Martes, 17 de julio de 2018. Última actualización: Hoy

EL APRENDIZAJE CULTURAL COMO PEDAGOGÍA DE LA POLITICA

El domingo 8 julio, 2018 a las 4:43 pm
APRENDIZAJE CULTURAL COMO PEDAGOGÍA DE LA POLÍTICA

Imagen de referencia, tomada de: https://bit.ly/2MTO6EA

EL APRENDIZAJE CULTURAL COMO PEDAGOGÍA DE LA POLÍTICA

“Cultura es ese todo complejo que incluye el conocimiento, las creencias, el arte, la moral, el derecho, la costumbre y cualesquiera otros hábitos y capacidades adquiridos por el hombre como miembro de la sociedad”.- Edwar Tylor (1.887- 1.958).

EL APRENDIZAJE CULTURAL COMO PEDAGOGIA DE LA POLITICA

Magister / Consultor / nelsonpazanaya@hotmail.com

Si el Estado a través de su aparato de dominación ideológica, no innova los mensajes constitutivos de los paradigmas enviados a los colombianos cuando se da una amplia receptividad motivada por los resultados de las elecciones anteriores y ahora por la atención concentrada en el campeonato mundial de futbol de Rusia, se perderá un buen momento para tratar de cambiar actitudes dañinas.

La participación de la Selección Colombia en el campeonato de balompié como evento convocante de toda la atención, debe ser utilizado como material didáctico, dadas las emociones patrióticas que aglutina, los torrentes de sentimientos que afloran espontáneamente en gritos y acciones, así sea por unos instantes, exteriorización de hermandad, solidaridad, fervor, exaltación, conocidos como “la pasión del fútbol”.

Cambiar, por ejemplo, la creencia convertida en meta de que el éxito solo tiene medida en el acumulamiento de dinero, sin importar su origen, su procedencia, ni cuánto daño se hizo para su consecución, por un convencimiento de que las verdadera satisfacción se encuentra en el deleite del trabajo productivo y el reconocimiento social como resultado de la efectividad de la acción en beneficio colectivo.

La evolución del hombre sólo se puede percibir a partir de su dependencia del aprendizaje cultural, por esta razón, Phillip Kottak (2.000) advierte que mediante la cultura la gente crea, recuerda, y forma opinión. Cita a Clifford Geertz para soportar la afirmación en el sentido que la cultura aparece como ideas basadas en el la asimilación mental de símbolos. Agrega que son conjuntos de “mecanismos de control, planos, recetas, reglas, construcciones, lo que los técnicos en ordenadores llaman programas para regir los comportamientos”.

Igual que en el futbol, cuando el aficionado ve el partido, sucede el reflejo de una enculturación dada por varios factores, bien puede ser por tradición o por el efecto de la emoción colectiva, todos hacen suyo un sistema previamente establecido de “significados y de símbolos” que utiliza para sufrir el espectáculo y dar rienda suelta a su sentimientos represados.

Son juegos de comportamientos y de percepciones; un partido de la Selección paraliza medio país, se puede saber de los resultados y las posibilidades por los gritos y las oleadas de emociones, si se gana viene la estridencia de la celebración, si se pierde un silencio ensordecedor diluye el ambiente y todo vuelve a ser repetitivo, bajo el manto de la resignación. Son las tardes de Aureliano Buendía, haciendo y deshaciendo pescaditos de plata, en las tardes infinitas de Macondo.

De toda esta experiencia se deduce el compromiso inmenso de cada colombiano con su Estado, su Nación, su País, su Territorio, su Barrio, su Aldea, su Patria, toda una locución de valores materializados en el espacio de la diversión masificada.

Es una lástima que no se concentre la capacidad total del pueblo colombiano para intenciones urgentes como el de la superación de la violencia y el de la corrupción, como mantener un letargo asombroso, mientras el Cauca se convierte en el departamento con tres cientos muertos por asesinatos.

La disculpa de que los muertos son de otras guerras es una manera torpe de autoengañarse, porque los efectos de una violencia generalizada, como ya se percibe, aumentará las dificultades del departamento para poner a funcionar con eficacia su aparato productivo, el cual en muchos casos no está en condiciones porque la corrupción con sus múltiples manifestaciones ha creado las circunstancias de atraso propicias para el conflicto, la presencia de los cultivos de uso ilícito, no son otra cosa que el grito desesperado del abandono de las regiones.

Al reflexionar con Leslie White si la cultura consiste en herramientas, implementos, utensilios, vestimenta, ornamentos, costumbres, instituciones, creencias, rituales, juegos, obras de arte, lenguaje, todo lo que tiene relación con el hombre, todo lo que tenga capacidad de simbolizar, por qué no dirigir la cultura hacia esos fines, empezando por cambiar los programas educativos alienantes, las pedagogías repetitivas, las didácticas perdidas en un mundo sometido al engaño de ficciones y de falacias para tapar la realidad.

Por un gol de penal se dejó Rusia, mas albur que juego, se suspiró profundo, se pensó en el próximo campeonato, “ya casi llegamos”, como al principio de la ilusión, así es nuestra historia, por eso no acabamos la corrupción y la violencia, porque en el desafío cultural y político, saltan los pequeños intereses y oprimen las diminutas trampas. Vamos Colombia.

***************************

Otras publicaciones de este autor: https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/nelson-eduardo-paz-anaya/

También te puede interesar