ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 23 de septiembre de 2019. Última actualización: Hoy

Disputa legal entre los colegios El Libertador y Bethlemitas

El miércoles 31 julio, 2019 a las 12:06 pm
Un paso más cerca al mar

Escuela Sede El Libertador: Una situación Sin resolver

Una orden de desalojo, para una reconocida escuela al norte de la ciudad de Popayán, en el año 2015, fue una gota que colmó el vaso para toda la planta docente y administrativa de la Institución Educativa San Agustín, más exactamente, la sede de educación primaria llamada “El Libertador”, ya que se reclama el predio, donde más de 200 niñas reciben clase diariamente, por parte de una congregación religiosa que se encuentra contigua a esta institución.

Para la escuela El Libertador y sus ocho profesoras, incluida la coordinadora Martha Gallego Bedoya, quien comenta que «esta situación es muy compleja y dura de batallar, ya que, al ser de carácter público, el apoyo y atención que obtenemos no es tan amplio como quisiéramos”. Actualmente este plantel educativo cuenta con 7 aulas de clase, tienda escolar, baños y dos patios que se utilizan durante el recreo y las clases de educación física.

Esta institución primaria, sede de la Institución Educativa San Agustín, lleva más de 50 años de funcionamiento, ya que en 1953, por gestión directa del entonces monseñor Raúl Zambrano, se habilita la puesta en marcha de la misma, solo que por cuestiones de cuidado especial y aprovechando la llegada de la congregación de hermanas religiosas Bethlemitas, se les asigna su dirección, la cual duró hasta el año 2002, tiempo en el cual se brindó un perfecto cuidado a la sede física y a sus estudiantes, por lo cual es de entender que esta discusión tenga un tiempo de duración de más de 4 años.

Gallego Bedoya menciona que “cuando ellas dejaron la dirección de la escuela, ponen en venta el predio, más no el lote construido, por lo cual no se tiene derecho a acceder a esta planta física y de ser así, solo se otorgaría el acceso a un 50 por ciento más, no toda la institución como tal”, contando además, que esta congregación religiosa alega su derecho de propiedad comentando que se han realizado inversiones de su parte hacia la infraestructura, una versión que choca profundamente con la vocera de la escuela, quién comenta que “en ningún momento las hermanas Bethlemitas han influido económicamente en la mejora del plantel físico de la escuela”.

Ahora bien, es gracias a la orden de desalojo expedida en el 2015, que las directivas de esta sede se han acercado a instancias legales, las cuales por asesoramiento, consiguieron que el presidente del concejo en el año ya mencionado, lograra frenar este proceso y también intentar que la Alcaldía municipal tome partido de esta situación y que logren garantizar el derecho a la educación de estas 200 niñas de 5 a 11 años. Sin embargo, la secretaria de educación, tanto de la gestión pasada como de la actual, ha aclarado en varias ocasiones que “las instancias a las que ellos pueden llegar no alcanza para poder definir los derechos de propiedad de las instituciones educativas, por lo cual se hace necesario la intervención de otra dependencia que podría tener más influencia en el tema”.

Por lo tanto se ha conseguido que durante los primeros días del mes de julio, finalmente se le diera cabida a este tema dentro de la agenda del Concejo municipal, debido a una nueva amenaza de desalojo por parte de las hermanas Bethlemitas y tras revisar de manera exhaustiva los documentos de propiedad de dicho predio, comentaron que ellos no tenían potestad en dicho lugar por no ser de propiedad municipal y que deben asegurarse que dicho tema se solucione mediante una instancia legal particular. Un dictamen sustentado por el secretario de educación municipal Julio Cesar Pito Urbano, quien dio a conocer un decreto de 1953, donde especifica claramente que el departamento del Cauca, mediante la Secretaria de Educación, solo influyó en los procesos de funcionamiento activo de la escuela, más no titularidades de la infraestructura física de la misma. 

Dicha decisión también fue tomada considerando que en la sesión se había hecho citación para el personero municipal y para la rectora de la Institución Educativa Bethlemitas, para que de este modo se pudiera conocer una versión distinta a la mencionada, pero que ninguno de los dos citados llegó al lugar; dejando una gran incógnita, no solo para la sede El Libertador, sino también, para la ciudadanía en general pues dentro de la defensa del predio de esta sede, se encuentra que durante mucho tiempo la Alcaldía municipal se ha encargado de los costos de servicios públicos y el impuesto predial, aún cuando se aclara que ésta no tiene cabida dentro de los inmuebles municipales.

Por último y para aclarar, desde el año 2005 las estudiantes de esta escuela fueron fusionadas con el colegio Nuestra Señora del Carmen “Franciscanas”, consiguiendo que una vez sus estudiantes pasen a bachillerato, las estudiantes serían trasladadas a las Franciscanas, pero que a partir del 2009 se implementa la pedagogía San Agustín y es esta institución, la que toma potestad de ello, cambiando la manera en que las alumnas eran educadas. 

Deja Una Respuesta