Titulares de hoy:    

Santiago de Cali celebra sus 210 años de independencia     ~    

Por una Popayán segura     ~    

Alcalde de Palmira, Óscar Escobar, es positivo para coronavirus     ~    

Conozca las tres estrategias para evitar el contagio en el día sin iva     ~    

Lanzan seguro paramétrico de índice climático     ~    

Gobierno caleño invita a la responsabilidad y disciplina en el día sin IVA     ~    

Departamento del Cauca no aplicará la alternancia educativa     ~    

MANIFIESTO DE UCRÓS: CÓMO LOGRAR UN PAÍS SIN POLÍTICOS DE OFICIO     ~    

COLISEO DE FERIAS TOMÁS CASTRILLÓN MUÑOZ     ~    

QUILICHAO: ¡SÁLVESE QUIEN PUEDA!     ~    

Así avanza Popayán en infraestructura y desarrollo agroambiental     ~    

Inició ciclo de conferencias sobre Libertad Religiosa y otras acciones     ~    

Popayán se alista para el segundo día sin IVA     ~    

Colombia le debe al Cauca por servicios ecosistémicos     ~    

Caleños, hasta el 15 de julio podrán renovar la técnicomecánica vencida     ~    

Alcalde de Cali comentó las medidas de bioseguridad para el día sin iva     ~    

Encuesta de Percepción Ciudadana del programa Norte del Cauca     ~    

Alcalde de Buenos Aires garantiza saneamiento fiscal al finalizar este año     ~    

Cinco consejos para prevenir el fraude en un mundo online     ~    

Consejo de seguridad regional se realizó en Buenos Aires     ~    

Viernes, 3 de julio de 2020. Última actualización: Hoy

El Coronavirus no le da a los negros

El lunes 1 junio, 2020 a las 9:19 am
1583076056841.jpg

El coronavirus no le da a los negros

El Coronavirus no le da a los negros

Esta podría pasar a la historia como una semana de terror para los negros de Colombia y América, sólo, si un desenlace fatal o la muy segura propagación, de los nuevos casos de Covid 19 en el Pacífico, no terminan convirtiéndola en cosa del pasado”

Desde la llegada del covid 19 a Colombia, advertimos de la vulnerabilidad del Pacífico y de los pueblos con asentamiento negro frente a esta enfermedad, fue reiterativa nuestra preocupación respecto a la debilidad del sistema de salud en estas poblaciones, que no cuentan con UCIS y que están sometidas a una red pública quebrada financieramente y sin la más mínima posibilidad de enfrentar esta pandemia en sus actuales condiciones.

Adicional a esto, la porosidad de la frontera con Ecuador que expone a Tumaco y municipios limítrofes, que se encuentran a 20 minutos de la ciudad de Esmeraldas en la costa de ese país, el cual se encuentra en alerta roja debido al estrepitoso número de contagios convirtiéndose por lo menos en foco para el primer caso que se registró en el distrito nariñense.

Así mismo, el tránsito obligado de los migrantes de ese país, por poblaciones de la vía Panamericana como las del Norte del Cauca, última estación para llegar hasta Cali, deja a esta región, como otro de los puntos de riesgo.

Sin lugar a dudas la navegabilidad por el océano Pacífico, su conexión con Panamá y centro América, las enormes dificultades para controlar límites marinos pero también terrestres, exponen a la hoy segunda población en contagios en Colombia, después de Leticia Amazonas, si se calcula la cifra por cada 100 habitantes (Tumaco tiene 327 casos por cada 100.000 habitantes, Bogotá 119 casos por cada 100.000 habitantes a 30 de mayo aproximadamente), y de la misma manera a Buenaventura que alcanzaría los 156 casos por cada 100.000, al tener al 30 de mayo 473 contagiados.

Las cifras no podrían ser más escalofriantes, sino fuera por el nada alentador balance de condiciones para atender a los más de 1410 contagiados hasta ahora, si se suman las costas nariñense, Buenaventura, Chocó y Cauca, donde no hay unidades de cuidados intensivos, no por la ocupación que haya generado la pandemia, sino porque sencillamente en la deuda histórica de Colombia con estas poblaciones, siempre ha parecido normal que los enfermos de alta complejidad, tengan que someterse a extensos viajes de 10 y hasta 12 horas a las capitales de sus departamentos, cuando hay carretera como es el caso de Tumaco en Nariño y Buenaventura en el Valle, o esperar la disponibilidad de un vuelo que sale una o dos veces por semana, como ocurre en Guapi, Timbiquí, López de Micay en el Cauca; El Charco, La Tola, Olaya Herrera, Mosquera, Iscuandé, Roberto Payán, Magüí Payán, Barbacoas o Francisco Pizarro en Nariño; sin enumerar la totalidad del Chocó que debe ser trasladado a Medellín o a Cali, debido a la precariedad de su sistema de salud.

En el Norte del Cauca ya van 40 contagios (teniendo Puerto Tejada un municipio con 97.5% de auto reconocimiento afro la mitad de los casos) y el balance en materia de atención hospitalaria si bien genera más tranquilidad por encontrarse cerca de Cali, ante la expansión del virus en esa ciudad que se convierte en un foco, es doblemente preocupante, pues esta cercanía podría convertirse, como al parecer está sucediendo y lo reconoció el propio alcalde de la ciudad Jorge Iván Ospina sobre un caso en Jamundí, en un arma de doble filo.

El resultado es simplemente la consecuencia de años de abandono, una reciente publicación del rector de la Universidad del Valle y ex Gerente del Plan Pacífico Alfonso Escobar, revela las brechas de desigualdad por lo menos en el Pacífico Nariñense que tiene un IPM (índice de pobreza multidimensional) de 72.2%, frente 33.5% del departamento de Nariño, 40% de desigualdad.

Misma que se repite en casi todas las poblaciones negras de Colombia, como lo publiqué en una columna que escribí en 2015 llamada “¿Que pasa con los negros en Colombia?” donde se ratificaba, que los 108 municipios con mayor asentamiento afro, tienen por lo menos un 20% de NBI (necesidades básicas insatisfechas) por encima de la tasa nacional, situación que tristemente no ha cambiado en nada en cinco años y que tuvo que venir una pandemia, que puede dejar cientos o miles de muertes, para desenmascarar la inequidad rampante, que hemos venido denunciando, pero que desde la concepción de una dirigencia política que como lo diría un corrupto concejal de la costa norte, está segura de que los pobres están acostumbrados a aguantar hambre y que por eso, negar los recursos para estrechar la enorme brecha de desigualdad que sufren los municipios del Pacífico, o peor robárselos, no es una flagrante violación a los Derecho Humanos.

Hoy en medio de una coyuntura que expone la vida humana, parece ser que el Gobierno Nacional no supiera “de que le estamos hablando” o que sigue pensando, como se decía al principio de la pandemia, “que el coronavirus no le da a los negros”, mientras que vemos al Presidente Duque todas las tardes en vivo y en directo anunciando medidas a mi criterio inequitativas, como la mayoría de políticas de Estado, favoreciendo a la banca, a la industria y mirando con desdén a la población más vulnerable, para este caso la del Pacífico Negro, que reclama el cumplimiento de acuerdos como los de los $ 2 billones del paro de Buenaventura, o los $ 750.000 millones del paro en Chocó, o los $ 19 billones del Plan Nacional de Desarrollo, o los recursos pactados en la Minga Indígena, Afro y Campesina del Norte del Cauca, que se convirtieron en letra muerta y que en medio de la desolación, sólo nos recuerda la canción de son de Cali “Vos me debés”

Así las cosas, con una Gerencia para el Covid 19 en el Pacífico que hasta ahora parece ser una OPS, sin funcionabilidad presupuestal, con un Estado que como dice la canción de Shakira parece estar ciego, sordo y mudo, pareciera que sólo nos resta como lo pronunció al inicio de la pandemia la alcaldesa de Tumaco Emilse Angulo, empezar a cavar las fosas y como ya lo hemos hecho históricamente, seguir poniendo los muertos, que a un Gobierno indolente, racista y hasta xenófobo, ante la realidad también, de regiones apartadas como Amazonas, que ocupa la primera tasa de contagios, no le importa, porque si bien al principio de la lucha contra el covid, parecía que fuéramos ejemplo, hoy lo seguimos siendo, pero de desigualdad, porque hasta ahora no se ve cómo vamos a salvar las miles de vidas, amenazadas por la pandemia.

P.D El asesinato en Estados Unidos, del afroamericano George Floyd, a manos de un policía que le cobró con su vida el ser negro, fue la cereza en el pastel. Lamentablemente faltan muchos años más de lucha, para que como dijera el Reverendo Martin Luther King, “seamos vistos por el carácter de nuestras ideas y no por el color de nuestra piel”.

Otros artículos de este autor aquí.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta

Un comentario en "El Coronavirus no le da a los negros"

  1. Rodrigo Carabalí Nabia dice:

    El asesinato de George Floyd, en los Estados Unidos ha rebasado los límites del racismo en esa nación y se ha constituido en el detonante de la miseria e indigencia que hay en ese país confinados por la Pandemia sin renta económica ni ayudas.

Comentarios Cerrados.