ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 3 de julio de 2022. Última actualización: Hoy

DOS ALMAS

El jueves 29 octubre, 2015 a las 9:07 am
Armando Orozco Tovar

Armando Orozco Tovar

“Estar enamorado es como tener dos almas”. Gabo.

A Safo la encontró la poesía en el siglo VII antes de J.C, cuando la mujer estaba relegada al Gineceo, un lugar destinado sólo a las mujeres. Era negra y pequeña. Escapando al patrón de belleza de la época. Creado desde Helena, como la muestra el papiro de Okyrnynchus. Según Theodore Reinach, la embellece su hermoso carácter de amante fogosa.

La poetisa de la isla de Lesbos en la ciudad de Mitilene, fue reconocida por Sócrates como un ser que poseía la gracia de la delicadeza de lo exquisito, y una lúcida y creativa inteligencia. Su paternidad es desconocida y tan sólo aparece la presencia de su madre Cleis, hacia el año de la Olimpiada 42 (612-609 a de J.C.

Se dice que se casó con el acaudalado Kerkilas de la isla de Andros, y que tuvo una hija a quien compuso un poema. De esta poetisa de la isla de Lesbos en el mar Egeo, siempre se ha dicho, que tuvo gran predilección por las chicas, Atis, Telesipa y Megara. Siendo la primera la que recibió las más apasionadas expresiones de su amor. Pero sus alumnas preferidas en la danza, música y poesía, fueron, Anactoria de Mileto, Gongyla de Colofon, y Eunica de Salamina, las que algunas de ellas aparecen en sus poemas eróticos y amorosos.

Su condición de mujer, poetisa y lesbiana relegada al Gineceo, no le impidieron durante su vida, inmiscuirse en los conflictos políticos de su época, ni contra del dictador Pítaco. Su final fue el suicidio, que registra Charles Baudelaire (1821-1867) en su poema Lesbos, de su libro ‘Las flores del mal’.

Safo - Armando Orozco

LESBOS

Para saber si el mar es indulgente y bueno,
en medio de los ayes que en la roca resuenan,
un día devolverá hacia Lesbos que olvida,
el cadáver amado de Safo, que partiera.

¡Para saber si el mar es indulgente y bueno!

De Safo, la viril, que fue amante y poeta.
¡Más hermosa que Venus en su triste blancor!

El azul se somete al negro que salpica,
el tenebroso círculo que el dolor dibujó.

¡De Safo, la viril, que fue amante y poeta!

De Safo que murió el día de su blasfemia,
cuando insultando el rito y el culto establecidos.

Entregó como pasto supremo su belleza
a un Bruto cuyo orgullo castigó la impiedad
de aquella que murió el día de su blasfemia.

¡Desde entonces a Lesbos un gran dolor abruma.
Y aunque la tierra le rinda sus honras más preciadas.
en las noches se embriaga con el fragor de espuma
que elevan hacia el cielo sus costas desoladas.

Desde entonces a Lesbos un gran dolor abruma!

Safo, reconocida por Platón, innovó en la poesía conocida como Sáfica de cuatro versos. Se desconoce la fecha de su muerte, pero está aún viva en sus poemas de los cuales sólo quedaron fragmentos, como el que dice: “No sé lo que quiero. Siento dos almas en mí”. Idea, que toma Gabo cuando dice en ‘el General en su laberinto’: “Estar enamorado es como tener dos almas”.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?