ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 24 de septiembre de 2020. Última actualización: Hoy

EDITORIAL

El miércoles 9 septiembre, 2009 a las 7:21 am
Mayorías y Minorías

El poder político en las sociedades se encarga de gobernar, es decir, de tomar decisiones que conciernen y afectan la vida de todos sus integrantes. Ahora bien, cuando las sociedades son grandes y complejas surge el problema de cómo unificar intereses y opiniones no sólo diferentes sino también, con frecuencia, contrarios.

Dado que no es posible que este pluralismo contradictorio de intereses y opiniones sea superable absolutamente y que, de pronto, todos estén de acuerdo en lo que debe hacerse políticamente, es necesario que existan procedimientos que permitan unificar democráticamente a los ciudadanos y tomar decisiones públicas legítimas.

Uno de estos procedimientos es el que se basa en el principio de la mayoría, que básicamente postula que, en ausencia de unanimidad, el criterio que debe guiar la adopción de las políticas y las decisiones es el de la mayoría de los participantes. Si el pueblo entonces no puede ponerse de acuerdo de manera unánime será necesario que sea su mayoría la que determine el curso a seguir.

En otras palabras, las reglas del juego democrático presuponen que las decisiones se toman por mayoría, pero también que la mayoría puede cambiar. De ahí que se requiera de votaciones sistemáticas y repetidas, en las que los ciudadanos puedan optar por diversas alternativas, configurando así mayoría y minorías diferentes.

Lo anterior explica que los procedimientos democráticos sean incompatibles con una presunta dictadura de la mayoría: ésta no sólo es excluida por la naturaleza temporal e inestable de cualquier mayoría democrática, sino también porque no existe mayoría sin minorías.

Sin estas últimas, en efecto, la propia legitimidad del gobierno de la mayoría pierde sustento y deja de tener sentido democrático, es decir, de expresar la voluntad popular.

En otras palabras, el gobierno o poder de la mayoría sólo adquiere legitimidad democrática estricta cuando reconoce e incluye los derechos y la participación de las minorías. Si estas últimas se vieran excluidas totalmente, optarían por retirarse haciendo perder sentido, como es evidente, a la propia regla de la mayoría.

De ello deriva que los gobiernos propiamente democráticos no sólo se basen en votaciones, sino también en negociaciones, compromisos y políticas concertadas. La presencia de las minorías, siendo esencial, adquiere así todo su significado en tanto interlocutores influyentes, legales y legítimos, de la mayoría gobernante.

La discusión y la concertación de compromisos son, por ello, una dimensión consustancial e irrenunciable de la democracia moderna, que exige que la política sea concebida como una competencia pacífica entre adversarios que se reconocen legitimidad recíprocamente, y no como una lucha a muerte entre enemigos irreconciliables pues, como resulta evidente, mayoría y minorías han de estar de acuerdo, al menos, en dirimir sus diferencias democráticamente, es decir, apelando a la voluntad popular como criterio decisivo y renunciando, por lo tanto, a recurrir a la violencia o al fraude para imponer sus opiniones y/o intereses.

lualbamo@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

EDITORIAL

El lunes 17 agosto, 2009 a las 10:04 pm
El último discurso de Galán en plaza pública

www.elespectador.com/noticias/politica/imagen…

Un hecho casi inadvertido en los datos curiosos de los últimos días de Luís Carlos Galán Sarmiento, cuando los colombianos recordamos los 20 años de su asesinato, tiene que ver con el último discurso que el dirigente pronunciara exactamente un mes antes de morir acribillado en la plaza de Soacha.

El 18 de Julio de l989 en Puerto Tejada, con la presencia de connotados dirigentes de ese entonces, como el ex Senador Humberto Peláez Gutiérrez y el ex Representante a la Cámara por el Cauca, Miguel Antonio Gómez Carabalí, el ex Presidente César Gaviria, Pedro José Barreto, Marco Aurelio Hormiga, Juan Carlos López Castrillón, entre otros, Galán Sarmiento pronunció el que se convertiría en su último discurso en plaza pública, pues durante el mes siguiente lo hizo en recintos cerrados hasta que llegó el fatídico 18 de Agosto del 89 en Soacha, Cundinamarca.

Ante un nutrido público reunido en el parque principal Los Fundadores, Galán fue aplaudido tras esbozar la Colombia que soñaba; muchos corteros de caña, trabajadores y gentes del común que le escucharon atinaron en decir: “Este va ser el próximo presidente de Colombia”.

A diferencia de lo sucedido en torno a los magnicidios de Sucre, Arboleda, Uribe Uribe y Gaitán, las imágenes del asesinato de Galán las ha visto el mundo entero. Están ya grabadas en la conciencia colectiva. Tenemos suficientes descripciones y reminiscencias.

Dos décadas han pasado y al evocar su memoria los caucanos y colombianos todos, no debemos olvidar que Luís Carlos Galán Sarmiento era un hombre muy limpio, transparente, un hombre de bien, un hombre bueno. Con una enorme garra de luchador político. Tenía una obsesión por su país.

Él pensaba que había que hacer un esfuerzo muy grande para superar la violencia, la injusticia social, y que para lograr esos objetivos era necesario transformar la política para darle nobleza y comprometer la acción política con las necesidades de la gente y con las ilusiones de la sociedad de progresar y de vivir en condiciones de bienestar.

Galán en aquel último discurso en Puerto Tejada sostuvo que “Había que transformar la política para que estuviera al servicio del país, y no al servicio de intereses personales o privados.”

Su obsesión fue además, que la política fuera el fruto de la deliberación del ciudadano en el barrio, en la junta comunal, en el foro universitario. Que la política fuera la síntesis del pensamiento de la gente y no la imposición de alguien desde una posición autocrática o autoritaria.

Él pensaba que había que encontrar las verdades en la discusión en que participara la gente y que no se podía concebir que la sociedad fluyera si no estaba vinculada a la deliberación racional y libre. El luchó contra la corrupción y contra el narcotráfico.

lualbamo@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

EDITORIAL

El domingo 19 julio, 2009 a las 4:49 pm
Estrategias contra el Desempleo

Las cifras de desempleo en Colombia son realmente desalentadoras, situándose al terminar este pasado mes de Junio en 2.500.000 mal contados y con claras perspectivas de seguir incrementándose en el futuro (ya hasta el Gobierno reconoce la posibilidad de los tres millones de desocupados), en un horizonte temporal que se puede alargar hasta mediados del año 2010.

Ante esta perspectiva caben tres opciones de actuación: echar la culpa a otros, intentar analizar las causas de la situación, o trabajar en posibles soluciones.

Pues bien, como en PROCLAMA no nos gusta echar la culpa de nada a nadie, y como las causas ya las he tratado en anteriores artículos y se le dejan a los analistas especializados en el tema, ahora es el momento de ofrecer posibles soluciones para el desempleo. De continuar aumentando el nivel de desocupación, lo más probable es que se redujera el consumo privado, lo que desembocaría con una caída en el PIB.

El Departamento del Cauca tiene una población joven, cuatrocientos mil jóvenes se convierten en potenciales empleados de la grande, mediana, pequeña y hasta microempresa, que no existe para atender la demanda y sólo buscarán un voto de confianza y la oportunidad de demostrarlo.

Con esta demanda laboral, el mercado de las PYMES se convierte en la mejor opción para ayudar en el abatimiento del desempleo. Y el microcrédito hace parte de una buena política anticíclica para combatir estas dificultades de la economía. Uno de los esfuerzos es trasladar a los colombianos que se financian en el mercado negro, en la usura, al mercado institucional financiero.

Los retos se enfrentan con habilidad, ideas y recursos económicos; las dos primeras deben cultivarse constantemente, son parte de la estrategia del negocio, y para ello instituciones como la Cámara de Comercio del Cauca, Comfacauca, el Sena, la Andi y Cencauca son las mejores aliadas.

Otra alternativa que permitirá frenar el creciente desempleo en el Cauca es la puesta en marcha de la Zona Franca permanente de Guachené, pues es un potencial competente en una área privilegiada que si mejora su estrategia de competitividad se pueden desarrollar diversos tipos de actividades industriales y comerciales, administradas por un usuario operador de credibilidad y afianzamiento, como cuando manejó los proyectos de la otrora Ley Paéz y en la cual podrán instalarse diversas personas jurídicas con múltiples tipos de actividades y en donde se aspira desarrollar proyectos industriales de bienes y de servicios, o inversiones comerciales, bajo una normatividad especial en materia tributaria, aduanera y de comercio exterior.

La nueva normatividad exige una inversión de 5 mil salarios mínimos, que eso es más o menos un millón de dólares. Debe mantener (al cabo de dos años) el 90 por ciento de los empleos inicialmente exigidos, que son 50 empleos en cada proyecto.

Además de estos requisitos, los interesados en establecer estos complejos deben allegar la hoja de vida de la totalidad del personal directivo y de los representantes legales, así como el estudio de los títulos de propiedad de los terrenos sobre los cuales se desarrollarán las obras.

También tendrán que presentar un cronograma donde se precise el cumplimiento de tres compromisos de ejecución del proyecto: el primero tiene que ver con el cerramiento total del área objeto de la declaratoria de zona franca; el segundo, la ejecución del proyecto en un lapso de dos años; y el tercero, la generación de empleo directo y formal, a la puesta en marcha del proyecto.

Asimismo, define al usuario industrial de bienes, como la persona jurídica instalada exclusivamente en una o varias zonas francas, autorizada para producir, transformar o ensamblar bienes mediante el procesamiento de materias primas o de productos semielaborados; y al usuario industrial de servicios, como la persona jurídica autorizada para desarrollar, exclusivamente, en una o varias zonas francas, entre otras, las actividades de logística, transporte, manipulación, distribución, empaque, telecomunicaciones, sistemas de tecnología de la información para captura, procesamiento, almacenamiento y transmisión de datos, investigación científica y tecnológica, asistencia médica y odontológica, turismo, reparación de bienes, soporte técnico, auditoría, administración, consultoría o similares.

lualbamo@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta

EDITORIAL

El lunes 15 junio, 2009 a las 3:31 pm
Al Rescate de la Juventud

En buena hora las autoridades locales y el Gobierno Departamental, comienzan a formular políticas que permitan intentar rescatar la juventud en poblaciones de alto riego y de grave vulnerabilidad social como Puerto Tejada.

El accionar de las pandillas juveniles ha puesto en jaque a una sociedad que contempla atónita e inerte, los graves índices delincuenciales y la afrenta a una comunidad que se estigmatiza entre la realidad y los resultados efectivos para combatir los estragos que causa este fenómeno social inocultable.

Imagen: mensual.prensa.com/…/24/hoy/mundo/992430.html

Al problema de la neutralización de las pandillas juveniles que operan en poblaciones como Puerto Tejada, que es un tema netamente policivo, ahora se pretende mirar con adicional óptica que permita visualizar a mediano y largo plazo por los distintos sectores, las autoridades y sociedad en conjunto, objetivos concretos y medidas cuya adopción se proponga ofrecer a la díscola juventud: participación, desarrollo y convivencia, cuyas metas busquen una reinserción, oportunidades y el rescate de las garras de la criminalidad desaforada.

Combatir sin miramientos ni alcahueterías a los jóvenes infractores y delincuentes no exime el poder trabajar alternativamente otras esferas prioritarias como son la educación, el empleo, la malnutrición y la pobreza, la salud, el medio ambiente, el uso indebido de drogas, las actividades recreativas, la integración cultural y la participación plena y eficaz de los jóvenes en la vida de la ciudad y en la adopción de decisiones, que les permita construir un nuevo proyecto de vida para el futuro.

El caso de Puerto Tejada, como una bomba social de tiempo que puede estallar, con gravísimas consecuencias, no se ha mirado con el tratamiento especial que implica atenderlo desde las distintas instancias gubernamentales y se ha venido aplazando la aplicación de reales programas de acción que se requiere para que los jóvenes y las nuevas generaciones, puedan disfrutar plenamente de todos los derechos humanos y libertades fundamentales, y que ellos comiencen asimismo, a cambiar sus ritmos de vida del facilismo y el accionar delictivo.

Ya es hora de que el Estado haga un riguroso monitoreo y evaluación del impacto social y económico que ha generado el tema de las pandillas juveniles en una ciudad que pareciera no despeja su progreso y desarrollo normal en medio del miedo, la zozobra y la inestabilidad y por ello, hay que redefinir metas y objetivos de acuerdo con las nuevas tendencias y necesidades en la vida de estos jóvenes nortecaucanos.

El compromiso es de todos para enfrentar este fenómeno que viene afectando a una población en “situación de riesgo” porque el conjunto de sus personas jóvenes que tienen factores en común culturalmente, han caído en conductas punibles o viven experiencias que son nocivas para sí mismos o para la comunidad.

Estas conductas delictivas o experiencias vandálicas, no han afectado únicamente a quienes se exponen al riesgo de las circunstancias, sino también a los demás sectores en general, al buen nombre del municipio y a las futuras generaciones, porque el abandonar la escuela sin haber aprendido, estar desempleado (sin estudiar ni trabajar), abusar de substancias adictivas, involucrándose en conductas violentas, iniciar la actividad sexual precozmente, son lamentablemente un aterrador cuadro que merece nuestra atención.

lualbamo@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

EDITORIAL

El viernes 29 mayo, 2009 a las 8:23 am
Mayorías y Minorías

Por estos días se sigue hablando de la aplanadora uribísta que ejerce como bloque mayoritario para sacar adelante la reforma política en la cual se discute, entre otros embelecos, el llamado umbral que dejaría por fuera de la competencia electoral a los pequeños partidos o movimientos políticos.

El poder político en las sociedades se encarga de gobernar, es decir, de tomar decisiones que conciernen y afectan la vida de todos sus integrantes. Ahora bien, cuando las sociedades son grandes y complejas surge el problema de cómo unificar intereses y opiniones no sólo diferentes sino también, con frecuencia, contrarios.

Dado que no es posible que este pluralismo contradictorio de intereses y opiniones sea superable absolutamente y que, de pronto, todos estén de acuerdo en lo que debe hacerse políticamente, es necesario que existan procedimientos que permitan unificar democráticamente a los ciudadanos y tomar decisiones públicas legítimas.

Uno de estos procedimientos es el que se basa en el principio de la mayoría, que básicamente postula que, en ausencia de unanimidad, el criterio que debe guiar la adopción de las políticas y las decisiones es el de la mayoría de los participantes. Si el pueblo entonces no puede ponerse de acuerdo de manera unánime será necesario que sea su mayoría la que determine el curso a seguir.

En otras palabras, las reglas del juego democrático presuponen que las decisiones se toman por mayoría, pero también que la mayoría puede cambiar. De ahí que se requiera de votaciones sistemáticas y repetidas, en las que los ciudadanos puedan optar por diversas alternativas, configurando así mayoría y minorías diferentes.

Lo anterior explica que los procedimientos democráticos son incompatibles con una presunta dictadura de la mayoría: ésta no sólo es excluida por la naturaleza temporal e inestable de cualquier mayoría democrática, sino también porque no existe mayoría sin minorías.

Sin estas últimas, en efecto, la propia legitimidad del gobierno de la mayoría pierde sustento y deja de tener sentido democrático, es decir, de expresar la voluntad popular.

En otras palabras, el gobierno o poder de la mayoría sólo adquiere legitimidad democrática estricta cuando reconoce e incluye los derechos y la participación de las minorías. Si estas últimas se vieran excluidas totalmente, optarían por retirarse haciendo perder sentido, como es evidente, a la propia regla de la mayoría.

De ello deriva que los gobiernos propiamente democráticos no sólo se basen en votaciones, sino también en negociaciones, compromisos y políticas concertadas. La presencia de las minorías, siendo esencial, adquiere así todo su significado en tanto interlocutores influyentes, legales y legítimos, de la mayoría gobernante.

La discusión y la concertación de compromisos son, por ello, una dimensión consustancial e irrenunciable de la democracia moderna, que exige que la política sea concebida como una competencia pacífica entre adversarios que se reconocen legitimidad recíprocamente, y no como una lucha a muerte entre enemigos irreconciliables pues, como resulta evidente, mayoría y minorías han de estar de acuerdo, al menos, en dirimir sus diferencias democráticamente, es decir, apelando a la voluntad popular como criterio decisivo y renunciando, por lo tanto, a recurrir a la violencia o al fraude para imponer sus opiniones y/o intereses.

lualbamo@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

EDITORIAL

El sábado 25 abril, 2009 a las 9:00 am
El Asesinato de J. Everardo Aguilar

El Colegio Nacional de Periodistas, Comité Norte del Cauca, se suma a las manifestaciones por el vil asesinato del periodista J. Everardo Aguilar, ocurrido en el Bordo- Patía, y en estas horas de dolor expresamos nuestra solidaridad para con su familia, allegados y gremio de comunicadores del Cauca.

Son hechos condenables desde todo punto de vista que atentan contra la libre emisión del pensamiento.

Manifestamos al gremio de periodistas y comunicadores y a los patianos, nuestra plena solidaridad y nuestra preocupación porque este tipo de hechos continúen sin que las autoridades puedan poner alto a la violencia que sufre la sociedad caucana.

Son estos momentos difíciles que el gremio atraviesa y que debe provocar una unidad más granítica en defensa del derecho de libre expresión y a la integridad y la vida.

Es intolerable que se asesine a profesionales de los medios de comunicación por su valentía para denunciar actividades ilícitas, de frente a la verdad, como siempre lo demostró el veterano periodista J. Everardo Aguilar, quien siempre mantuvo informada a la opinión pública caucana sobres los hechos y acontecimientos del Patía y el sur del Cauca.

El derecho a la libre expresión es uno de los más fundamentales, ya que es esencial a la lucha para el respeto y promoción de todos los derechos humanos. Sin la habilidad de opinar libremente, de denunciar injusticias y clamar cambios, el hombre está condenado a la opresión.

Por estas mismas razones, PROCLAMA como medio escrito pone de manifiesto a la opinión nacional e internacional que el derecho a la libre expresión en el Cauca es uno de los más amenazados, tanto por autoridades incomprensibles que quieren impedir cambios, como por personas individuales que quieren imponer su ideología o valores personales, callando los otros.

La lucha por la libertad de expresión nos corresponde a todos, ya que es la lucha por la libertad de expresar nuestro propio individualismo. Respetar la libertad de los demás a decir cualquier cosa, por más ofensiva que la consideremos, es respetar nuestra propia libertad de palabra.

En una sociedad democrática es esencial que los ciudadanos sean libres para expresar sus opiniones y pensamientos, y que reciban y puedan divulgar diversidad de información, sin cortapisas ni presiones.

Por ello condenamos enérgicamente el asesinato de J. Everardo Aguilar y exigimos como gremio, que se asuma una investigación rigurosa sobre su crimen para que su sangre no quede en una muestra más de la impunidad y el desprecio por esta vocación de servicio a la comunidad.

lualbamo@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

EDITORIAL

El domingo 15 marzo, 2009 a las 9:07 pm

La paz social, hoy, es una utopía

La paz es algo más que ausencia de guerra. Es una experiencia individual en la que la conciencia se sitúa en el centro de si misma tras trascender las tempestades de la mente. Es el ojo del huracán.

Todo buen pacifista debe comprender claramente que la causa última que arrastra a los hombres al conflicto, al enfrentamiento y, finalmente, a la guerra es el egoísmo y sus secuelas, la intolerancia, el orgullo y la ambición.

La paz social, hoy, es una utopía. No lo es, sin embargo, la paz individual, como no lo ha sido nunca. A lo largo del proceso de evolución de la humanidad han habido hombres y mujeres que han logrado situar su conciencia en esa cúspide de las pasiones humanas.

En nuestra cultura se les conoce como santos, vocablo derivado, en última instancia, del sánscrito Shanti, que quiere decir paz. Fueron hombres que lograron la paz y a quienes las bárbaras acciones de sus contemporáneos no lograron encender.

En nuestros días, la dinámica de los acontecimientos ha desbordado todo control y nos arrastra vertiginosamente. El ominoso fragor de la cascada retumba cada vez más cercano. Es, pues, el momento de que los amantes de la paz miren hacia adentro y descubran que esta vive en sus corazones y no en las calles, ni campos.

No debe ser el terror a los horrores de la guerra, la violencia y otros flagelos como el abominable secuestro, el desplazamiento forzado y el hambre, la fuerza que mueva el ánimo de los pacifistas, sino la constatación y el deseo de compartir una experiencia interior que ellos ya poseen.

Este camino que lleva al centro de la tormenta implica el control del alma y los sentidos y no se puede improvisar. Requiere tiempo y un método perseverante. Por eso, a quien de veras le interesa la paz, le ha de interesar igualmente su Yo interior y su relación con Dios.

La paz hay que conquistarla dentro, no fuera. Los verdaderos enemigos de la paz son las pasiones, la cólera, la avaricia, la ambición, los deseos, las envidias y los celos que empujan constantemente al hombre a acciones violentas, cegándole a toda razón.

Hay que reformarse a si mismo y la sociedad se reformará por sí sola. Hay que expulsar la mundanidad de nuestros corazones y el mundo cuidará de sí mismo. Intentemos al menos expulsar al mundo de nuestra mente y el mundo estará en paz. Esa es la única solución. Esto no es pesimismo, sino un optimismo glorioso.

El predicador católico y escritor Rafael Arango Rodríguez sostuvo hace algunos días en ‘Teleamiga’ que los “colombianos queremos la paz, para seguir pecando en paz”.

No es escapismo, sino el único modo de afrontar la situación. Si cada hombre intentara trabajar por su propia salvación no habría nadie que creara los problemas. Si cada hombre y mujer se esforzase con todo su corazón y toda su alma en practicar la espiritualidad y en alcanzar la realización con la Luz, le quedaría muy poca inclinación y muy poco tiempo para ocasionar disputas y daños a los demás.

lualbamo@hotmail.com

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

EDITORIAL

El martes 28 octubre, 2008 a las 1:28 pm

La Lucha Indígena

Los pueblos indígenas de Colombia, como los de toda América Latina, son portadores de culturas, cosmovisiones y modos de organizar su vida social, política y económica que difieren en diversos grados de la cultura europea, más concretamente de la española que fue la que se impuso en estas tierras y que llegó a estas tierras con la Conquista en el siglo XVI.

En esa época, mano a mano con la evangelización forzada, actuaba el saqueo de los bienes y riquezas de los pueblos indígenas, al tiempo que les dejó el legado de la civilización impuesta y el de pertenecer a la América Hispana, sobreviviendo hoy a los embates del narcotráfico, la violencia paraco-guerrillera y el desplazamiento forzado de sus territorios y culturas ancestrales.

La ONIC sostiene que 400.000 de los más de 1,3 millones de indígenas que hay en Colombia, no tienen acceso al uso de la tierra. El epicentro del problema es el Cauca donde, según la organización, el Estado ha incumplido una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ordenó entregarles 15.633 hectáreas para reparar a la comunidad afectada por la masacre de 21 personas en la finca de El Nilo, el 16 de diciembre de 1991.

La hacienda El Nilo, en Caloto, hacía parte de las tierras que les habían arrebatado y en la parte alta del predio se habían asentado algunas familias. Hasta allí llegaron otros miembros de la comunidad Nasa para acordar una propuesta para que el Incora comprara la finca y les adjudicara la tierra. Por la noche, hombres armados entraron disparando, asesinaron a los indígenas y quemaron sus ranchos. El caso llegó a la Corte Interamericana.

La Dirección de Etnias del Ministerio del Interior y el Ministerio de Agricultura coinciden en que de las 15.663 hectáreas prometidas como reparación por los hechos de El Nilo, el Estado ha adquirido 11.866 -el 75,8 por ciento-, que este año ha comprado 484 hectáreas y que espera adquirir 1.500 hectáreas más antes de diciembre. El ministro de Agricultura, Andrés Felipe Arias, asegura que, aun en plena época de ajuste fiscal, el Ministerio ha destinado 36.000 millones de pesos para ese propósito.

Un informe preparado por el Gobierno a raíz de la protesta indígena, indica que en cumplimento del acuerdo firmado el 16 de diciembre de 2005 con el Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, para agilizar los compromisos adquiridos en 1999 para la compra de 8.000 hectáreas, han adquirido 4.555 y titulado 7.645 hectáreas en la Costa Pacífica del departamento.

Hoy los Pueblos Indígenas siguen levantados en las marchas y protestas para seguir defendiendo sus derechos y llegar a un punto de encuentro de una gran agenda nacional de los sectores sociales y populares. PROCLAMA, augura a los pueblos indígenas para que conjuntamente con el Gobierno Nacional y Departamental, busquen salidas viables a sus pliegos de peticiones que se traduzcan en bienestar y progreso para sus territorios y en los que reinen la convivencia armónica y la paz en la región.

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Editorial

El domingo 20 enero, 2008 a las 3:12 pm
Y ahora ¿seguirá la FARC-política?


Con el final de las vacaciones de la rama judicial empieza un nuevo año de trabajo para los altos tribunales, en especial para la Corte Suprema de Justicia, que dio mucho de que hablar por las investigaciones realizadas a 45 miembros del Congreso de la República por lo que se constituyó en el escándalo político más connotado de 2007.

Aunque la cifra de congresistas investigados es grande, según fuentes cercanas al alto tribunal aún se podrían realizar nuevos llamados. Además, la mayor parte de las investigaciones se encuentran en etapa preliminar, por lo que este nuevo periodo tendrá singular importancia en cuanto a los fallos que realice la Corte.

Hasta el momento la Corte Suprema de Justicia ha emitido dos fallos; el primero fue contra Eric Morris Taboada, representante a la Cámara por partido Colombia Democrática, quien fue condenado a seis años de cárcel y al pago de 2.000 salarios mínimos por el cargo de concierto para delinquir agravado. De otro lado está el caso de José de los Santos Negrete, quien formó parte del grupo de firmantes del denominado ‘Pacto de Ralito’ y al que la Corte decidió precluirle la investigación por no encontrar argumentos suficientes para inculparlo por el mismo delito.

Estos son sólo dos de los casos que están haciendo curso ante el alto tribunal, y aunque hay varios congresistas que han renunciado a su fuero para ser investigados por la justicia ordinaria ante la Fiscalía General de la Nación, también son muchos los casos que aún están haciendo curso. Para el presente año surge un nuevo reto para el organismo encargado de investigar a los congresistas; se trata de lo que el senador Gustavo Petro ha denominado la “FARC-política”, tema sobre el cual el parlamentario había citado a debate, pero fue aplazado para la próxima legislatura.

Aunque se conoce el alcance real de lo que puede suceder con estas investigaciones, es claro que la Corte ya empezó a trabajar en lo referente a este caso, luego que Lucas Medina Triviño –quien sirvió de testigo ante la Corte, acusó al congresista Luís Fernando Almario de sostener relaciones con las Farc.

Sin duda, este año continuarán las sorpresas políticas por las investigaciones que realice la Corte a los miembros del Congreso de la República; sin embargo, aún está por verse si los numerosos llamados arrojan un resultado claro de la verdadera influencia de los grupos ilegales en el Legislativo o se convertirá en otra cacería de brujas, y estigmatización de la clase política como ocurrió con el famoso proceso 8000.

En el Cauca existe mucha expectativa por saber si podrán ser llamados a indagatoria o vinculados algunos congresistas o dirigentes políticos, incluyendo ex alcaldes, mandatarios seccionales y contratistas particulares por sus presuntas relaciones con las autodefensas. Azarosa situación vive el Senador Luís Fernando Velasco Chávez, extorsionado por ex paramilitares y acusado por la ex congresista Rocío Arias, cuyo ventilador amenaza con enlodar la imagen de varios parlamentarios y dirigentes.
Leer más…

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Copyright© 2005 - 2020. Prohibida reproducción total o parcial de este sitio. EL uso de este sitio web implica la aceptación de los terminos y condiciones.
Sitio desarrollado por WebPrex SAS.
Todos los derechos reservados.

Powered By