Sábado, 4 de abril de 2020. Última actualización: Hoy

¿EL COMIENZO DE UNA NUEVA ERA?

El miércoles 20 enero, 2016 a las 5:16 pm
Conciencia

Por: Diana María Vela R.

Se dice que estamos en una nueva forma de vida, donde mucha gente la define como era, en la cual todos estaremos más abiertos a la creatividad. También se diría que es un período de expansión de la conciencia. Es aquí donde da comienzo a esa era o fase donde al paso del tiempo desarrollamos coherencia a nuestros actos del pasado, de ahí a una conciencia de modo automático. Cuando evoca un pasado se estremece para el ser humano la imaginación, la cual en ocasiones exagera los hechos dando de esta manera un grado de culpa más alto. La conciencia es una manera única de recordar el odio, la felicidad, la tristeza, el amor; el ser humano se empeña con el tiempo en degradarla con hechos y sucesos que no valdrán la pena en el pasado ni en el presente. La nueva era del pensamiento reside en las ideas de los seres humanos que poseen muchos niveles de conciencia dentro de las cuales podemos diferenciar lo real de lo imaginario, Resulta difícil precisar qué es la conciencia, ya que no tiene un correlato físico. Se trata del conocimiento reflexivo de las cosas y de la actividad mental que sólo es accesible para el propio sujeto. Por eso, desde afuera, no pueden conocerse los detalles de lo consciente.

La etimología de la palabra indica que la conciencia incluye aquello que el sujeto conoce. En cambio, las cosas inconscientes son las que aparecen en otro nivel psíquico y que son involuntarias o incontrolables para el individuo. La conciencia es uno de los conceptos más complejos de definir. Sólo la conciencia puede hablar de sí misma; su auto-referencialidad es ubicua y, por lo tanto, su sustancia es esencialmente elusiva, en todo caso ourobórica (remite a la naturaleza cíclica de las cosas y a la idea del eterno retorno. Ambas interpretaciones se refieren a la concepción de la existencia como un ciclo que siempre recomienza, y cuya continuidad consiste en un constante renacer), lo cual termina confundiendo su aproximación racional. En todo caso, y a pesar de lo vaga de esta pista, sabemos que la conciencia es eso que nos permite darnos cuenta de que existimos frente a ese cúmulo de información que, traducida en estímulos interpretables, conforma nuestra realidad. Algo así como la frontera entre la nada y “el algo”.

En términos contemplativos la conciencia es la base misma de la existencia, y es inseparable de la realidad. La forma que presenta en la psiquis humana no es más que un aspecto de su expresión, mientras que en su esencia es trascendental y abarcaría a todos los planos de la realidad, tanto materiales como espirituales y causales. Lo que vemos, sentimos, oímos depende de la realidad a nuestro alrededor, además de lo que creamos, presenciando el cambio de la nueva era, una realidad autónoma a la verdad, abriendo nuevos caminos hacia la creatividad, toda una experiencia trascendental para el ser humano.

También te puede interesar
Deja Una Respuesta