Domingo, 25 de febrero de 2024. Última actualización: Hoy

Diretes de las pasadas elecciones

El miércoles 2 diciembre, 2015 a las 7:33 am
Diogenes Diaz Carabalí

Diógenes Diaz Carabalí

Dicen que la asonada ocurrida en el municipio de La Sierra, Cauca, donde los vándalos incendiaron la Registraduría con el material electoral, fue por apuestas a uno u otro candidato. Algunos perdedores pusieron en la “polla” valores superiores a los cincuenta millones de pesos, que implicaba propiedades de finca raíz, automotores, dinero en efectivo. Al ver a su candidato desfavorecido, incentivaron la revuelta, creando dudas, para que las elecciones de nuevo se llevaran a cabo. En otros municipio, pequeños, donde las encuestas no operan y es muy parejo el partidor electoral, dizque también se realizaron apuestas por montos parecidos. Una señora del municipio de Santa Rosa, Bota Caucana, dizque fue amenazada de muerte, porque se negaba a entregar los veinte millones al ganador producto de la apuesta, con la disculpa de que hubo trampa en el proceso.

En el municipio de Argelia, sur-occidente del departamento del Cauca, previo a las elecciones, en cada casa había expuesta una banderita de colores blanca o azul. Las banderitas permitían identificar a quien favorecía cada familia, cada habitante. Por la víspera, llegaron los del maletín macabro, a comprar votos. El día de las elecciones, la mayoría de las viviendas portaba una banderita blanca, signo de que la mayoría de los electores habían variado su intención de voto, a cambio de una suma considerable de dinero. Dicen que no cualquier suma, diferente a como ocurre en los barrios populares de cualquier ciudad, donde la tasa no supera los cincuenta mil pesos. Que el valor sobrepasaba el millón por familia.

Compra de votos, elecciones

Dicen que las mafias del narcotráfico y la minería ilegal impusieron candidatos en los municipios de Argelia, Balboa, El Tambo, Cajibío, Morales. Que a sus anchas se pasearon  convenciendo al elector de poblados y veredas con billetes juntos. La intención, elegir alcaldes de sus simpatías, y formar así un inmenso corredor para sus actividades. Estos municipios, en el Cauca, tienen los más altos índices de cultivos de coca, y, donde, autoridad ninguna interviene. Controlan la minería ilegal. Piensan que las autoridades locales juegan papel importante en el desarrollo tranquilo de sus actividades.

Los diretes señalados sobre el pasado debate electoral de octubre, es solo el ejemplo de la manera subterránea como opera nuestra democracia. No de ahora, de muchos años, en forma más bien velada, poderes ocultos dominan la política regional e intentan apoderarse de territorios y entidades donde el presupuesto es más jugoso: es conocido a voces cómo las mafias se toman las secretarías de Salud por el negocio de insumos y medicamentos; de Educación por las dotaciones a los estudiantes de los estratos bajos; pugnan por los contratos de restaurantes escolares; el SISBÉN es permeado por roscas que usufrutuan su beneficios sin necesitarlos, y no hay controles para estos focos de corrupción tan ventilada en corrillos de dimes y diretes en el quehacer de los municipios.

Otro direte comentado es el de una candidata a la alcaldía de Popayán. Anocheció ganadora y amaneció perdedora. Repartió dinero y dádivas en la noche, pero a la mañana siguiente, el día de la justa electoral, el candidato ganador madrugó a calmar guayabo de ley seca con mercados que contenían mucho fresco royal y mucha Big Cola. Un vendedor callejero de salpicón me dijo el día anterior a las elecciones: “venga mañana, señor, a comer gratis. La candidata me dio dos millones de pesos para que le reparta salpicón a todo el mundo”.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?