Domingo, 16 de mayo de 2021. Última actualización: Hoy

El Cauca es víctima de la codicia y la politiquería

El martes 20 abril, 2021 a las 3:51 pm
El Cauca es víctima de la codicia y la politiquería
Imagen de referencia. Original de: https://www.eltiempo.com/

El Cauca es víctima de la codicia y la politiquería. Continuó el genocidio: Esta mañana fue asesinada la gobernadora indígena Sandra Liliana Peña, del resguardo La Laguna Siberia, de Caldono, Cauca. El hecho ocurrió en la vereda El Porvenir, corregimiento de Pescador.

Alfonso J Luna Geller

Los caucanos sobrevivimos en el territorio más golpeado por la violencia en este país. No ha importado ser el reservorio de aguas más importante de Colombia.

No importan sus bosques, agroecosistemas y parques naturales que le merecieron ser reconocido por la UNESCO como reserva de la biósfera. No importa ser área estratégica a nivel nacional e internacional por su posición sobre el océano Pacífico. A nadie le importa su riqueza étnica y pluricultural.

A nadie le importa porque el mismo Gobierno Nacional lo ha demostrado. No fue capaz de la construcción de la doble calzada Santander de Quilichao-Popayán, ni del puente Córdoba sobre la trocha Popayán-Totoró-Inzá-La Plata, que en Bogotá le llaman dizque Transversal El Libertador. Tampoco la reconstrucción del corredor estratégico Popayán-Pasto, para no volver a hablar de la vía al mar, ni del abandono ancestral de los pueblos sobre la costa del Pacífico…

Al departamento del Cauca lo convirtieron en un campo de guerra de codiciosos y politiqueros narcotraficantes con más poder combatiente y de estrategia que los militares y policías oficiales. Todos los días los sorprenden. El Cauca hace años fue arrebatado al Estado por criminales nacionales e internacionales, con la indiferencia del Gobierno Nacional, que evidentemente no pudo ejercer con eficacia el control territorial ni la soberanía que le compete. Sospechan muchos que es porque los votos que produce no le sirven al politiquero que manda en la Casa de Nariño.

El Cauca es víctima de la codicia, la politiquería y la estigmatización de sus habitantes y para el desconsiderado Estado es mejor y más fácil calificarlos, de manera generalizada, de subversivos o insubordinados porque protestan y exigen. Esto parece haber justificado la “limpieza étnica” que padece la región y que es, sencillamente, un genocidio sistematizado.

La cuasi pueril disculpa es el cultivo de la planta de coca que utilizan los narcotraficantes para inundar los países “desarrollados” de cocaína y llenar bolsillos sin fondo de los criminales. Como saben que el glifosato nunca ha servido para acabar con esos cultivos, entonces lo anuncian como fórmula mágica para engañar incautos en vez de ejecutar programas eficaces de sustitución de cultivos ilícitos. Es que el negocio es más rentable entre más se agudice el proceso de degradación social y se someta a las comunidades al terror cotidiano y al miedo de vivir permanente.

Sandra Liliana Peña Chocué
Sandra Liliana Peña Chocué

Esta mañana continuó el genocidio en un territorio militarizado por las tropas oficiales. Asesinaron a Sandra Liliana Peña Chocué, gobernadora del Resguardo de La Laguna, Siberia, municipio de Caldono, en el norte del departamento. A todos nos duele, pero a los señoritos del poder en Bogotá, les parece que simplemente es una estadística más.

Por eso, históricamente también parece que en el Cauca solo sobreviven los narcotraficantes armados, los disfrazados de derecha y los de la izquierda política. Los que caen diariamente son líderes sociales, indígenas y excombatientes que se acogieron al acuerdo de paz.

Es más, uno no escucha ni lee noticias sobre capturas de grandes narcotraficantes, a veces, de uno que otro jíbaro de pueblo. Parece que los grandes mafiosos controlaran el poder político y administrativo. No es como hace pocos años que se les identificaba y perseguía. Ahora no aparecen, no hay inteligencia ni estrategias para dar con ellos. ¿Por qué será?

El pueblo caucano, como dice el magistrado presidente de la Jurisdicción Especial para La Paz, JEP, Eduardo Cifuentes Muñoz, necesita es “una política que garantice la protección de la vida para que haya verdad y se pueda lograr la correcta implementación del Acuerdo de Paz”, y no descargar las responsabilidades en otras autoridades que no tienen las competencias constitucionales para garantizarlas.

Algo debe hacerse de verdad. Nada discursos y promesas sobre las humeantes calles de nuestros pueblos, ni hipócritas abrazos a las víctimas. Las cifras en el Cauca son alarmantes. Es el departamento con el mayor número de asesinatos registrados en el país.

Y son alarmantes porque en el actual gobierno de Iván Duque, el número de asesinatos a líderes en el Cauca aumentó en casi un 70%, según estadísticas oficiales. De los 272 líderes que perdieron la vida en esta región del país desde la firma del Acuerdo de Paz, el 50.9% eran indígenas. Además, el 26% eran campesinos, 11% afrodescendientes y el 4% eran sindicalistas. No hay comparación con las estadísticas de los actores armados que patrocinan la guerra a muerte (muerte pero de civiles).

En estas circunstancias, esta tragedia humana producida por los asesinatos selectivos debe ser atendida de inmediato por el Gobierno Nacional, con acciones eficaces y oportunas. Es importante desestimular sospechas.

No más programas y proyectos multimillonarios de esos que se anuncian sobre los cuerpos sin vida, pero que no cumplen esas “importantes” instituciones que más parecen de papel, diseñadas para la politiquería de los dueños del poder.

Paz en la tumba de Sandra Liliana Peña Chocué, y nuestra solidaridad para con su familia y su perseguida comunidad.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?