ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 10 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

El deporte de Santander reclama mejor trato

El domingo 4 mayo, 2014 a las 2:44 pm
Luis Enrique Delgado

Por Luis Enrique Delgado
Periodista Acord-Valle

No sé qué estará pensando la Administración Municipal de Santander de Quilichao, en el caso concreto del deporte, representado por su alcalde Eduardo Grijalba y por su director del Imder, John Harold Salazar.

Pienso, sin embargo, y ojalá me equivoque, que lo citados funcionarios no están pensando nada, pues no de otra manera se puede explicar su silencio sepulcral ante las gravísimas acusaciones de varios deportistas, ampliamente divulgadas en Proclama del Cauca y, hasta ahora, sin ninguna respuesta que satisfaga sus preocupaciones y, obviamente, ni sus quejas.

Por supuesto, para esgrimir lo anterior tengo mis fundamentos, porque hasta mí han llegado también los deportistas, con evidente estado de frustración.

Y preocupa, además, que la inconformidad con el manejo que se da a las actividades musculares vaya en aumento, porque son muchos los reparos que al respecto se escuchan por parte de deportistas, padres de familia, directivos y habitantes de la población en general.

Cuna de deportistas

Es triste –y duele— porque Santander de Quilichao ha sido, y es, cuna de excelentes deportistas. Me haría larguísimo citarlos, además de que podría cometer injusticias por olvidos.

Anotando que para que se apoye el deporte no es necesario mostrar estrellas del mismo.

No, el deporte hay que apoyarlo porque es parte fundamental para el desarrollo humano. Porque el deporte es el mejor conductor hacia una vida sana. Eso, supongo, lo saben muy bien el señor alcalde y su director del Imder.

Pero con sus actitudes, tan criticadas, se está demostrando que poco importa la vida sana de los habitantes y en especial de la juventud, de Santander de Quilichao, que se alcanza mediante el impulso al deporte que de paso es una, sino la única diversión que el Estado ofrece al pueblo. Y eso porque es una obligación.

Las actividades musculares han sido siempre caballitos de batalla en las épocas politiqueras, pero generalmente con promesas incumplidas.

Por eso, el deporte está siempre a la espera de una pronta y eficaz atención. Y no tiene por qué vivir implorando lo que es un derecho, ni sometido a caprichos dictatoriales, a todas luces malsanos, como es el caso que nos ocupa en Santander de Quilichao.

El deporte, como parte importantísima de nuestra sociedad, reclama pautas de desarrollo, orientación, para el presente y su futuro. Se requiere encauzarlo, pero con cariño y con buenas intenciones.

Para eso, señor alcalde, se necesitan programas de trabajo, directivos capaces y comprometidos con el servicio y, desde luego, muchísima colaboración oficial.

Necesitan repuestas

Todas esas quejas que le han aparecido a la Administración Municipal, o al apoyo que se le da al deporte en Santander de Quilichao, necesitan urgentemente una respuesta, pero con hechos concretos.

Ante ello, pues, invocamos a la buena voluntad del señor alcalde. Y a su obligación, porque lo es, para que en lo que esté a su alcance le extienda una mano amiga, generosa y muy comprensiva al deporte de su pueblo.

Para que se identifique con un país que quiere marcarle a su juventud caminos más sanos que los que anduvo en otras épocas y que hoy son causantes de violencia, descomposición moral, corrupción y toda clase de vicios. Los mismos que nos han arrebatado la paz.

Entonces, para que evitemos un futuro igual de tormentoso y para que se vayan corrigiendo los errores del pasado, generadores de tanto mal, démosle, pues, una mano al deporte.

Téngalo por seguro, señor alcalde, que Santander de Quilichao, ciudad pujante y cuna de excelentes deportistas, se lo va a tener en cuenta.

***********************

Otros artículos de este autor: http://bit.ly/1iwJAJf

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?