Titulares de hoy:    

14 mil personas del área rural de Popayán accederán agua potable     ~    

Infectado con Covid puso en riesgo a funcionarios y ciudadanía en Quilichao     ~    

Quilichao Vive la Música e impulsa la cultura local     ~    

Así va la recuperación de los puentes históricos de Popayán     ~    

Leve aumento de casos positivos para covid – 19 en el Valle     ~    

Caleños aprovechen papayazo tributario antes del 31 de octubre     ~    

Educación ambiental para proteger recursos naturales en Piamonte     ~    

Alcaldía de Popayán verificará el cumplimiento de las medidas de bioseguridad en la venta de licores     ~    

Acueducto y Alcantarillado de Popayán, comprometido siempre con la calidad del agua     ~    

Administración Municipal Creo en Popayán diseña su modelo de ciudad inteligente     ~    

No te pierdas el IV Festival de Mestizaje el 1 de noviembre     ~    

Más de 11 millones de televidentes acompañaron a la Selección Colombia     ~    

Con ocasión de la Minga y de otras Mingas que hay que impulsar     ~    

Hospital San José invita a la comunidad a decir sí a la donación de órganos     ~    

Cinco sicarios ganan el Ig Nobel 2020 a la mejor gestión     ~    

El asunto indígena, un tema aún sin resolver.     ~    

Confirman 159 nuevos fallecimientos por coronavirus     ~    

Instituciones aliadas se tomaron Caponera en pro del ambiente y la salud     ~    

En Caloto la lucha contra el microtráfico no se detiene     ~    

Familias rurales de Popayán contarán con agua potable     ~    

Lunes, 19 de octubre de 2020. Última actualización: Hoy

El derribado Belalcázar y el cacique Pubén

El jueves 17 septiembre, 2020 a las 11:37 am
El derribado Belalcázar y el cacique Pubén

El derribado Belalcázar y el cacique Pubén

El derribado Belalcázar y el cacique Pubén

Años antes, entre otras, tumbaron las de Mussolini, Hitler, Lenin, Stalin, Hussein.

Gracias a la intercomunicada Aldea global, la reciente moda de bajar monumentos de conquistadores y esclavistas se regó por todo el mundo después del asesinato del afrodescendiente George Floyd, cometido por policías norteamericanos. Ni el cruel y mutilador emperador belga Leopoldo II se salvó de que le cobraran sus atrocidades en el Congo.

A segundo plano de los medios locales y nacionales pasó la información relacionada con el asesinato de un dirigente indígena de Totoró y su hija; y el posterior panfleto publicado amenazando a su pariente el alcalde Conejo y a todos a los que, con mala ortografía, acusan de ser: “invasores, extorsionistas, etc.”, si no abandonan el territorio.

Todos los informes de los corresponsales de televisión, radio y periódicos y las fotos, videos y compartires y comentarios navegando por las redes sociales, se concentraron en la tumbada de la estatua de Sebastián de Belalcázar, por parte de un grupo de indígenas misaks o guambianos, que para el cuarto centenario de la fundación oficial de Popayán por parte de los conquistadores españoles, le encargaron al famoso escultor Victorio Macho -el mismo que para la ciudad de Madrid construyó el monumento al médico Menéndez Cajal según me informa Guido Enríquez-, y que inicialmente iban a instalar en la plazoleta de San Francisco, mientras El Morro de Tulcán, cerro piramidal construido por los indígenas pubenzas o pubenences, iba a ser coronado con la escultura del cacique Pubén, creada por el célebre escultor colombiano Rómulo Rozo, que al no tener respaldo en su tierra se fue para México con la maqueta para esculpirla no se sí en su capital, donde fue maestro en la UNAM, o en Mérida, Yucatán, adonde fue a enseñar y a morirse.

Es un acto simbólico que atiza la polarización alrededor, no de hechos reales de “conquista moderna”, como la sistemática eliminación de líderes indígenas, campesinos, ecologistas, etc. que luchan por defender sus territorios y “nuevas fronteras de colonización” apetecidas por narco-hacendados-ganaderos afectos al régimen y el gran capital agroindustrial e impulsor de macro-proyectos minero-energéticos en los llamados “baldíos” de la Nación y en parques naturales y territorios colectivos ocupados por comunidades indígenas y afrodescendientes asediadas por guerrillas, paramilitares reciclados, bandas de narcotraficantes nacionales y mexicanos, etc., con las fuerzas armadas esperando que se maten entre todos, y con el terror y la violencia desplacen a los escasos habitantes que son obstáculo para el “desarrollo neoliberal”.

Logran distraer la atención de lo fundamental, al concentrarse en la destrucción de la iconografía de la empobrecida ciudad en la que no se han instalado grandes fábricas y que con vestigios de su antigua riqueza, hoy sobrevive con sus edificios coloniales convertidos en atractivos turísticos, más los centros educativos, el comercio y los servicios, que configuran su paupérrima economía; y en la que ya no habitan los antiguos terratenientes, sino miles de desempleados rebuscadores, inmigrantes de municipios vecinos, algunos enriquecidos gracias a la producción de cocaína, miles de desplazados por la pobreza y violencia, y una cada vez más reducida burocracia.

Se desenfoca así la discusión principal sobre los violentos y cotidianos hechos de la nueva oleada conquistadora desplegada por la economía legal e ilegal en territorios que el Estado dejó en manos de las guerrillas, paramilitares y numerosas bandas ligadas al narcotráfico, minería ilegal, la extorsión, el contrabando, etc., olvidando que desde hace tiempo ya estaba en discusión el traslado de la estatua de Belalcázar a la plazoleta de San Francisco, después de la construcción del monumento al cacique Pubén, u otra escultura que consensualmente y no dirimida a garrote y machete, acuerden entre ellas las comunidades indígenas.

*************************

Otras publicaciones de este autor en Proclama del Cauca y Valle:

Felipe Solarte Nates
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta