Sábado, 29 de enero de 2022. Última actualización: Hoy

Dilema de Alianza Verde ¿Peñalosa o…?

El lunes 3 febrero, 2014 a las 11:39 am

Al decidirse Antonio Navarro, encabezar lista al Senado por la Alianza Verde, el camino pareció allanado al exalcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Sin embargo su nombre genera inquietud y desconfianza, entre dirigentes de los Progresistas, que entre otros integran Petro y Navarro, expulsados del Polo Democrático después de divergencias internas, con líderes provenientes del Moir y otros movimientos, más alineados con el marxismo ortodoxo y al ignorar las primeras denuncias sobre corrupción hechas por Petro, y ‘alcahuetas’ con Samuel Moreno Rojas, su hermano Iván y demás socios del ‘Carrusel de la Contratación’, quienes junto a  concejales, funcionarios de la administración distrital y contratistas particulares, pertenecientes a Partidos como la “U”, Conservador, Cambio Radical y Liberal, se repartieron cerca de 1.000 millones de dólares.

En reciente visita a Popayán, del exconstituyente Navarro, al preguntársele, sí estarían dispuestos a respaldar a Peñalosa, quien puntea en las encuestas sobre los precandidatos Sudarsky, del P.V. y Camilo Romero, con “proyecto personal”, según Navarro, este respondió que después de las elecciones de marzo se pronunciará, resaltando que los Progresistas no han presentado precandidatos.

Partido Verde

La desconfianza con Peñalosa, de los Progresistas y dirigentes de su propio Partido Verde, radica en su origen Liberal, y que en las elecciones para la Alcaldía de Bogotá, recibió respaldo público de Uribe, que en vez de favorecerlo lo perjudicó, según algunos observadores y es más conocido como técnico que como político con raigambre popular.

A su favor el mismo Peñalosa y sus defensores plantean que perfectamente habría podido representar a cualquier partido que lo tentó, incluidos el Liberal y el Centro Democrático, pero él prefirió permanecer en el Verde, aceptando reglas del juego como elección del precandidato según número de votos y las encuestas.

El discurso de Peñalosa, en lugar de hacer énfasis en la ideología política de izquierda que ha caracterizado a los Progresistas, se centra en impulsar un gobierno técnicamente eficiente, sin burocracia, ni despilfarro del presupuesto en contratos sin control, con programas sociales y proyectos en pro de sectores más pobres de la población, con obras de calidad, como las que ejecutó en Bogotá, incluyendo el Transmilenio, ciclo-vías, grandes parques, colegios y bibliotecas, en sectores populares, como Ciudad Bolívar y rescatando el espacio público para los peatones, con grandes aceras arborizadas.

“Necesitamos un gobierno revolucionario en obras eficientes y no en discursos”, dicen sus defensores.

Peñalosa buscando limar asperezas, rechazó la drástica sanción del Procurador, destituyendo e inhabilitando a Petro y quiere que termine su mandato.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?