Sábado, 21 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

El Centro Histórico era sagrado

El miércoles 26 enero, 2022 a las 10:31 am

El Centro Histórico era sagrado

Horacio Dorado Gómez

La parte antigua de Popayán había sido declarada: “bien de interés cultural del ámbito nacional”, bajo la Resolución 2432 del 24 de noviembre de 2009, que garantizaba la protección, conservación y sostenibilidad del sector. Pero, como Colombia está bañada por tres mares: el Pacífico, el Caribe y, por ese mar de leyes que es más grande que los dos anteriores, sostengo que ese cúmulo de disposiciones son letra muerta. Vivimos en un país donde abundan las leyes y escasea la legalidad. Para muestra un botón, pues no resulta necesario mostrarlo todo, ya que, con un solo ejemplo, podemos deducir fácilmente lo que está sucediendo.

Antes de que Popayán empezara a conseguir leyes proteccionistas del Patrimonio Histórico de la Humanidad, en la ciudad no se movía una teja dentro de su entorno para efectos de su conservación, pues, su conjunto histórico era sagrado.

Hoy, con las modificaciones a la resolución de la resolución, de la resolución…, lo único que han hecho es, garantizar que los Bienes de Interés Cultural (BIC) con ese cúmulo de disposiciones sean letra muerta. Es decir, dejaron la posibilidad de que muchas normas no pudieran aplicarse debido a comportamientos ampliamente adoptados en la sociedad.

Así que la ilustre Popayán cayó en la “sociedad del dinero”. Lastimosamente, la sociedad actual ya no se divide entre ricos y pobres, sino entre triunfadores y perdedores. Siendo su objetivo el triunfo y la victoria a toda costa, caiga quien caiga. La victoria y, -con ello la obtención de dinero- está en lo más alto de su pirámide de valores, poniendo todos los medios para conseguirlo. Imperdonable que hayan desaprendido las lecciones de historia, aunque resulte pesada, porque gran parte de ella es pura invención.

Para la vieja Popayán, el dinero siempre ha sido esquivo, cada vez más empobrecida y atropellada. Hoy es fruto de la conmoción y de la compasión sin distinciones entre triunfadores ni perdedores; cumpliéndose la profecía del arzobispo, quien sacudiendo sus sandalias dijo: “de Popayán ni el polvo”.

Paradójico que mientras los amos del dinero alcanzan el éxito recibiendo distinciones, contribuyan al deterioro de la ciudad. Claro, el recurso del dinero para lograr un objetivo no es algo nuevo, se mueve hace varios años. Está comprobado que toda persona tiene un precio para que sea capaz de saltarse su código moral o de conducta, para hacer y, deshacer de la ciudad, cosas que en otro tiempo y en otras circunstancias seguramente nunca lograrían.

Así que, los bienes inmuebles culturales (BIC) del grupo arquitectónico localizados en el sector histórico de Popayán, requerían obligatoriamente cumplir el PEMP específico, garantizando las acciones necesarias de protección. Sin embargo, irresponsablemente obraron en contrario, desoyendo recomendaciones, hasta modificaron la nomenclatura urbana para burlar la norma. Y se sulfuraron, manifestando que lo harían a toda costa.

En hora buena, la Procuraduría General de la Nación, acaba de formular cargos contra nueve exintegrantes del Consejo Departamental de Patrimonio Cultural del Cauca, presuntamente por contravenir la normatividad que regula el Patrimonio Cultural de la Nación, al dar concepto favorable para la construcción de un edificio en un lote ubicado en el sector histórico de Popayán. El daño, al parecer es de incalculable valor, porque al levantar la edificación para el “Banco Mundo Mujer”, afectaron los derechos colectivos en defensa del patrimonio cultural de la Popayán. Causaron perjuicio enorme al Museo Guillermo León Valencia, pues esa edificación fue construida en su tiempo para recibir los rayos solares, hoy ensombrecida y afectada por la humedad y desde luego, también, a las piezas de museo que allí se custodian. De allí que, el Ministerio Público, afirme: “no se buscó, al parecer, recuperar y conservar los perfiles urbanos históricos; ni la volumetría a desarrollar es armónica con los volúmenes vecinos sin alterar la quinta fachada, puesto que los predios colindantes y vecinos en su gran mayoría son de 1 piso máximo 2 (…), excepto el edificio El Ariete (3 pisos), siendo el único que tuvieron en cuenta”.

Últimamente, mediante resolución 0019 del 17 de enero de 2022, el Ministerio de Cultura, indicó que el Municipio de Popayán es la instancia para la conservación del tipo arquitectónico de la ciudad. Entonces, al existir una orden de demolición de ese esperpento violatorio de toda normatividad, es al alcalde de Popayán, Juan Carlos López, a quien le atañe, con amor patriótico, proceder de conformidad para demoler el adefesio y, no edificio, que nunca debió levantarse, haciendo que las leyes no sean una letra muerta.

Civilidad: La historia de Popayán, termina con dolor; pero es proporcional a la belleza del amor vivido en ella.

*******************

Esta columna se reproduce con autorización de su autor. Publicación original: https://elnuevoliberal.com/

***********************

Otras publicaciones de este autor:

Horacio Dorado G
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?