ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 22 de abril de 2024. Última actualización: Hoy

Educación y cultura ciudadana para vivir más y mejor

El miércoles 12 abril, 2023 a las 5:32 pm
Educación y cultura ciudadana para vivir más y mejor
Educación y cultura ciudadana para vivir más y mejor
Foto: Bloque 10

Educación y cultura ciudadana para vivir más y mejor

Guido Germán Hurtado Vera

La educación se ha centrado, principalmente, en el conocimiento técnico y científico. Los fundamentos de la cultura ciudadana no han sido lo suficientemente discutidos y enseñados.

La educación debe ser repensada a la luz de la coyuntura que brinda el proceso de globalización. Es preciso, entonces, tener en cuenta las nuevas claves para comprender la cultura global.

Hoy nos encontramos ante otro tipo de proceso, que se expresa en la cultura de la postmodernidad, que es la nueva manera de estar en el planeta. De ella hablan los hondos cambios producidos en el mundo de la vida: trabajo, relaciones amorosas, vestido, comida, ocio y en los nuevos modos de percepción del tiempo y espacio.

La educación ha de orientarse en particular a cómo formar ciudadanos intérpretes del desarrollo de las sociedades, más allá de lo propiamente formal del conocimiento. De esta manera se podrá ir configurando un ciudadano crecientemente involucrado en la formación civilista y capaz de comprender sus nuevas responsabilidades.

Para ello se pueden recorrer muchos caminos. Personalmente creo que por ahora se podrán caminar dos.

El primero, poder enseñar y discutir conceptos como: pertenencia, identidad, tolerancia, solidaridad, corresponsabilidad, diálogo, información, la aceptación que somos diferentes, el conocimiento para el desarrollo y la inclusión social.

El segundo, avanzar en la toma de conciencia de todos los ciudadanos para asumir la responsabilidad y el compromiso de contribuir a la comprensión y creación de prácticas y acciones sociales que privilegien la educación ciudadana para la construcción de un nuevo ordenamiento democrático, para la materialización de Estado Social de Derecho.

El desarrollo de estos dos caminos no le corresponde exclusivamente ni a las instituciones educativas en cuanto tales, ni a las leyes, ni al poder político, sino que compete, en buena parte, a las acciones que los propios ciudadanos promuevan. Es un asunto de suma positiva.

Se debe revisar si lo propio del proceso educativo es el dar cabida a actividades que aporten a la formación ciudadana. Cuando se plantea la urgencia de la formación en valores, ética y democracia participativa, no se trata de un lugar común: es algo que hay que impartir, discutir, practicar, compartir. Es un campo del saber en el cual no sólo siempre debe ser posible, sino que resulta en determinadas situaciones, como la actual, absolutamente imperiosa.

Es decir, si la solidaridad, la responsabilidad y la justicia deben estar en el aula de la escuela, no como principios meramente moralistas, sino como valores éticos-políticos.

Si se llega a reconocer la pertinencia de una educación moral, ética y política, de una intensificación y valoración de las disciplinas culturales y de las ciencias de la argumentación, sin descuidar las ciencias experimentales, exactas y empíricas integrándolas al mundo de la vida.

En otras palabras, si se reconoce que un modelo de educación liberal y moderna termina por ser individualista, sino se complementa con los ideales de lo colectivo y lo público.

Este reconocimiento deberá llevar a una evaluación justificada del proceso educativo y a cambios sustantivos en su concepción misma, en sus orientaciones, sus métodos y contenidos. Deberá llevar a cultura ciudadana para lograr mayores niveles de convivencia. En suma, para vivir más y mejor.

***************************

Lee otros artículos del autor aquí

Guido Germán Hurtado Vera
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?