Jueves, 13 de junio de 2024. Última actualización: Hoy

El Cauca zona de guerra. No hay trinchera que aguante

El martes 21 mayo, 2024 a las 4:34 pm
El Cauca, zona de guerra. No hay trinchera que aguante
El Cauca zona de guerra. No hay trinchera que aguante
Foto: Felipe Santos
jesús Alberto Aguilar G.

El departamento del Cauca, conocido por su historia en todo el mundo, vuelve a generar noticia en estos días. Más allá de generar controversias, hay que concentrar esfuerzos para garantizar la pacificación de una región vulnerada y ante la constante presencia de la insurgencia colombiana. Para ello, se ha instado a todos los entes que integran la defensa de derechos humanos a luchar por la prevalencia de los derechos a la vida e integridad de las comunidades que han quedado en medio del fuego cruzado, generando el éxodo de campesinos, afrodescendientes, mestizos e indígenas en diferentes zonas del territorio caucano, azotado una vez más por la violencia.

Mientras que en municipios del norte, centro y sur del Cauca los grupos armados ilegales (GAI) atacan a mansalva los cuarteles de la Policía Nacional, en otros sitios estos grupos fuera de la ley se enfrentan por ganar territorio y posesionarse en ellos, produciendo el desplazamiento inmediato de las gentes que habitan en el sector rural. Debido a esto, se ha propuesto la Coerción de la Vida Social, un documento preventivo de la Defensoría del Pueblo, donde se advierten señalamientos, estigmatización, amenazas y homicidios a líderes y defensores de derechos humanos, acusados de ser supuestos colaboradores o simpatizantes de alguno de los grupos armados ilegales. No se incluye un repertorio de coerción de la vida social, impartición de «justicia de facto,» impuestos y regulación de la economía cocalera en toda su cadena de cultivo, procesamiento y comercialización, ni las brechas en la capacidad de protección y regulación del Estado, condición favorable para que las estructuras armadas irregulares sustituyan esas ‘funciones de facto’.

En nuestro desangrado Cauca, en diferentes municipios se han instalado los llamados Puestos de Mando Unificado (PMU), con el fin de atender las falencias en el orden público que se suceden de dos a tres veces por semana. Ahora se les denomina Consejo de Seguridad Extraordinario de índole nacional, contando con la presencia de autoridades civiles y militares, contextualizando las últimas alteraciones al orden público, en aras de replantear estrategias de seguridad y convivencia, con énfasis en la presencia institucional a través de inversión social. Dejan siempre constancia de que hubo presencia, cansando ya los oídos de las gentes afectadas por el flagelo de la guerra en este territorio al escuchar frases como: “Hemos tenido una jornada de trabajo, para expresarle a las comunidades caucanas que aquí está el Gobierno Nacional, reiterándoles nuestro compromiso para enfrentar esta situación dolorosa.” Pero la “procesión se lleva por dentro,» pues hoy madres lloran a sus hijos muertos y desaparecidos, sin importar lo que digan personas que poco padecen lo que sufren los caucanos, así digan que: “Se estudian las capacidades que pueden incrementar una presencia más fuerte de la inteligencia militar y de policía para permitir la realización de operaciones contundentes”; pues esto no revivirá a los muertos que fueron sacrificados en los ataques perpetrados a los centros poblados o cabeceras municipales.

A nadie le importa en este momento que Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de república unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad, en el trabajo y la solidaridad de las personas que la integran, de esta manera garantizando el respeto y la realización integral de los derechos humanos, los cuales se convierten en el fundamento y la razón última de ser del Estado. A los habitantes de este bello departamento solo nos basta decir que a través del fortalecimiento de la fuerza pública con mayores unidades en diferentes municipalidades, venga acompañada de la inversión social, además de reforzar estrategias para evitar a toda costa el reclutamiento forzado. En muchos de los afamados PMU, terminan diciendo para adornar sus propuestas que todo lo dicho está enmarcado para erradicar las causas estructurales del conflicto y las economías ilícitas, debido a que son el combustible de esta guerra atroz que afrontamos.

La guerra sin descanso y sin cuartel ya está anunciada, perjudicando a la población civil ante los anuncios del gobierno nacional. SE NOS DESANGRA EL CAUCA cuando escuchamos: “No se pactará nuevo cese al fuego con el autodenominado Estado Mayor Central en el suroccidente del país; los ataques que ha realizado esta organización criminal contra la población civil alejan cualquier posibilidad de cese.” ¿A qué trinchera iremos a parar?


**************************
Lee otros artículos del au
tor aquí:

Jesús Alberto Aguilar Guerrero
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?