Domingo, 9 de agosto de 2020. Última actualización: Hoy

Ejercicio democrático pleno: el retozo de la revocatoria

El miércoles 19 marzo, 2014 a las 8:35 am

No hay reparo alguno frente al ejercicio pleno de la democracia (entendida como gobierno del pueblo según Platón y de las masas, Aristóteles), para la ciudadanía hacer valer su soberanía frente a gobernantes no probos y sancionar, con el retiro del respaldo popular, gestiones que no satisfacen las necesidades del elector primario por ser carentes de administración, planeación y políticas sociales.

En Colombia la Constitución Nacional da prevalencia a la democracia participativa desarrollando derechos individuales y colectivos. La Ley 134 de 1994, estatutaria de los mecanismos de participación del pueblo, regula la iniciativa popular legislativa y normativa: el referendo, la consulta popular, la revocatoria del mandato, el plebiscito y el cabildo abierto, para hacerse sentir el pueblo ante los gobiernos desacertados y la incuria de los gobernantes.

Hoy, ante la situación que viven las calles de Popayán hay críticas, unas justas y otras infundadas, hay protestas, hay caos de movilidad, hay, en una palabra, descontento general. Esto origina la necesidad de hacer uso de los mecanismos de participación ciudadana para llamar la atención del alcalde y para que enrumbe su administración y el Plan de Desarrollo hacia soluciones tangibles.

Así nace, en medio de insultos y denuestos quijotescos, la revocatoria del mandato contra el alcalde Francisco Fuentes y un cabildo abierto sin apasionamientos políticos ni sociales, para análisis de una situación que podemos considerarla como una “envacalocada” a la cual se ha metido el alcalde actual, porque existe la plata para movilidad futuro y en ella no dejaron dinero para reposición de redes de alcantarillado y acueducto, sino para desarrollo vial.

Entonces, como antesala de ese proyecto que cuenta con $326 mil millones para gastar en seis años, que ya se están completando, porque había que ejecutarlo desde el 2009, debían acometerse nuevas redes de alcantarillado y acueducto con plata del Municipio a través de la Sociedad Acueducto y Alcantarillado de Popayán. La necesidad es de $75 mil millones y solo hay cerca de $20 mil millones, faltando $55 mil para cubrir los 34 mil metros lineales de tuberías requeridos.

La responsabilidad no es de este alcalde sino de los anteriores. Fuentes ha gestionado esos recursos y se iniciaron las obras, de lo contrario se perderían los $326 mil millones del Plan de Movilidad para Popayán, conforme al Plan de Ciudades Intermedias del Presidente Uribe Vélez.

Analicen bien y podrán deducir qué pasa administrativamente y contractualmente para cambiarle la cara a las calles, los espacios y la movilidad de Popayán, todo apuntando a modernizar los sistemas de transporte urbano de pasajeros. Están en su derecho los de la revocatoria, pero en vez de sacar a este alcalde para que venga otro peor, por qué no buscamos ayudarle y no entorpecerle su gestión. Miren que no es cualquier obra. Es un cambio a fondo para modernizar urbanísticamente a Popayán y no debemos obrar a la ligera sino analizando y evaluando las gestiones y sus proyecciones futuras.

Hoy nos molestamos y protestamos pero mañana nos satisfaceremos y recordaremos la fuente de progreso que significó el gobierno de Francisco Fuentes Meneses y del que venga porque estas obras van para largo.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta