Martes, 18 de febrero de 2020. Última actualización: Hoy

Digan que queremos ser unos civiles honestos: Jaimito

El viernes 9 febrero, 2018 a las 10:41 am

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

¿Como funcionan las áreas destinadas a los excombatientes de las FARC, Zonas Veredales Transitorias de Normalización, hoy convertidas en Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación?

Digan que queremos ser unos civiles honestos, Jaimito

Corregimiento El Estrecho, vereda La Barca, sobre el valle del río Patía

Por Alfonso J. Luna Geller y David Luna / Desde el 15 de agosto del año pasado las Zonas Veredales y Puntos Transitorios de Normalización, que fueron los sitios dispuestos por el Gobierno Nacional, en cumplimiento de los acuerdos de paz, para albergar a los miembros de las FARC y cumplir con los objetivos del cese al fuego bilateral y definitivo y la dejación de armas, pasaron a ser Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación, (ETCR), donde se realizan acciones encaminadas a facilitar y garantizar la reincorporación económica y social de los excombatientes.

En el departamento del Cauca son tres zonas ubicadas en los municipios de Caldono (Resguardo San Lorenzo), Buenos Aires (La Elvira) y Miranda (Monterredondo), a donde ingresaron 1.064 excombatientes según el informe que presentara a Proclama del Cauca el señor Carlos Córdoba Martínez, gerente de las Zonas Veredales de Transición y Normalización, (ZVTN), en entrevista con el periodista Fabrit Cruz.

Posteriormente, hace unos dos meses, se trasladó a la vereda La Barca, corregimiento El Estrecho, municipio de El Bordo-Patía, un grupo adicional de 200 excombatientes que se encontraban en la ZVTN La Paloma, vereda Betania del municipio de Policarpa, en Nariño, un espacio territorial que fue abandonado, según ellos mismos, por los incumplimientos del Gobierno nacional en materia de infraestructura y condiciones mínimas de habitabilidad.

Proclama del Cauca visitó estos 4 espacios territoriales de capacitación y reincorporación, inicialmente guiados por el sociólogo Ernesto Moreno Moreno, coordinador regional de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz (OACP).

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Ernesto Moreno Moreno

Los ETCR son propiedades privadas que fueron arrendadas por el Gobierno Nacional para destinarlas al alojamiento y capacitación de los excombatientes para su reincorporación a la vida civil, que les sirven también para diseñar el proselitismo político a nombre de su nuevo partido, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, cuyo logo, una flor roja con una estrella en el centro y las siglas FARC, simboliza los principios y elaboraciones teórico-políticas derivadas del pensamiento crítico y libertario que han regido a las FARC desde su fundación en 1964.

Las visitas realizadas a El Estrecho Patía; a Santa Rosa – ‘Los Monos’, en Caldono; a la zona veredal ‘Carlos Patiño’ de La Elvira-Los Robles, municipio de Buenos Aires y al ETCR ‘Dagoberto Ortiz’, en la vereda Monterredondo, de Miranda, tuvieron como objetivo resolver muchas inquietudes de comunidades urbanas que se preguntan, qué pasa en esas áreas, qué piensan los excombatientes y líderes sobre el proceso de paz después de la dejación de armas, cómo viven, y cómo visualizan su futuro en relación con la población de sus entornos, con las víctimas, con sus antiguos auxiliadores, con las autoridades civiles, militares y de Policía, inclusive, qué garantías de seguridad tienen.

Corregimiento El Estrecho – Municipio El Bordo-Patía

El recorrido periodístico inició por el municipio de El Bordo – Patía, corregimiento El Estrecho, vereda La Barca, sobre el valle del río Patía. Allí llegamos con Ernesto Moreno, quien nos presentó a los excombatientes de los frentes octavo y 29 del Bloque Occidental de las Farc, incluyendo a ‘Ramiro’, excomandante del Frente 29. Habían dejado las armas en el municipio de Policarpa (Nariño), donde fracasó la construcción de la zona veredal.

Digan que queremos ser unos civiles honestos, Jaimito

¿Por qué, si hablamos de que dejaron las armas unos 200 exguerrilleros en Policarpa, aquí solo encontramos unos 60 o 70, incluyendo mujeres, niños y a los hombres de seguridad?, fue lo primero que preguntamos.

“No podemos negar que tras las difíciles condiciones iniciales se hizo patente la deserción de algunos, pero hay que dejar claro que la disidencia es menor al 5% del total en toda la nación, mientras que otros se fueron para donde sus familias a montar sus propios proyectos. Están censados en Guapi, Timbiquí, López de Micay y en algunos municipios de Nariño. No se han ido a delinquir, eso no es cierto, no es justo, es irrespetuoso con los mismos muchachos. Ellos se fueron a sus casas. En Argelia, sur del Cauca, en el corregimiento El Plateado, están viviendo unos 70 muchachos que estaban originalmente en la zona veredal La Elvira, del municipio de Buenos Aires. Es más, hoy tenemos en el Cauca 17 municipios en los cuales hay presencia colectiva de excombatientes de la Farc”, explicó Moreno Moreno.

Mientras tanto, Leovigildo Moreno Zambrano, líder del grupo y representante legal de Ecomún, quien fuera uno de los políticos más importantes del Bloque Occidental, afirmó que no es sino ver las condiciones de habitabilidad de esta área: “aquí no caben sino los que estamos hoy aquí, no hay espacios suficientes para vivir con dignidad, ni siquiera los servicios públicos necesarios”.
Digan que queremos ser unos civiles honestos, Jaimito

Leovigildo Moreno Zambrano

Al consultársele al delegado de la OACP, cómo se garantiza la seguridad de quienes están por fuera de estos espacios, reconoció que así queda muy comprometida. Acá tenemos esquemas de seguridad mixta, es decir, fuerza pública y excombatientes de las Farc que ahora hacen parte de la Unidad Nacional de Protección, UNP; también dijo que “quienes vinieron de la guerra son colombianos a los que la sociedad debe garantizarles su supervivencia en cualquier sitio en que estén”. Y aclaró que quienes se decidieron por las disidencias no están enmarcados en un proyecto político sino que responden a las economías ilegales, de los que compran los servicios de una estructura militar ilícita que sigue delinquiendo.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’ Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

La finca anteriormente se llamaba “Payandés”, ahora, “Senderos de paz”. Aunque tiene un área de 40 hectáreas, el Gobierno sólo arrendó 10, por lo cual, más adelante, pretenden comprar las otras 30 hectáreas, según Moreno Zambrano.

Este excombatiente, quien durante la guerra llevó el nombre de Francisco Ríos, tiene unos 60 años, 15 de ellos trajinados en las Farc donde se convirtió en uno de los políticos más influyentes del frente 29.

A propósito, ¿qué es Ecomún?: “Vea, es la primera cooperativa de las Farc, constituida luego de que los líderes recibieran capacitación en Economía Solidaria por parte del Sena. Ecomún significa Economías Sociales del Común”, sostuvo el excombatiente Moreno Zambrano.

Además enfatizó en que la intención de comprar la hacienda “Senderos de paz” es para desarrollar cuatro proyectos productivos a mediano y largo plazo. Uno de ellos y el más ambicioso es el de ecoturismo. Alrededor de la zona pretenden construir una pista de motocrós, y adentro cabañas y restaurante. «El proyecto tiene como planteamiento captar la atención de extranjeros, principalmente de países que apoyan el acuerdo de paz, para que hagan turismo y puedan seguir aportando en la consolidación de un país más incluyente», cuenta Leovigildo.

Pero, a corto plazo planean construir una granja multipropósito, con cultivos de cosecha rápida, bajo la orientación técnica del Sena y la Secretaría de Agricultura de la Gobernación del Cauca, para producir pollos, cerdos y gallinas, y a mediano plazo, le apostarán a la ganadería estabulada o intensiva.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

La zona no está ni en obra gris. Apenas están afirmando la carretera de entrada a la finca y las viviendas aún son cambuches de estopa verde, guadua y zinc. Esperan que en dos meses esté terminado el espacio y mientras tanto, se preparan para recorrer los municipios del sur del Cauca y norte de Nariño, mostrando a sus candidatos para las elecciones de Congreso en marzo próximo.

Audio completo -Leovigildo Moreno, El Estrecho, Patía – 10 minutos

La mayor parte de los excombatientes censados en los cuatro ETCR tienen cuentas abiertas en el Banco Agrario para recibir y administrar los apoyos económicos acordados: 2 millones por una única vez, que ya recibieron, y 90% del salario mínimo que continuarán recibiendo por 24 meses, aunque hay algunos que no han recibido, según nos dijo “Jaime”, en Monterredondo. Además, hay una queja generalizada por no haber recibido el capital semilla individual de 8 millones de pesos para creación de unidades productivas.

Es más, en el personal entrevistado por Proclama del Cauca es evidente el escepticismo generalizado y la poca confianza en el Gobierno, porque las expectativas que tenían cuando acogieron las zonas veredales se desvanecieron al percibir desatención y pocas garantías para la reivindicación de sus derechos.

En las declaraciones recogidas se evidencia molestia por los pocos avances para acceder a ofertas educativas para terminar su escolaridad, formación para emprendimientos, economía solidaria, entre otras. Pero las quejas no se quedan allí, también lo hacen por servicios de salud y satisfacción de necesidades básicas, aspectos que están claramente atravesados por la limitada evolución en los proyectos de sustitución de cultivos ilícitos, en los que las comunidades también tenían fincadas muchas de sus esperanzas.

Hay otro descontento corriente: las áreas donde se encuentran o realizan sus trabajos solidarios y de cooperativismo nunca fueron terminadas. Y destacaron que ello demuestra que hasta en estos contratos de ‘construcción de infraestructura para la paz’, la corrupción estuvo presente “como en todo lo que invierte el Gobierno”, según “Jaime”, el de Monterredondo. Y efectivamente, los espacios están a medio terminar, mientras que en la zona de El Patía, ni siquiera han comenzado.

¿Corrupción por investigar?

A propósito, no es sino recordar que todas las zonas determinadas por el Gobierno Nacional se intervinieron en dos ocasiones, primero, a finales de 2016, a través de “contratos express” por un valor cercano a los 53 mil millones de pesos, con empresas que fueron criticadas porque no tenían la capacidad financiera ni la experticia para construir las zonas veredales transitorias de normalización en las que se albergaron los excombatientes de las Farc.

Y, luego, tras acalorados reclamos y nuevos requerimientos por parte de las Farc, respecto a áreas comunes, baños y alojamientos y variaciones sobre el número de integrantes que llegaron a las zonas, era necesario efectuar una segunda fase de contratación que permitiera continuar con las adecuaciones.

Esto ocasionó otra controversia mediática porque el Gobierno firmó nuevos compromisos por valor cercano a los $108 mil millones de pesos, con las mismas uniones temporales que habían fallado inicialmente.

Digan que queremos ser unos civiles honestos, Jaimito

En el caso del Cauca, se firmó con Henry Cruz Giraldo, representante legal de la Unión Temporal Campamentos 2017, por 24.186 millones de pesos, que beneficiaría a la ZVTN La Elvira– Los Robles, de Buenos Aires; Monterredono, en Miranda y los campamentos de Caldono, que quedaron a medio terminar.

Del que no sabemos qué pasó fue con el contrato adjudicado a Luis Eduardo López, representante de la Unión Temporal Luvic para el municipio de Policarpa, Nariño, por 29.182 millones de pesos. Porque no se adecuó nada y, como se dijo, los excombatientes tuvieron que trasladarse para el Patía, y comenzar de ceros.

Al respecto, uno de los excomandantes del Frente 29, ‘René Hertz’, explicó a VerdadAbierta.com por qué se fueron del ETCTR La Paloma, en Nariño: “En parte por la falta de cumplimiento de lo pactado en materia de construcción de instalaciones para la reincorporación. En La Paloma no se alcanzó a construir nada y ante la necesidad de desarrollar proyectos productivos, tuvimos que trasladarnos a un lugar que nos permita realmente iniciar la reincorporación a la vida civil como está previsto”.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

“Mire, es que la arquitectural institucional es muy fragmentada, muy desarticulada, y mientras algunos deciden algo, quienes lo ejecutan son otros sin las responsabilidades iniciales que se van difuminando”, aseguró el sociólogo Moreno Moreno, quien entonces hizo referencia al esquema articulador: son los Consejos Territoriales de Paz, que son impulsados por el CNR, Consejo Nacional de Reincorporación. “Por eso, hemos encontrado apoyo decidido de los alcaldes y del señor gobernador… y si la ciudadanía, la sociedad, no se involucra, vamos a tener problemas…” expresó.

“Aun así, quienes estamos en los espacios de capacitación y reincorporación, estamos profundamente comprometidos, vamos a trabajar en la construcción de una nueva Colombia, por una paz con justicia social, que nos permita re-encontrarnos como hermanos de clase. Esa es la página de la guerra que creemos que ya hace parte de la historia colombiana, aunque somos conscientes de que hay poderosos enemigos de la paz que quieren hacer reversar todo este proceso”, enfatizó el politólogo de las Farc Moreno Zambrano.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Leovigildo Moreno Zambrano

Ahora, como dije antes, el líder anda involucrado en campaña política pues la FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común) tiene candidato presidencial a Rodrigo Londoño, también conocido como Timochenko, en fórmula vicepresidencial con Imelda Daza, además de aspirantes al Congreso. La organización tiene aseguradas cinco curules al Senado y cinco a la Cámara.

Moreno Zambrano dijo: “La FARC no podrá parecerse a ningún partido político tradicional por el desprestigio que soportan. Nuestra fuerza estará sostenida principalmente por los abstencionistas, a quienes llegaremos, porque las áreas donde operaron las Farc siempre han sido nuestras aliadas; allá saben que nosotros utilizamos las armas obligados por el Estado, lo cual nos condujo a pensar en la toma del poder. Ahora lo haremos con la palabra. Nosotros somos el futuro”, nos dijo el excombatiente.

Superando sus cavilaciones electorales, Leovigildo Moreno concluyó: “Los invitamos esta tarde, señores Proclama del Cauca, a las jornadas de integración, recreación y deportes; tendremos encuentros futboleros con comunidades civiles, con militares y policías en El Estrecho; disfrutemos con quienes tenemos buenos acercamientos y muy activa interacción…”

Caldono

En Santa Rosa, en las veredas San Antonio y Los Monos del municipio de Caldono, al nororiente del departamento, el asunto es un poco distinto. Las condiciones mejoran, tal vez porque fue uno de los sitios adonde llegaron más hombres a dejar las armas e iniciar su reincorporación. Fueron unos 450, incluyendo mujeres y niños.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Además, a este municipio, en el corregimiento de Siberia, llegaron en enero de 2017 a ratificar el cumplimiento de los acuerdos de paz, iniciar el funcionamiento de las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, ZVTN, y para verificar cómo van las actividades relacionadas con el tránsito de la exguerrilla de las Farc a la vida civil, el presidente de Francia, François Hollande, quien dejó el poder en mayo de 2017, y su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos Calderón, acompañados por el alcalde local, Paulo Andrés Piso Lozada.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Foto: Presidencia de la República

En el espaldarazo a ese proceso, los acompañaron otros representantes del Gobierno, de la ONU, periodistas colombianos, franceses, españoles, alemanes y legendarios guerrilleros de las Farc, entre ellos el ‘Sargento Pascuas’, uno de los fundadores de este grupo rebelde y con quien charlamos luego en Monterredondo. Al lado de este veterano insurgente estuvieron ‘Pacho Chino’, ‘Marco Calarcá’, ‘Pablo Catatumbo’, entre otros.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’ Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Por estas circunstancias las adecuaciones locativas fueron mejor presentadas, en su momento era la vitrina que se mostraba al mundo.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’ Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

En este punto es conducente tener en cuenta también que el presidente de Irlanda, Michael Higgins, también visitó el punto transitorio ubicado en Anorí, Antioquia, donde fue recibido por el comandante de las Farc “Pastor Alape”; el entonces ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, estuvo en el Meta y el embajador de Francia en Colombia, Jean-Marc Laforêt, visitó la zona de La Elvira, en Buenos Aires.

Audio – Líder del ETCR Santa Rosa, Jhan Carlos Flórez – 18 minutos

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Entonces, en Caldono, fuimos atendidos por el excombatiente y ahora líder del ETCR Santa Rosa, Jhan Carlos Flórez, representante legal de la Cooperativa Multiactiva Común La Esperanza, que aquí cuenta con 350 afiliados, y quien explicó que son autónomos económica y políticamente a través de un proyecto productivo de tomate de árbol y hortalizas en el que trabajan unos 30 hombres en los dos frentes de trabajo.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

José Santos Medina, exgobernador del resguardo Indígena San Lorenzo

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Flórez enfatizó, con redundancia, que a pesar de lo que se aprecia, las obras de infraestructura quedaron a medio concluir porque el ‘robo’ de recursos fue escandaloso; y añadió: “aquí hemos vivido y estamos bajo la sombra del pueblo, no del Gobierno, desde cuando operaba la ‘Jacobo Arenas’; aunque estas tierras son comunitarias indígenas, la dueña de este terreno ahora hace parte de nuestra fuerza laboral, y le digo una cosa, nosotros quedamos en el primer puesto en el desfile de carrozas que hubo en los carnavales de Caldono, así son nuestras relaciones con las comunidades y sus autoridades, igual, pensamos que el futuro de todos depende de la implementación de los acuerdos de paz, y en eso estamos completamente comprometidos”. Así lo confirmó también el señor José Santos Medina, exgobernador del resguardo Indígena San Lorenzo, quien nos acompañó en el recorrido por estas tierras.

Los Robles, Buenos Aires

Para llegar al ETCR ‘Carlos Patiño’, de La Elvira, en el municipio de Buenos Aires, al noroccidente del departamento, salimos de Santander de Quilichao por la vía que conduce a Timba, tras sobrepasar el corregimiento La Balsa. En esta nueva jornada nos hizo compañía el exconcejal de Buenos Aires, Héctor Fabio Sánchez. Comienza el ascenso al pasar por MaryLópez, La Ventura, El Carmen, El Ceral, donde hay un peaje comunitario que cobra $5.000 por el uso de la vía, y terminamos en Los Robles, donde se hace evidente que desde aquí se puede continuar, pero a lomo de las mulas que alquilan a partir de este punto, hacia otro viaje: “El Naya, ruta del narcotráfico”.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

El pasado 13 de junio se cumplió en la zona veredal de La Elvira, en Buenos Aires, Cauca, la dejación del segundo 30 % de las armas en poder de las FARC. El presidente Juan Manuel Santos, en compañía de los ex presidentes José Mujica y Felipe González, siguió desde la Base Aérea Marco Fidel Suárez de Cali, el avance en el desarme de las FARC.

En el desplazamiento se pueden apreciar extensos cultivos de coca. Pero por estos lares el negocio no es el de los capos que lo controlan internacionalmente, es el de los campesinos cultivadores, raspachines y jornaleros empobrecidos, que no tienen oportunidades distintas a vivir de la planta, y que aún siguen esperanzados en que el Gobierno empiece en serio los programas de sustitución voluntaria, que les permita diseñar con dignidad una nueva vida.

A pocos metros del caserío Los Robles se encuentra el campamento, antecedido por una gran recepción donde hay oficinas de diferentes entidades del Estado y un polideportivo cubierto.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Los Robles, Buenos Aires

Aquí se observan pendones con los que han decorado las paredes del campamento; le denominan “El mural de la memoria”. En este espacio reproducen fotos de guerrilleros icónicos que ya fallecieron como “Manuel Marulanda”, fundador de las FARC, o “Jacobo Arenas”, considerado el primer motor ideológico de la guerrilla. Tampoco faltan los de “Alfonso Cano”, quien estuvo al frente de las FARC entre 2008 y 2011, o de “Carlos Patiño”, conocido entre los guerrilleros como “Caliche”.

Fue en el mes de junio (2017) cuando Jean Arnault, jefe de la Misión de las Naciones Unidas de Colombia y Pablo Catatumbo líder de las Farc, con representantes de los gobiernos departamental y municipal, ciudadanos y combatientes en proceso de normalización, presenciaron en este sitio la dejación de armas y su correspondiente aseguramiento por parte de la ONU.

En esa fecha, el gobernador del Cauca, Óscar Rodrigo Campo Hurtado, expresó su agradecimiento al respaldo internacional evidenciado con la presencia de los expresidentes de Uruguay y España, José Mujica y Felipe González, respectivamente.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Los Robles, Buenos Aires

No se pudo ingresar a la zona de capacitación y reincorporación porque no estaban los líderes de los excombatientes. Hay ciertos recelos y medidas de seguridad además, porque esta es la sede natural de “Pablo Catatumbo” y “Pacho Chino”, entre otros excomandantes del Bloque Occidental Comandante Alfonso Cano (BOCAC).

Sin embargo, conversamos con “Mario” quien reconoce que si bien la violencia contra exmiembros de las Farc comenzó poco después de la firma del pacto de paz con el Gobierno –ya suman 36 los asesinados, según la Comisión de Seguimiento y Verificación, integrada por el Gobierno y la exguerrilla–, por lo cual las alertas se han disparado.

“La inseguridad y las experiencias de violencia no se solucionan con la fuerza pública, es eliminando las causas socio-económicas y políticas que las originaron”, dice con solvencia ‘Mario’, e insiste en que “el campamento no se ha terminado… aquí quedó reflejada la corrupción… ayer no más, una empresa de servicios públicos contratada para hacer el aseo y recoger las basuras seis veces al mes, se robó la plata del contrato… llevamos ocho meses esperando, y esto nunca funcionó”.

Y explica: “El problema comenzó cuando el Fondo de Paz recibió las zonas sin terminar… reconocemos la voluntad del presidente Santos, pero de ahí para bajo todo es un conflicto y total ineficacia…”

En esta área eran inicialmente unos 350 excombatientes, hoy apenas hay 130.

“Aunque con la Cooperativa Ecomún La Esperanza estamos trabajando un proyecto de café, es con nuestros propios recursos, y estamos adecuando otros espacios para sembrar fríjol, maíz y producción pollos de engorde y de gallinas ponedoras en asociación de alto rendimiento, actividades que serán integradas con el cultivo de peces, para reducir los costos de fertilizantes y alimentos…”

“Pero mire, advierte ‘Mario’, hay mucha desilusión, y mucha desesperación, sinceramente, estábamos mejor y más seguros cuando estábamos enlistados en la guerrilla con armas, teníamos todo lo que necesitábamos, ahora, dependemos del Estado, sin embargo, decidimos jugárnosla por la paz, y estamos aquí en eso… Aunque, mire usted, el Gobierno ha desconocido a muchos de los miembros que presentamos en nuestras listas como integrantes de la desmovilizada guerrilla, pero también le hemos dicho al Estado que soltaron de las cárceles muchos presos que nunca pertenecieron a nuestra organización… ante estas ilegalidades también se hicieron los de la vista gorda, nadie dice nada…”

Con ‘Mario’ conversamos sobre la seguridad, los cultivos de coca que vimos en el camino de ascenso y sobre la implementación de los acuerdos: “la amenaza siempre será latente, se soluciona con inversión social… la decisión está en implementar el punto uno del Acuerdo, la reforma rural integral… Vea, con respecto a ése punto, sabemos que la economía colombiana depende de la coca… si los cultivos se acaban, se acaba la economía de los pueblos… de ésa magnitud es su importancia, además, tenemos un Estado diseñado para la represión al campesino”.

Sobre la actividad política dijo que “siempre hemos sido actores políticos, inclusive cuando estábamos en la ilegalidad, hoy por hoy, estamos estigmatizados y en desigualdad con los demás partidos en asuntos de financiación y de trámites ante el Consejo Nacional Electoral…”

Para finalizar, el vocero del ETCR recalcó los incumplimientos del Gobierno: “el contrato de arreglo de la carretera para llegar a Los Robles también falló… por eso, a ustedes les tocó pagar peaje en El Ceral. Es un peaje establecido por las propias comunidades indígenas para estar haciendo el mantenimiento de la vía… el abandono del Estado no es solamente con los excombatientes, es hacia toda la comunidad…”.

Audio completo con Mario, La Elvira, Buenos Aires – 31 minutos

Al analizar el proceso de reinserción de los excombatientes de las FARC es claro que aparecieron nuevos conflictos, también se observan algunos elementos comunes y algunas amenazas que desafían el proceso de implementación de los actuales acuerdos de paz en el Cauca: el crecimiento incesante de violencia hacia los líderes sociales, el establecimiento de nuevos actores armados ilegales, la carencia de financiamiento para las estrategias productivas para la reincorporación de los ex guerrilleros de las FARC, así como el acceso a y la redistribución de tierras.

Pero todo el mundo resalta las bondades de la paz y de los acuerdos alcanzados, principalmente en esos territorios que estuvieron bajo el control de esa guerrilla hoy desmovilizada.

Monterredondo, Miranda

En esta Zona Veredal Transitoria de Normalización dejaron sus armas unas 360 personas, ahora dizque hay 120, pero no vimos en sus alrededores más de 20 excombatientes. Claro que hay que tener en cuenta que gozan de perfecta libertad de movilización y no tienen por qué permanecer concentrados.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Aquí nos recibió ‘Jaime’: “Todos estamos de acuerdo con que la paz no es documento, la paz no se firma, hay que construirla, y eso es a lo que debemos apuntarle todos; ahora desde la política y las ideas ciudadanas”, comentó.

Audio completo con Jaime – Monterredondo, Miranda – 5 minutos

De inmediato, nos dijo que era mejor hablar con Miguel Ángel, el otrora temido ‘Sargento Pascuas’, quien llegó al norte del Cauca en 1970, y fue comandante del sexto frente de las FARC desde 1979. Es un huilense de 78 años, 58 de ellos trajinados en la guerrilla, por solicitud directa de Manuel Marulanda, ‘Tirofijo’.
Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Miguel Ángel Pascuas

‘Pascuas’ es el único de los fundadores de las Farc que sobrevive, con la orden de cumplir lo pactado en La Habana. ‘El Viejo’, como le dicen en el campamento, tiene el poder de ser un símbolo, ya que fue miembro del Secretariado y del Estado Mayor del Comando Conjunto de Occidente.

Después de cumplir la tarea de sacar adelante el proceso de paz y de firmar el Acuerdo Final, pues fue el décimo negociador de las Farc en La Habana, en Monterredondo se nos acercó caminando lento, con la dificultad propia de su edad, bastante prevenido, y apelando a los recuerdos para establecer con nosotros el diálogo que le propusimos.

Así fue como conversamos con el hombre por el cual el Estado colombiano ofrecía 2 mil millones de pesos por su captura y que tuvo circular roja de Interpol por cuenta de expedientes en donde se le relacionaba con bandas de narcotraficantes para sacar marihuana y cocaína por las montañas del Cauca hacia Estados Unidos, Centroamérica y Europa.

“Pues estamos de acuerdo con el Gobierno y esperamos que cumpla lo que se acordó; hay garantías por muchos países y mucho apoyo internacional para que se pueda llegar a cumplir con esos acuerdos. Las órdenes que tenemos, lo que nos proponemos, es cumplir con lo acordado, pero que el Gobierno también debe cumplir, pues los países garantes también están dándose cuenta que no vaya a haber violencia, que ni los unos ni los otros volvamos a repetir esa violencia porque esto es un atraso, un problema que todo el pueblo colombiano estamos sufriendo”, dijo Miguel Ángel.

El discurso de paz ha calado en Pascuas, considera que la FARC, como movimiento político, debe ser capaz de contrarrestar el desequilibrio que se expone entre «los pocos que tienen mucho y los muchos que tienen poco», pero tampoco desconoce que hay múltiples retos y amenazas lejos de los campamentos; se le siente una inquietud palpable por lo que significa salir de la vida clandestina.

Audio completo – Miguel Ángel Pascuas – 8 minutos

Para finalizar, hicimos un recorrido con “Jaime” por el Espacio de Capacitación y Reconciliación, comprobando que este campamento tampoco lo terminaron. Además, denunció que le han suspendido los pagos acordados y que sus reclamos no han tenido respuesta.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Para los proyectos productivos tuvieron acompañamiento del Sena y las universidades del Valle y del Cauca y esperan que se conviertan en realidades las ofertas de reincorporación que han hecho diferentes organismos de la Comunidad Internacional.

‘Jaime’ fue enfático al despedirnos: “vean, digan que queremos ser unos civiles honestos”.

Digan que “queremos ser unos civiles honestos”: ‘Jaimito’

Fabián Bonilla, presidente de la JAC Caraqueño

En estas áreas el acompañamiento lo hizo Fabián Bonilla, presidente de la JAC Caraqueño, y enlace de las 24 juntas de acción comunal de la parte alta con la Administración Municipal de Miranda, quien ratificó que la dejación de las armas y el proceso de reincorporación ha sido un cambio rotundo por los beneficios de convivencia para las comunidades, aclarando que es consciente de que “lograr la paz es un proceso lento, pero nosotros también estamos comprometidos, tenemos paciencia, aunque teníamos mejores expectativas, esperábamos mucho más”.

Tras la salida de las Farc de territorios en los que tenían una presencia histórica se están viviendo disputas violentas entre bandas criminales, guerrilla del Eln y reductos de las redes de apoyo de la antigua insurgencia. Al menos eso revelan los hechos de la última semana ocurridos en el norte del departamento, y es la razón detrás de la masacre ocurrida el 21 de enero en el corregimiento El Plateado, al sur del Cauca.

Como conclusión, yo quisiera que nunca fuera cierto lo que dice Yezid Arteta en su columna de la Revista Semana del domingo 4 de febrero: “El proceso de paz con las Farc, que bien pudo ser la oportunidad de cerrar el perpetuo ciclo de violencia, ha fracasado. Fracasado por el infantilismo de sectores de la izquierda que vieron en los acuerdos la oportunidad de ajustar cuentas legales con el ex presidente Uribe; por la mezquindad y el cálculo político del uribismo y sus similares; por la incompetencia del aparato gubernamental, incapaz de resolver el abecé de la implementación e incorporación de los excombatientes; por la incapacidad de las fuerzas militares de proporcionar una ‘seguridad‘ y ‘estabilidad‘ superior a las que proveían las Farc a los labriegos en sus zonas de influencia; por los laberínticos fallos y contrafallos de las Cortes sobre los acuerdos de paz; por el estilo pendenciero que caracteriza a la mayoría de los formadores de opinión en Colombia, y por el maldito destino que los dioses han reservado para Colombia”.

Deja Una Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *