ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 5 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

Dos culturas, la misma historia

El miércoles 24 abril, 2019 a las 4:25 pm

Crónica de viaje Cauca-Boyacá

(Vídeo, fotos, audios)

Dos culturas, la misma historia
Imágenes y videos: David Luna, gerente Proclama del Cauca

Terminada la Minga Social del Suroccidente en cuya realización casi se paraliza este país con el bloqueo de la vía Panamericana, las comunidades indígenas nasas que habitan en las laderas de las cordilleras occidental y central que atraviesan el departamento del Cauca firmaron un nuevo acuerdo con el Gobierno nacional y lograron traer a Caldono el sábado 13 de abril al presidente Duque, aunque no fue recibido por los dirigentes indígenas, a pesar de que siempre fue su principal exigencia para desbloquear la carretera. Los medios de comunicación también cumplimos con la extenuante labor informativa sobre el proceso, que no termina aún.

Llegada entonces la Semana Santa, los directivos de la Red de Medios Proclama del Cauca, decidimos hacer un recorrido de entretenimiento, reflexión y descanso por tierras del altiplano cundiboyacense.

La excursión también fue planeada para afirmar la devoción familiar y re-conocer en directo aquella parte de nuestra geografía que se encuentra sobre la cordillera oriental, territorio de los indígenas muiscas, que también padecieron la depredación que llegó detrás de los caballos, los conquistadores, colonizadores y evangelizadores.

Está comprobado que el conocimiento de las culturas, la historia y las sociedades protagonistas, nos hace ser tolerantes, comprensivos y empáticos, nos hace menos fanáticos, más escépticos, más analistas, y puede enseñarnos que nunca hay soluciones fáciles, que nunca una solución lo resuelve todo.

Catedral de Sal de Zipaquirá

Con estas intenciones, iniciamos el recorrido en las salinas de Zipaquirá, de existencia milenaria, habiendo sido explotadas por los muiscas, que además del uso práctico en la alimentación, hicieron de la sal su principal instrumento de intercambio, su moneda.

La Catedral de Sal es una maravillosa construcción a 180 metros bajo tierra, considerada uno de los logros arquitectónicos y artísticos más notables de Colombia y el Mundo, donde se encuentra una rica colección de esculturas de sal y mármol en un ambiente lleno de un profundo sentido religioso.

Las minas ya tenían la tradición de santuario hecho por los mineros antes de la inauguración de la catedral en 1954, la cual se dedicó a Nuestra Señora del Rosario, que en la religiosidad católica es la patrona de los mineros. Esta catedral fue cerrada en septiembre de 1992 debido a fallas estructurales, pero en diciembre de 1995 se re-inauguró, siendo dedicada a la Virgen Nuestra Señora de Guasá, o Virgen Morenita.

Villa de Leyva

Avanzamos hacia Villa de Leyva, ciudad reconocida como monumento nacional en 1954. Se caracteriza por conservar su arquitectura de estilo colonial, y por sus variados paisajes rurales que van desde la zona de páramo con sus nacimientos y reservorios de agua hasta la zona desértica.

Sobresale su enorme plaza principal empedrada, siendo uno de los destinos turísticos más importante en el país.

Villa de Leyva es reconocida en el país y fuera de él como un lugar ideal para el descanso, el encuentro con la historia (Casa Museo Antonio Nariño, donde falleció el primer traductor de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, y la Casa de Antonio Ricaurte, donde nació este prócer de la independencia, que ahora se puede visitar como Museo de la Fuerza Aérea), la ciencia (Centro de Investigaciones Paleontológicas, el Museo El Fósil), el arte y la cultura (Museo Luis Alberto Acuña, donde se presentan cuadros al óleo y acrílicos, así como los grandes murales realizados por este artista, fabulosas esculturas en concreto, libros escritos por este gran maestro, así como muchos de los objetos personales utilizados durante su vida. Al lado queda la casa de Vargas Vila).

Llama mucho la atención saber que un municipio con unos 18.000 habitantes tenga una capacidad instalada formal de 345 hoteles, 1.040 habitaciones y alrededor de 3.000 camas. Sin embargo, se estima que las cifras podrían ser del doble, dado que se presentan altas tasas de informalidad.

Aquí reflexionamos: Nada más vivo que el pasado, que permanece en nuestro presente y deviene imprescindible para comprender la sociedad en que vivimos, pero que pone en evidencia que hemos recibido una “historia” con interés de clase social; que nos enseñaron relatos, discursos, que por ser producto humano muchas veces fueron conducidos con lenguaje perverso para falsear, para manipular hechos en beneficio de la injusticia, la explotación del más débil… nos preguntamos: ¿quién dijo que lo dicho, o aprendido, no puede ser lo contrario?

Especulamos entonces sobre el Cauca, donde las tragedias de la Conquista y la Colonia se transmutaron en la formación de una sociedad jerárquica y esclavista, en el sometimiento de los indios y de negros importados, en la destrucción de sus culturas; en Villa de Leyva el ambiente ayuda a entender las dificultades para lograr un país justo.

Seguimos hacia la “capital nacional de la cebolla”, Sáchica, cuyo nombre que significa fortaleza o mansión del Soberano Chibcha. Según dicen, el pueblo que más bebe cerveza en Colombia.

Allí se encuentran unas esculturas alusivas al Sol y la Luna como homenaje a los dioses de los nativos americanos. Muy cerca del casco urbano está “Gondava”, un parque temático con réplicas en tamaño natural de dinosaurios y mamíferos extintos.

Nuevamente en jurisdicción de Villa de Leyva, en la vereda Sopotá, asistimos a un parque dedicado al agroturismo, donde se conoce el proceso de incubación, crianza, cuidado y mantenimiento de los avestruces. En el restaurante de la granja consumimos chorizos, hamburguesas, pinchos, filetes y tortillas de huevo de avestruz.

Casa Terracota

Por ahí cerca, ingresamos a una casa de arcilla tan grande como un edificio de cinco pisos, cuyo horneado duró nueve años, desde 1999. Una casa sacada de un cuento de hadas, que aspira ser Récord Guinness que la certifique como la cerámica más grande del mundo.

Casa Terracota

Se trata de la Casa Terracota, una estructura de color ladrillo que el arquitecto Octavio Mendoza cocinó al igual que los alfareros cuando producen vasijas, ollas y otros objetos decorativos, solo que su creador en esta obra empleó unas 400 toneladas de barro.

Las camas, los muebles, los baños, la cocina y las áreas comunes, todo fue esculpido en arcilla. También las lámparas de figuras indígenas y animales, los pocillos donde sirven el café caliente y las figuras decorativas son de ese material, entre ellas, una colección de vírgenes. Las rejas, los vidrios y la energía eléctrica son lo único artificial.

Sutamarchán

También estuvimos en Sutamarchán, donde se cree que la gente que vive allí se envejece más lento, y se dice que puede ser por el consumo de su longaniza, que tiene un toque justo de picante que la hace inigualable; pero también, quizás, por la tranquilidad, los paisajes acuáticos y la paz del municipio.

Uno de sus grandes atractivos es el convento Santo Ecce Homo, fundado en 1620. En este recinto de casi 15 metros de altura, se conservan esculturas, ornamentos litúrgicos y cuadros representativos de la Iglesia católica.

El geógrafo Alexander von Humbolt decía que Sutamarchán tiene el mejor clima del mundo.

Ráquira

Y luego, Ráquira, considerada como la capital artesanal de Colombia, galardonada por la Corporación Nacional de Turismo en 1994 como uno de los pueblos más lindos de Boyacá.

Estar aquí es un espectáculo por su arquitectura, por la pintoresca decoración de sus casas, los balcones y las artesanías, que se podrían considerar obras de arte que deslumbran a los visitantes.

Ráquira

Fue un pueblo chibcha antes de la llegada de los españoles, el más llamativo por su producción alfarera y cerámica desde aquella época, donde a comienzos del siglo XX se creó la Escuela de Cerámica de Ráquira.

Originalmente Ráquira fue refundada en 1604 por los españoles como un asentamiento religioso. La orden de los agustinos recoletos, seguidores de San Agustín de Hipona, ocupó la región. Cuando Ráquira creció, se retiraron a la vida monacal cerca de allí, en el desierto de la Candelaria. En esta zona establecieron un monasterio, siguiendo los preceptos de pobreza, obediencia, humildad y servicio. Aunque el monasterio se mantiene como un sitio de reclusión religiosa, también se ha abierto al turismo en años recientes. El convento cuenta con una gran colección artística de obras coloniales y antigüedades.

Finalmente, algunos de los lugares más reconocidos cerca de Ráquira son los pozos azules. Fueron cavados a mediados del siglo XX y los minerales naturales les otorgan sus distintivos colores azules. Los pozos son un lugar ideal para hacer senderismo e incluso montar a caballo en sus alrededores.

Saúl Valero

Aquí dialogamos con Saúl Valero, un artista que trabaja la arcilla o barro modelado a mano para diseñar y elaborar plazas de toros en cualquier dimensión, repletas de mujeres y hombres campesinos, la banda musical, un borrachín y hasta un camarógrafo, mucho público, toros y toreros, pintadas con colores naranja, rojos, verdes, acompañados de negro, blanco, azul y fucsia.

El maestro Saúl Valero ha participado en la exposición Grandes Maestros del Arte Iberoamericano, y su historia quedó incluida en el libro Maestros del Arte Popular Colombiano. Actualmente exporta plazas de toros, estadios de fútbol, beisbol y galleras a Francia, España y Estados Unidos.

Viñedo Umaña Dajud

Viñedo Umaña Dajud

El Viñedo Umaña Dajud, que está localizado en el valle de Sáchica, a menos de 8 kilómetros de la plaza central de Villa de Leyva, fue nuestro siguiente destino. Aprendimos que el valle de Sáchica cuenta con condiciones excepcionales para la producción de vinos, aunque son muy pocos los viñedos a más de 2000 metros.

Es un viñedo que posee ocho hectáreas sembradas con vides provienen directamente de Francia. El Cabernet Sauvingon y el Chardonnay enriquecidos con las bondades del lugar otorga a los vinos Umaña Dajud, un color intenso, un exuberante y complejo aroma y un carácter tánico que, después de su paso por la cava subterránea en las barricas de roble, adquieren una agradable complejidad de sabores. Pronto ofrecerán un vino blanco que esperan sea tan destacable como los vinos tintos y rosados.

Y llegamos luego a los sitios de reflexión histórica donde uno puede sacudir certezas, herencias, identidades o construcciones que creíamos fijas e invariables. Donde uno cae en cuenta por qué Jacques Le Goff dijo que la Historia debe servir para liberar a los seres humanos y no para contribuir a su sometimiento.

Digo esto porque la que nos han enseñado ha sido terriblemente selectiva, una coartada para el maniqueísmo aprovechando el gusto de las “mayorías”, a las que les gusta, por el menor esfuerzo, estar siempre del lado de los “buenos” en la cruzada contra las “fuerzas del mal”.

Lanceros del Pantano de Vargas

Lanceros del Pantano de Vargas

Llegamos donde se rinde tributo a los Lanceros del Pantano de Vargas, en jurisdicción de Paipa, al Monumento a los Lanceros, erigido por el artista Rodrigo Arenas Betancur, y que es el monumento más grande de Colombia para hacer un homenaje a los verdaderos héroes de la Independencia: a 14 lanceros campesinos al mando del coronel venezolano Juan José Rondón, que haciendo parte del Ejército Libertador, organizado por Francisco de Paula Santander y al mando del general Simón Bolívar, el 25 de julio de 1819 derrotaron a las fuerzas realistas comandadas por José María Barreiro, y que daría la base para el combate decisivo que ocurriría 12 días después, el 7 de agosto de 1819, en la Batalla del Puente de Boyacá.

Hacíamos entonces un contraste mental y verbal con nuestra región: en la colonial capital del Cauca se oculta y se disimula el principal sitio arqueológico de Popayán, el monumento precolombino más significativo de los indios pubenenses; se irrespeta y menosprecia lo que fue un templo sagrado que sirvió de cementerio, y donde se adoraban los dioses, el sol, la luna, las estrellas, la lluvia: El Morro de Tulcán, sitio sagrado que fue de la comunidad indígena.

De manera sarcástica, descalificadora, excluyente, en 1937 se inauguró una estatua ecuestre en la cima del morro, pero no de cualquiera de los héroes de la Independencia, sino un monumento “en honor” al conquistador Sebastián de Belalcázar, quien llevó a cabo la fundación hispánica de Popayán, y arrasó con las culturas y bienes de los pobladores originales. Con la estatua quedó oculta para la historia lo que fue una pirámide truncada construida por los indígenas 500 años antes de la llegada de los españoles al Valle de Pubenza, llamado así en homenaje al cacique Pubén. No era necesario, para el supuesto notablato payanés, que los ciudadanos conocieran los secretos del pasado precolombino, del imperio pubenés, la otra historia, anterior a su petulante presencia españolizada.

Lanceros del Pantano de Vargas

En contraste, Boyacá destaca la actuación del sargento Inocencio Chincá, lancero indígena araucano, quien en medio de la batalla mató al capitán español Ramón Bedoya de un lanzazo, pero fue mortalmente herido por este, falleciendo 3 días después en Tibasosa. Además, sobresalió el coronel James Rooke, comandante del destacamento de la legión británica, quien también fue herido de gravedad en el combate, y moriría pocos días después en un convento de Belencito, Boyacá.

Allá no se hacen homenajes a los saqueadores ni la los esclavistas. La gran diferencia es que en el altiplano cundiboyacense la ofrenda cotidiana es a la libertad, a la independencia, a la ilustración; en el Valle de Pubén a la Colonia, al sometimiento, a la injusticia, al enriquecimiento “lícito” sin miramientos por el vecindario, incluso, a la invasión, la humillación y a la barbarie española.

Batalla de Boyacá

Batalla de Boyacá

Nos desplazamos luego al sitio de la Batalla de Boyacá, donde se le dio a nuestro país la Independencia definitiva, un acontecimiento que culminó el proceso que fue iniciado el 20 de julio de 1810. El Ejército Libertador estaba liderado por el general Simón Bolívar, la vanguardia por Francisco de Paula Santander y la retaguardia por el general José Antonio Anzoátegui. Contaba con 2.850 militantes. Al Ejército Realista lo comandaba el coronel Francisco Jiménez y su comandante general era José María Barreiro. Lo conformaban 2.670 soldados.

En esta batalla, otro héroe anónimo se proyectó: Pedro Pascasio Martínez, un niño y soldado del Batallón Rifles, en el Ejército Libertador, que tenía apenas 12 años cuando fue ascendido a sargento. Él fue quien entregó a Barreiro a Bolívar, a pesar de que el prisionero le había ofrecido un fajo de monedas de oro a cambio de su libertad.

Pueblito Boyacense

Pueblito Boyacense

Ya terminando nuestro recorrido de más de ocho días, visitamos el Pueblito Boyacense, ubicado en la vereda de Tocogua, sector El Rosal, uno de los grandes atractivos turísticos de Duitama, donde hay más de 100 casas que recrean la arquitectura propia de Monguí, Tibasosa, Villa de Leyva, Tenza, Ráquira, Sáchica y El Cocuy. Allí habitaron compositores, músicos, escritores, artesanos, escultores y amantes del arte y de la cultura.

Entre sus calles empedradas, iluminadas con faroles de la colonia, encontramos restaurantes de cocina típica e internacional, hotel, capilla, cafés con tendencia orgánica, tiendas de productos típicos de la región, cervecerías artesanales, panaderías y una tienda de forja, y hasta un spa con piscina climatizada.

Luis Alfredo Rojas Calderón

Llegamos entonces al taller de Luis Alfredo Rojas Calderón, artista que mágicamente logra con el cuero bellas obras, estableciendo un delicado lenguaje de una tercera dimensión, con la luz y el color.

Luis Alfredo Rojas Calderón

“Galeón», obra en cuero repujado de gran formato. “Este cuadro ha sido de gran significado para mí, en el desarrollo de la técnica, por el volumen y profundidad logrados y especialmente por el significado familiar y romántico”, dice Rojas Calderón.

Entrevista con Luis Alfredo Rojas Calderón:

Tibasosa

laguna Tota

No se puede ir a la laguna Tota sin hacer una escala en Tibasosa, un municipio acogedor, turístico y cultural conocido por ser el jardín de Boyacá. La belleza de su arquitectura, el paisaje, sus murales y artesanías invitan a salir al encuentro de su historia, al legado del matriarcado y a saborear toda la variedad de productos provenientes de la feijoa.

Tibasosa

Tibasosa es un pueblo precolombino, un pueblo de indios gobernado por el cacique que dependía jerárquicamente del poderoso señor del Tundama y rindió culto al sumo sacerdote de la provincia de Iraca.

Entrevista al ingeniero Leonardo Johnny Patiño Quijano, Alcalde de Tibasosa:

Kora Karuna, de África a Tibasosa

Gabriel Bass

Al llegar a Tibasosa nos recibió amablemente Omaira Bautista Fagua Astro, coordinadora de la Fundación Amahia, una organización comprometida con la promoción de la Cultura y el Comercio Justo con lo que contribuye a visibilizar y difundir el trabajo de artesanos, artistas y sabedores de conocimientos tradicionales en Colombia.

Nos presentó a su esposo, Gabriel Bass, quien nos sorprendió con un recibimiento melódico, interpretando un raro instrumento que producía sonidos parecidos a los del arpa, combinados con los que emiten las guitarras flamencas.

Gabriel, un músico estadounidense que desde hace algunos años emprendió una travesía por todo el continente y después de haber vivido cuatro años en Paraguay, llegó a Tibasosa en 2013 para quedarse y llenar los oídos de un público que le sigue con los sonidos de este extraño instrumento.

Es la Kora, es uno de los cordófonos más complejos de África, que proviene de familias de griots de Gambia y también de las tribus mandinga. Se trata de una especie de arpa y laúd de fabricación muy artesanal, que el mismo Gabriel construye y enseña a elaborar.

La kora se construye con una cubierta de cuero, una caja de resonancia (gran calabaza cortada a la mitad), a la que se le agrega un puente con muescas para transmitir la vibración de las 21 cuerdas sujetas al mástil madera y clavijas para facilitar su afinación. De una altura aproximada de un metro.

Gabriel Bass decidió crear Kora Karuna, un proyecto musical que explora diferentes músicas del mundo y que tiene como filosofía de vida llevar un mensaje pacifista a través del sonido y la palabra.

Kora Karuna surge de la unión de “Kora” el instrumento africano y “Karuna” que es un concepto budista que traduce compasión.

El sonido de Kora Karuna busca construir un nuevo sonido global, una música verdaderamente universal que expresa esa unidad dentro de la diversidad. Combinando lo ancestral con lo contemporáneo, utilizando instrumentos y ritmos de todo el planeta, cada composición contiene una fusión única de ideas, texturas, impresiones y emociones.

El nuevo disco: Kosmovisión, es el álbum que en la actualidad está presentando, un compendio de canciones en inglés y español, en el que este rubio norteamericano y su banda, reinterpretan la forma original de tocar la Kora, para ponerlo en un contexto colombiano.

El trabajo discográfico está cargado de buena energía y de un largo camino que su intérprete ha recorrido como ciudadano del mundo.

Además de conciertos y colaboraciones musicales, este proyecto ha enfocado su interés en dictar talleres pedagógicos para niños y talleres de construcción de koras (Gabriel construye sus propias koras). Kora Karuna quiere utilizar la kora como una herramienta que promueva la construcción de paz, a través de la música.

Entrevista con Gabriel Bass, director de Kora Karuna:

Matriarcado

Tibasosa es un pueblo curioso, un pueblo que durante décadas tuvo en posiciones de poder y autoridad exclusivamente a mujeres. Yo creo que todo comenzó en 1945 cuando se graduó la primera médica de Colombia, la tibasoseña Inés Ochoa Pérez.

Entonces, el matriarcado comenzó a hacer carrera en la década de los cincuenta de pasado siglo, cuando en Colombia todavía se consideraba a la mujer una menor de edad y ni siquiera se le permitía votar; de ahí que el nombramiento de Josefina Correa de Ochoa como personera municipal en 1951, causó revuelo nacional. En 1958 Colombia se sorprendió con el nombramiento de Elvira Moreno de López, como la primera presidenta de un concejo municipal en la nación, y mucho más cuando en 1963 Raquel Puentes de Palacios fue designada alcaldesa de Tibasosa, primera dama en Colombia en ocupar ese cargo.

Con los poderes ejecutivo y legislativo, además de la personería y del respaldo de otras damas de Tibasosa, comenzaron a verse transformaciones inmediatas: alcantarillados, puentes, escuelas veredales, ampliación de calles y obras de ornato que embellecieron el perímetro urbano. Las mujeres asumieron por más de dos décadas el mando de la Alcaldía, tanto en oficinas públicas como privadas, logrando cambios culturales, sociales y económicos, que fueron irradiados a nivel nacional y departamental.

Ana María Tristancho Palacios es un nombre destacado en el matriarcado, fue personera y posteriormente alcaldesa, en cuyo mandato arregló el parque tal como lo conocemos y que es motivo de orgullo de los pobladores.

Tibasosa

Fueron alcaldesas durante este Primer Matriarcado de América Latina, Raquel Puentes de Palacios 1963-1966 y 1969-1972; Ana Tristancho Palacios, 1972-1978; Mercedes Vásquez de Alba, 1984-1985; Clemencia Camargo Pico, 1986-1986; Ligia Aurora Camargo de Motta, 1986-1987. No obstante, en este período encontramos algunos alcaldes varones, entre ellos, José Tomás Neira Granados en 1966, Ángel María Gómez Espinel en 1978 y Nepomuceno Cañón en 1982.

Siguiendo la tradición, Jenny Rosalba Hernández Sandoval, fue la primera mujer alcaldesa elegida por votación popular para el período 2008-2011. Con la vocación de servicio que la caracteriza, ejecutó un programa de gobierno eminentemente social y humano, orientado al mejoramiento del nivel de vida de las personas que conforman la sociedad tibasoseña. Su trabajo se fundamentó en los principios de equidad, transparencia y responsabilidad en el manejo y aplicación de los recursos propios, los de ley y los que por gestión consiguió en su administración. Recuperó la confianza entre la comunidad en general y la administración, lo que se tradujo en trabajo compartido de apoyo mutuo, con lo cual reportó hechos positivos y beneficios palpables para la población residente en toda la jurisdicción del municipio.

Jenny Rosalba Hernández Sandoval

Jenny Hernández, quien es ingeniera de alimentos, junto con su esposo Manuel Sastoque, crearon las Industrias Alimenticias Iraca, que obtuvo cuatro preseas doradas y una de plata en el Concurso Internacional de Vinos y Licores Terravinos 2008, celebrado en Eilat, Israel, por los sabajones de feijoa, melocotón y café. Participaron vinos y otros licores de Canadá, México, Ucrania, Argentina, Puerto Rico y el país anfitrión, entre otras naciones.

Industrias Alimenticias Iraca es una fábrica procesadora de frutas que produce sabajones, arequipes, frutas en almíbar, mermeladas, caramelos, tortas, helados, cremas, salsas, masato, y bocadillos, todo elaborado a partir de frutas tropicales en procesos que fueron diseñados por la ingeniera de alimentos Jenny Hernández.

Sobre la gestión de las mujeres que asumieron por más de dos décadas el mando de la primera autoridad, además en oficinas públicas y privadas haciendo grandes aportes en materia cultural, social y económico, conversamos también con la ingeniera Jenny Hernández, quien confirmó que es innegable el toque femenino en cada rinconcito del municipio.

Entrevista a Jenny Rosalba Hernández Sandoval, primera alcaldesa elegida por votación popular:

Nobsa

Por último, estuvimos en Nobsa, el pueblo más ‘enruanado’ de Boyacá, también territorio indígena de la organización chibcha, que perteneció al entorno jerárquico de Suamox, Tundama, Turmequé, Muzo, Chía, Guatavita, Hunza, Zipa y Bacatá. Actualmente Nobsa es uno de los mayores productores de cebolla bulbo del departamento.

Nobsa

Nobsa se caracteriza por la tradición de los tejidos de fibras naturales, especialmente ruanas, cobijas, sacos y demás accesorios de lana de oveja que han alcanzado el reconocimiento nacional e internacional, forja artesanal, muebles rústicos, talla de madera y piedra, elaboración de campanas artesanales, cerámica y productos derivados de la breva y la uva. También se destaca la actividad industrial, donde el destino final de la explotación de la roca es la producción de cal, cemento, agregados para la construcción. Todos los productos son comercializados a nivel local, regional y nacional.

En conclusión, que la cultura en general, la historia en particular, sirvan para promover el pensamiento crítico, sopesar distintas opiniones y posiciones sobre un mismo evento histórico y alcanzar una conclusión objetiva, para aportar a la solución de las dificultades sin dejarnos llevar por los mitos e ideas fijas de algunos. De esta forma, podríamos hacer un primer acercamiento a la complejidad del funcionamiento de las sociedades.

Video resumen:

***************************************

Otros editoriales de este autor: CLICK AQUÍ

También te puede interesar
Deja Una Respuesta