ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Titulares de hoy:    

Atención del Dengue en el Cauca     ~    

Con ayuda de la Personería, hombre se recuperó de la drogadicción     ~    

Cristovisión: el canal preferido en más de 5 millones de hogares     ~    

La vida es un gran supermercado     ~    

Nuevo Centro de Acondicionamiento Físico para personas con discapacidad en Caloto     ~    

Lanzamiento de “La Diosa en mi” en el norte del Cauca     ~    

Firmado convenio de transformación del Hospital San José en universitario     ~    

“Nadie debe morir cuando estamos a punto de ganar la batalla”: Ospina     ~    

Anuncian recursos para la reactivación económica del Cauca     ~    

Más de 400 pasaportes fueron expedidos en jornada especial en el norte del Cauca     ~    

La Vuelta a Colombia la ganó un hijo de Tuta     ~    

En tan solo 11 meses, cumplimos la meta de 4 años para apoyar el emprendiendo en Popayán     ~    

Muertos por coronavirus subieron a 35.677     ~    

ELECCIONES PRESIDENCIALES DEL 2022     ~    

¿Qué sabes sobre la Diabetes Mellitus Tipo 2?     ~    

Elías Larrahondo Carabalí, nominado como Afrocolombiano del Año Sector Público     ~    

Granja solar en Santander de Quilichao será referente nacional     ~    

Componente Especial para el Pacífico Caucano se consolida     ~    

CRC continúa entrega de estufas ecoeficientes a familias vulnerables     ~    

Notable asistencia a jornada de vacunación y barniz de flúor en Popayán     ~    

Miércoles, 25 de noviembre de 2020. Última actualización: Hoy

LA PARTIDA DE DON JESÚS MOLINA

El martes 28 febrero, 2017 a las 7:57 am

A propósito de:

Gerardo Antonio Mera Velasco / 2017.2.27

Nos encontramos con don Jesús María Molina Rebolledo cuando estudiantes del Liceo de la Universidad del Cauca (1956-57), apoyábamos la lucha nacional que logró derrocar la dictadura del General Gustavo Rojas Pinilla, y él actuaba junto a un grupo de alumnos del Instituto Técnico de Santander de Quilichao, empeñado en la misma causa a iniciativa del noble amigo que fue Silvio Jesús Medina Abella.

Pocos años después, coincidimos en función de servicio al municipio, por asuntos normales de carácter fiscal, pero más por tareas de asesoría a Juntas de Hacienda, que era como llamaba la famosa ordenanza 21 de 1944 a la reunión de Alcalde, Personero y Tesorero de cada municipio. Yo había asumido dichas tareas a modo de esfuerzo preventivo, siendo Subcontralor Departamental (1962-65).

Ahora, la memoria me recrea – ¡gracias a Dios! – con una como película en que pasan las siluetas de servidores municipales preocupados por acertar en sus encargos, que llegaban a mi oficina a plantear sus inquietudes. Difícil clasificarlos; empero, por actuar en grupo, con seriedad de propósitos e importancia de contenidos, orden y gentileza, la Junta de Hacienda de Santander de Quilichao sobresaldría; y en ella, el Alcalde, don Jesús Leonidas Villafañe; la Personera, doña Clemira Aguilar de Orozco, y el Tesorero, don Jesús María Molina Rebolledo.

Nuestro personaje tenía amplio conocimiento de la normatividad sobre administración municipal y, por lo mismo, ponderaba la bondad de la ordenanza 21 de 1944, y el consiguiente mérito de su autor, el jurista quilichagüeño Guillermo Tello Rengifo, quien había escrito el proyecto y lo había sustentado en la Asamblea del Cauca cuando actuaba como Secretario de Gobierno del señor Gobernador Adolfo Zambrano Constaín. Magnífica guía de trabajo, organizada por materias y en lenguaje claro, dicha ordenanza ponía al alcance de los funcionarios las normas aplicables de orden legal junto a las dispuestas por la Asamblea, para administrar los municipios.

La inteligencia y el compromiso con que asumía sus labores, su aptitud natural para entender y aplicar normas jurídicas, sus conocimientos y experiencias, su ademán gentil, determinaron después la carrera ascendente de don Jesús María por la Alcaldía de Santander, cargos de vigilancia fiscal en las contralorías del Cauca y General de la República, y su elección como Diputado a la Asamblea. Esto en la administración pública territorial, porque también fue activista fervoroso del Partido Liberal y miembro eficaz de entes cívicos, como el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Quilichao o la Asociación de Padres de Familia del Colegio Nuestra Señora del Carmen de Popayán.

Y, superando etapas, llegamos a la Asociación de Pensionados del Cauca (ASOPÉN), donde el apreciable ciudadano radicó su acentuada vocación de servicio en lustros recientes, y de la cual fue asociado y presidente aplaudido. Allí lo vimos orientando el funcionamiento y velando por calidad de servicios y corrección de tareas; cuidando de preparación y desarrollo de reuniones de información útil, convivencias y asambleas, actos de reconocimiento y celebraciones importantes, como la memorable de los 30 años de ASOPÉN.

Vale anotar gestiones especiales a las que don Jesús María prestó todo su apoyo entusiasta. Una fue el préstamo para invertir en la sede actual de ASOPÉN, a fin de ejecutar el plan que lideraba por entonces (1994) su dinámico presidente, doctor Carlos Alfonso Medina Velasco (q. de D. g.), por parte de IFIDEC, en cuya junta directiva él representaba a la Asamblea del Cauca. Otra, el estreno que hicimos de la acción de grupo, en virtud de la cual el Consejo de Estado condenó al Departamento a indemnizar a sus pensionados con valores individuales que sumaron $ 1.032 millones, por mora en el pago de mesadas. Otras dos, con intervalo de unos años, la búsqueda de enmiendas de normas nacionales, la primera de un decreto, lograda por derecho de petición que coadyuvaron dirigentes de varias asociaciones de pensionados; y la segunda, de una ley, obtenida gracias a la ayuda eficiente del señor Representante a la Cámara Felipe Fabián Orozco Vivas (q.s.g.h.). Ambas enmiendas fijaron en el 50 % de la mesada el monto máximo descontable.

De los múltiples temas que enfocamos con don Jesús María en reuniones de trabajo, tertulias, paliques, evoco el de su confianza en la misericordia de Dios. Me impresionó la seguridad que denotaba al exponerla. Ahora, ante la ausencia física -que no moral- del gran amigo, he vuelto a la Carta de Santiago (2,13): ... al final, el que practicó misericordia será juzgado con misericordia. Y de aquí veo surgir inflamada la esperanza cristiana de su premio eterno, porque don Jesús María practicó misericordia, una de cuyas formas fue su servicio de experto a necesitados de recabar o defender derechos, en pensiones y otras áreas, servicio que él prestaba con afecto, con esmero y generosidad.

La señora esposa, los hijos, nietos y demás familiares del apreciable ciudadano, saben que somos muchos los que nos solidarizamos con el duelo que los aflige, al tiempo que expresamos nuestro respeto a los méritos de don Jesús María, por haber sido ejemplo de superación personal y servidor constante de intereses comunitarios.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *