Sábado, 15 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

El Cauca y sus alrededores, una carnicería humana

El martes 30 marzo, 2021 a las 4:15 pm

El Cauca y sus alrededores, una carnicería humana

El Cauca y sus alrededores, una carnicería humana

“Durísimo ese titular, padre, es muy ‘descarnado’, patético, te sugiero… Mira hijo, es cierto, porque a la gente, al rebaño, no le gusta la sinceridad, lo que es claro, patente, explícito; para el conjunto social es mejor, inclusive, taparse los ojos ante la impotencia que le cultivan para tomar decisiones autónomas. No es capaz de reconocer que su existencia es demasiado dolorosa, miserable, casi sin futuro, por culpa del gobernante que administra la vida colectiva. La ‘masa’ es cándida, ingenua, simple, inocente…, ignorante, le gusta que la sometan, depender de un dirigente que le gestione también sus ilusiones e intereses; es irresponsable, le gusta es lo almibarado, lo que es suave, las frases efectistas, lo que le permita no darse cuenta de la realidad que padece, que la engatusen, que le echen cuentos… eso sí la tranquiliza, la adormece. Pero esa no es nuestra tarea, hijo, qué pesar…, el Cauca y sus alrededores se ha vuelto una carnicería humana.

Te voy a poner unos ejemplos. Pero antes, a propósito de frases efectistas, recordé a Duque en Corinto: tras la anterior escalada de terrorismo de los narcotraficantes. Llegó a impresionar con coloridos y sonoros eslóganes, como castillos de pólvora, que deslumbran pero no iluminan, replicados por la gran prensa como portentoso acto de gobierno. El pasado sábado el presidente nada dijo sobre lo que la gente exige de un mandatario: avanzar en el consenso y el impulso de la inversión social, en la implementación eficiente y eficaz de políticas públicas para la construcción de una comunidad más productiva, con más justicia, como quedó consignado en los acuerdos de paz 2016. Pero en eso no hubo compromiso; fue apenas una invitación a continuar en guerra.

Entonces, horas después, el líder indígena el Ramiro Ascue fue asesinado en Toribío. En su vivienda de la vereda La Bodega, aumentándose a 37 los dirigentes cívicos asesinados en lo que va corrido de 2021. Ramiro era hijo de la kiwe thegna Carmelina Yule, a quien el año pasado le habían asesinado otro hijo. Obviamente, las autoridades no saben quiénes fueron los responsables.

Horas antes, en El Palo, habían secuestrado en un retén ilegal a un funcionario del CTI de la Fiscalía de Manizales, quien luego también fue asesinado. Simultáneamente se reportaban combates en Argelia, Caloto, y otros municipios del Cauca.

Mientras tanto, en medio de la pandemia del Covid 19, numerosas familias indígenas, campesinas y afrodescendientes eran sometidas a desplazamiento forzado por los enfrentamientos armados que se desarrollaban en los territorios del río Saija. En consecuencia, una grave crisis humanitaria, que requiere atención inmediata, se presenta en la cabecera municipal de Timbiquí.

Igual ocurre en el corregimiento de San Juan de Micay, municipio de El Tambo, donde además, por las amenazas contra líderes cívicos, atribuidas a la disidencia de las FARC, autodenominada «Columna Carlos Patiño», al mando de alias Ricardo, hay desplazamiento masivo hacia Popayán.

Entretanto, en el vecino departamento del norte, después de las masacres del fin de semana ocurridas en Cartago y Jamundí, asesinaron en Florida a Carlos Alberto Vidal, presidente del Sindicato de trabajadores de Cosecha Castilla (Sintracos). Y en el Caquetá, territorio que limita con el Cauca por el suroriente, en un atentado sicarial también fue asesinado, en Florencia, el exgobernador del departamento Germán Medina Triviño.

Lo anterior, sin tener en cuenta el deterioro alarmante de la situación de derechos humanos y seguridad que vive la población en el distrito de Buenaventura, que tiene comunicación directa con los municipios de Guapi, Timbiquí y López de Micay, en el Cauca.

Buenaventura ha registrado en este 2021 el homicidio de 41 personas; la desaparición forzada de otras 13; y el desplazamiento forzado de más de 8.000; además de amenazas a líderes defensores de derechos humanos.

Como te dije, estos son solo algunos ejemplos de la incompetencia del actual gobierno nacional para ejercer el control territorial. La región donde sobrevivimos prácticamente está bajo el dominio no solo de los disidentes de las FARC, como creen en la Presidencia, sino también de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y otros grupos paramilitares a los que no ven, como Los Pelusos y guerrillas del EPL, aunque en la zona se mueven otras bandas criminales como el Clan del Golfo, y en medio de todos, se camufla la delincuencia común…

¿Te das cuenta por qué se puede decir, con pruebas, que el suroccidente de Colombia se ha vuelto una carnicería humana?

Claro que algunos organismos del Estado responden con proyectos, con infinidad de proyectos y presupuestos, y ofertas y actas de compromiso… Pero su cumplimiento es nulo. Mañana vamos a ver qué dice el ministro de la defensa en Caloto, a donde llegará para otros trámites burocráticos que serán gestionados desde la pomposa (por su nombre) Comisión Intersectorial para la Respuesta Rápida a las Alertas Tempranas (CIPRAT).

Esta sesión se realizará en respuesta a la situación de 573 personas, entre ellas 126 menores de edad, 20 gestantes, 82 adultos mayores y 12 personas discapacitadas, que fueron desplazadas por la guerra que se registra en los corregimientos de El Palo, Alto de El Palo y Huasanó, en el sector rural de Caloto.

Y la gente… aterrorizada, asustada, nada más viendo los castillos de pólvora, que deslumbran pero que no iluminan.

Otros editoriales del director:

Alfonso J Luna Geller
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?