Lunes, 5 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

Donde todo el mundo sabe lo de todo el mundo

El miércoles 24 julio, 2013 a las 11:55 am
Marco Antonio Valencia Calle

Por: Marco Antonio Valencia

Hay cosas de los pueblos que solo la soportan los que han vivido desde chiquitos en los pueblos y a los citadinos nos cansa y saca de casillas. Por ejemplo, en los pueblos todos saben quién es la puta y cual el mariguanero. Quien es el bochinchero, el borracho, el bobo  o el loco. En los pueblos uno conoce a todo el mundo por el nombre de los papás o el apodo, y todo el mundo sabe los chismes de todo el mundo.
En los pueblos las noticias tienen alas. Y si son malas, “radiobemba” corre, vuela e informa más rápido que cualquier sistema de información. Es increíble como vuelan los chismes en los pueblos. La gente se entera de ellos sin salir de casa. Es como si bajaran por el tubo del agua o la gente entendiera el aullido de los perros.
En los pueblos, todo el mundo sabe quien le pone los cuernos a quién y con quién. Quién está estrenando embarazo, o quien dejó atrás su virginidad. Quién se robó la gallina del vecino y quién peleó con la mamá. Quién le está rezando a San Antonio para conseguir novio, o a quién le leyeron las cartas y qué dijeron.
A casi todas las niñas de los pueblos les encantan los uniformes y le entregan su vida y su cuerpo al primer uniformado que pase por su casa. Es una cosa rara esa. Es como si un uniforme fuera el pasaporte para salir de bobas o de pobres. Y por lo general, esos amores terminan mal: con la campesina preñada, abandonada y echada de la casa. Y claro, el uniformado trasladado a otro pueblo dejándose seducir por otra campesina dispuesta sin saber, a ser madre soltera. En los pueblos, el macho preña, pero la que responde es la mujer, por campesina.
Es increíble la cantidad de madres solteras que hay en los pueblos. Es increíble la cantidad de uniformados con demandas por alimentos a lo largo y ancho de los pueblos y veredas colombianas. Y vaya uno a saber la cantidad de madres que no han demandado ayuda de los padres de los hijos.
En los pueblos todo se sabe. Incluso qué profesoras mantienen a sus maridos, un tema que amerita un estudio antropológico, sociológico, sicológico de fondo. Todo se ve, todo se escucha. El espionaje en la vida de los demás, es peor o más sofisticado que el espionaje a las redes sociales que hace Estados Unidos y denunció el súper-espía de Snowden.
NOTA DE AGRADECIMIENTO: a la Secretaria de Educación del Cauca y su oficina de bienestar social, y al señor gobernador, por supuesto; por el reconocimiento público (con discursos, música, cóctel y regalos), que se nos hizo a docentes, rectores y jefes de núcleos el pasado 22 de julio por haber obtenido los puntajes más altos en los diversos compromisos académicos a los cuáles nos hemos presentado; por el trabajo y el cumplimiento con el que realizamos nuestra labor de docentes del Cauca.
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?