ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 25 de abril de 2024. Última actualización: Hoy

El Cauca en la encrucijada

El martes 20 febrero, 2024 a las 11:00 am
El Cauca en la encrucijada

Felipe Solarte Nates

Conflictos interétnicos sin resolver o con campesinos, sindicatos, municipios como Quilichao defendiendo bosques, propietarios particulares y empresas privadas, todos enfrascados en la lucha por la propiedad de la tierra; la exigencia de nombramientos de maestros o el cumplimiento de promesas para construir acueductos, escuelas o carreteras que también se vuelcan sobre la carretera Panamericana para bloquearla sin importarles la suerte de quienes transportan sus productos y mercancías y a diario tienen que movilizarse por ella; enfrentamientos entre disidencias de las FARC, EMC y el ELN, que aprovechan el cese al fuego por parte de las Fuerzas Armadas del Estado, siguiendo protocolos del proceso de “Paz Total”, para luchar entre ellos por apoderarse de nuevos territorios, sin importarles la suerte de las comunidades en medio del fuego cruzado, de los dirigentes a los que matan si no les obedecen y de los hijos que reclutan; extorsiones, robos de vehículos, atracos callejeros, vendettas entre traquetos y delincuentes comunes, todo esto, además de fenómenos sorpresivos como la desaparición de una vereda y la carretera en Rosas, hacen parte del menú noticioso de los medios departamentales y nacionales que a diario cubren nuestra cotidianidad.

El Cauca en la encrucijada

Parecemos un departamento inviable: maldecido por los dioses; sus dirigentes que sólo piensan en sus intereses personales o grupistas; los gobiernos ensayando “soluciones” teledirigidas desde Bogotá, que agravan más los problemas; “sus supuestos liberadores” luchando a sangre y fuego por monopolizar la coca, minería ilegal, extorsión, etc; y su pueblo agarrado en permanentes peleas de perros y gatos por acaparar tierra y no soltar las tajadas negociadas bajo presión con el gobierno nacional.

El lunes 19 de febrero, rompiendo el monopolio que han tenido las organizaciones indígenas para bloquear vías, la Asociación de Consejos Comunitarios del Norte del Cauca ACONC y comunidades Afro decidieron cerrar “el tránsito vehicular en la vía Panamericana, esto como medida de protesta y llamado de atención al Gobierno Nacional.

El Cauca en la encrucijada

Roxana Mejía, consejera mayor de ACONC, afirmó que la movilización se lleva a cabo después de una exhaustiva deliberación en asamblea permanente, resultado del análisis detenido de la circular emitida el 10 de febrero del 2024 por las comunidades indígenas, lideradas por el CRIC.

La mencionada circular presenta exigencias al gobierno, entre las cuales destaca la derogación de un decreto que favorece la ampliación de los territorios de las comunidades negras; pretensión que afecta significativamente la seguridad jurídica de los territorios afrodescendientes, las garantías de los derechos adquiridos y el tratamiento igualitario entre las distintas comunidades presentes en la región”, según informó Proclama del Cauca y Valle.

El Cauca en la encrucijada

La exigencia de derogación del decreto que permite la ampliación de los territorios de comunidades negras por parte del CRIC, es clave para entender la raíz del problema, pues en algunos sectores de las comunidades indígenas, ha predominado una visión excluyente, sustentada en su “ancestralidad”, para excluir del derecho de propiedad a pueblos y comunidades que llegaron después de la conquista española. Los llamados “hermanos menores”, incluidos los negros y campesinos mestizos deben someterse a lo que dispongan las organizaciones indígenas, que desde 1971, con la fundación del CRIC, tienen mayor trayectoria y experiencia de lucha que les ha permitido desarrollar sus proyectos propios y obtener recursos de diferentes gobiernos y especialmente del presidente Petro sobre el que tienen gran influencia.

Tampoco hay que desconocer que el monocultivo de la caña de azúcar, que después de la incursión de los paramilitares entre 2000 y 2005 copó hasta las goteras de Santander de Quilichao y Timba, además de algunos beneficios en cuanto a generación de empleos, ha generado grandes problemas socioambientales; y merece un estudio acerca de su pertinencia como modelo de desarrollo predominante.

INTENTOS DE CONCERTACIÓN

Para no referirnos a convocatorias anteriores, en la gobernación de Elías Larrahondo Carabalí, para buscar solución a los múltiples problemas y necesidades del departamento, se intentó reunir en una misma mesa a representantes de las comunidades indígenas, campesinas, negras, gremiales y a los congresistas y senadores caucanos. Fueron citadas varias reuniones -pero fuera de conseguir que seis años después de adjudicada la licitación, al fin se iniciara la construcción de la doble calzada Quilichao-Popayán- no hubo consenso entre dirigentes indígenas, afros, campesinos, industriales, gremios empresariales y la mayoría de los entonces representantes y senadores que brillaron por su ausencia.

Desde entonces, se han registrado continúas luchas y divergencias por la propiedad de la tierra en la que se entrecruzan los intereses interétnicos, empresariales.

Para citar algunos: las diferencias entre ASOINCA y el cabildo de Julumito, enfrentados pen las goteras de Popayán, por la hacienda Balcones que compró el sindicato de maestros del Cauca; los enconados enfrentamientos entre cultivadores de caña e indígenas por varias fincas en municipios nortecaucanos; las diferencias entre las autoridades municipales y habitantes del municipio de Santander de Quilichao, con indígenas que están talando un bosque declarado reserva pública para ampliar su resguardo y ahora revienta el conflicto entre el CRIC y la ACONC, etc, etc.

Así, como van a iniciarse en Nariño, en el departamento del Cauca urgen los diálogos regionales para que los dirigentes de las diferentes comunidades afectadas directamente por los enfrentamientos entre guerrillas, dialoguen con ellos para detener la ocupación violenta de sus territorios; pero también es prioritario que indígenas, afros y campesinos se pongan de acuerdo por compartir el territorio y no enfrentarse por él y también que los cultivadores de caña delimiten sus territorios y sean amigables con la naturaleza biodiversa amenazada.

El éxito de la “Paz Total” del presidente Petro, en gran medida depende de que en el Cauca se imponga el dialogo civilizado entre grupos armados, comunidades interétnicas y empresarios y se estructuren proyectos educativos y de desarrollo innovadores y viables.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?