un conflicto regional en el que Venezuela, Colombia y hasta Cuba y Nicaragua serían laboratorios de la próxima guerra mundial, entre las potencias por repartirse los restos del maltratado planeta.

**************************************

Otras publicaciones de este autor en: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/felipe-solarte-nates/

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta