Domingo, 3 de julio de 2022. Última actualización: Hoy

El Departamento de Policía Cauca, una institución que persevera, para servir mejor

El viernes 11 abril, 2014 a las 12:54 pm

Es muy desalentador para quienes defendemos y respaldamos la institucionalidad colombiana, constatar, registrar y publicar noticias que por su contenido negativo afectan la moral de todo un conjunto social o de un cuerpo de servidores públicos que persevera y se prepara cada vez mejor para garantizarle a la ciudadanía caucana seguridad, integridad física, honra y una serie de libertades y derechos que hacen posible vivir cabalmente en comunidad.

La Policía Nacional en el departamento del Cauca, especialmente, ha sido estoica víctima del conflicto armado, por el encarnizamiento que contra sus hombres han mantenido quienes creen que con tanto dolor y angustia colectiva pueden conseguir algún resultado que los favorezca. Tanta brutalidad conmueve a las comunidades y obliga a la solidaridad con la institución y con cada uno de los uniformados. Duele ver cómo, con triste frecuencia, van cayendo jóvenes, no por falta de valor o formación, sino porque ante el traicionero ataque, a mansalva, con absoluta cobardía, no hay defensa que valga; asesinan o dejan lisiados a unos muchachos que con mucha ilusión por la sociedad a la que sirven, decidieron portar el verde oliva con privilegio y orgullo, pero que por su ejemplar entrega se convierten en el principal objetivo de la delincuencia armada pero desalmada. Esos jóvenes uniformados también hacen parte de nuestras familias… No son seres extraterrestres.

También duele y desmoraliza que algunos uniformados caigan en la delincuencia, el robo, la coima, la corrupción, el abuso con las armas y de la autoridad con que los inviste el Estado, porque la sociedad nunca estará preparada para ser testigo de una actuación criminal por parte de los hombres que precisamente se han uniformado para combatir el crimen.

Por ejemplo, causó consternación y desconsuelo el caso que reseñamos la semana pasada cuando dos policías fueron encarcelados por haber sido protagonistas del robo al cajero automático del Banco Popular en Santander de Quilichao. A pesar de que el impacto inicial de la noticia le propinó a la Policía una imagen negativa y a la sociedad inesperada frustración, es destacable que fue precisamente la misma institución policial, en cumplimiento de la ética profesional que la inspira, la que logró descubrirlos y ponerlos a buen recaudo, gracias a las investigaciones realizadas por la SIJIN, Seccional de Investigación Criminal, que contribuye a la prevención y control de la criminalidad ejerciendo funciones de policía judicial, y que aportó los elementos materiales de prueba y evidencias físicas que permitieron determinar la responsabilidad de los autores y partícipes, igual que la Seccional de Inteligencia Policial, SIPOL, que mediante la producción de inteligencia confiable, objetiva y con valor agregado, logró los resultados registrados oportunamente por Proclama del Cauca.

Esto demuestra que no es a la institución policial a la que hay que hacerle cargos o desconfiar de ella, porque es una entidad respetable, con una responsabilidad social superior, como lo ha manifestado y lo ejerce, en cabeza de su comandante, el coronel Iván Ramiro Pérez Manzano, sino que, al contrario, merece las debidas felicitaciones por los resultados operativos y debemos continuar confiando en una institución tan importante para el bienestar de todos los colombianos como es la Policía Nacional, y principalmente en el Cauca, donde todos los habitantes exigimos cada día mayor seguridad para poder contribuir a la prosperidad general.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?