Viernes, 13 de diciembre de 2019. Última actualización: Hoy

Día Internacional de los Pueblos Indígenas

El martes 8 agosto, 2017 a las 9:48 pm

El 9 de agosto fue el día en que el Grupo de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas de la Subcomisión de Prevención de Discriminaciones y Protección a las Minorías de las Naciones Unidas celebró su primera reunión en 1992. Como consecuencia de los estudios realizados, la ONU expidió la Resolución 214 del 23 de diciembre de 1994 por la cual se conmemora anualmente, cada 9 de agosto, el Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

La comunidad internacional admitió que se necesitaban medidas especiales para proteger sus derechos y mantener sus culturas y formas de vida. Así, el mundo quiso hacer un reconocimiento sobre la importancia de los pueblos indígenas para el conjunto de la humanidad, como depositarios de la diversidad cultural y principales conservadores de la diversidad biológica del planeta. También tuvo en cuenta que los pueblos indígenas han heredado y practican culturas y formas únicas de relacionarse con la gente y el medio ambiente. Retienen, además, rasgos sociales, culturales, económicos y políticos que son distintos de los predominantes en las sociedades en las que viven.

Pese a esas consideraciones, los pueblos indígenas de todo el mundo comparten problemas comunes a la hora de proteger sus derechos como pueblos diferentes. Tradicionalmente han sido discriminados por la sociedad dominante. La experiencia muestra que gran parte de los pueblos indígenas del mundo comparten una problemática común, en cuanto se refiere a la violación, falta de reconocimiento y aplicación efectiva de sus derechos, que les convierte en grupos altamente vulnerables.

Según datos del Foro Permanente para Cuestiones Indígenas de las Naciones Unidas, hay más de 5.000 pueblos indígenas, en unos 90 países, que suman 370 millones de personas en el conjunto de la población mundial. De ellos, unos 50 millones viven en América, por lo que constituyen, aproximadamente, el 12% de los habitantes de la Región.

Temas tratados en años anteriores en el Día Internacional de los Pueblos Indígenas:

2016: “Derecho de los pueblos indígenas a la educación”
2015: “Garantizar la salud y el bienestar de los pueblos indígenas”
2014: “Acortando las diferencias: aplicación de los derechos de los pueblos indígenas”
2013: “Pueblos indígenas construyendo alianzas: En honor a los tratados, acuerdos y otros arreglos constructivos”
2012: “Medios de comunicación indígenas: empoderando las Voces Indígenas”
2011: “Diseños indígenas: celebrando nuestras historias y culturas, creando nuestro propio futuro”
2010: “Celebrar la producción de cine indígena”
2009: “Los Pueblos Indígenas y VIH/SIDA”
2008: “La reconciliación entre Pueblos Indígenas y Estados”
2007: “La urgente necesidad de preservar las lenguas indígenas”
2006: “Alianza para la acción y la dignidad”
2005: “La causa de los pueblos indígenas es nuestra causa”
2004: “Decenio Internacional de los Pueblos Indígenas del Mundo”.

Tema para el año 2017: «10º Aniversario de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas»

El 13 de septiembre de 2007, la Asamblea General aprobó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. Se trata de un hito importante y un punto de referencia en cuanto a la cooperación y la solidaridad entre los pueblos indígenas y los estados miembros.

En la actualidad, la Declaración es el instrumento internacional más completo que existe sobre los derechos de los pueblos indígenas. En él se establece un marco universal de normas mínimas para la supervivencia, la dignidad y el bienestar de los pueblos indígenas y también se profundiza en los instrumentos de derechos humanos existentes y se aclara cómo estos se aplican a la situación particular de los pueblos indígenas.

En la última década, la aplicación de la Declaración ha logrado algunos éxitos importantes a nivel nacional, regional e internacional. A pesar de los avances realizados, sigue habiendo una la brecha entre el reconocimiento formal de los pueblos indígenas y el ejercicio de sus derechos en la práctica. Los pueblos indígenas siguen haciendo frente a la exclusión, la marginación e importantes dificultades para disfrutar de sus derechos básicos.

Es importante resaltar que un año antes, en junio de 2016 la Organización de los Estados Americanos había aprobado la Declaración Americana sobre los Derechos de las Poblaciones Indígenas, que es el primer instrumento en la historia de la OEA que aborda específicamente los derechos de los pueblos indígenas del continente.

Pueblos Indígenas en Colombia

Pueblos indígenas de Colombia

Para el caso de Colombia, el reconocimiento de las culturas indígenas tuvo un giro significativo a partir de la promulgación de la Constitución política de 1991, la cual declaró a Colombia como un país multicultural y estableció un marco legal bastante garantista para la población indígena.

Los pueblos ancestrales en Colombia se han censado dando como resultado 87 pueblos, esto contrastado con cifras presentadas por las organizaciones que representan a estas comunidades, (ONIC) quienes afirman que existen 102 pueblos indígenas en Colombia, 18 de ellos en peligro de extinguirse. La población indígena total en Colombia se calcula en 1.392.623 indígenas, que corresponden al 3,43% de la población del país (DANE, Censo General 2005), de ellas 933.800 se asientan en los 768 resguardos ubicados en 27 departamentos y en 228 municipios del país, que ocupan una extensión de aproximadamente 34 millones de hectáreas, el 29,8% del territorio nacional (DANE, 2007: 23).

La Corte Constitucional Colombiana ha advertido que al menos 35 grupos indígenas se encuentran en peligro de extinción a causa del conflicto armado y el desplazamiento (Auto 004 de 2009 y Auto 382 de 2010). Algunos se encuentran en situaciones más críticas que los demás. La protección a estas comunidades vulnerables, presente en la legislación colombiana, debería ser garantizada.

Mitos y realidades de los derechos territoriales de las comunidades étnicas en Colombia

En ciertos sectores sociales y económicos capitalinos, en el comercio y la gran industria se cree y se difunde la especie según la cual los pueblos indígenas acumulan tierras para dejarlas improductivas. Grave desinformación. Según cifras del Instituto Geográfico Agustín Codazzi consolidadas en el 2009, el área cubierta por los resguardos indígenas legalmente constituidos ascendía a 31.500.000 hectáreas.

Al hacer un simple ejercicio de traslape entre los territorios de comunidades indígenas y las diversas vocaciones del suelo, se tiene que en los resguardos indígenas legalmente constituidos, apenas un 1,4 por ciento tiene vocación agrícola (454.782 hectáreas) y otro 1 por ciento tiene vocación pecuaria (300.950 hectáreas). Esto demuestra su muy limitada capacidad para usufructuar el suelo. Al desconocer la calidad de las tierras con vocación agrícola y pecuaria, se pueden inferir conclusiones muy erróneas. Así, los supuestos “terratenientes indígenas” tienen dominio sobre un extenso espacio, pero solo pueden cultivar y tener ganado en poco más de 750.000 hectáreas.

De este simple cruce de información se obtiene que el área restante de los resguardos (más de 30.700.000 de hectáreas) corresponde a bosques y áreas protegidas. La distribución específica es así: 29.400.000 hectáreas tienen vocación forestal y agroforestal, y 1.200.000 hectáreas son áreas de conservación de suelos. Así mismo, según los datos suministrados por el IGAC, 203.050 hectáreas son reportadas como “vacías”.

Por otra parte, la ocupación forzada y la explotación de la tierra están entre los factores centrales del desplazamiento indígena en Colombia. Las comunidades indígenas son particularmente vulnerables, considerando que habitan en extensos territorios colectivos que son ricos en recursos naturales (biocombustibles, petróleo, madera), ubicados en lugares próximos a las fronteras o propicios para el cultivo de la coca.

La Organización Nacional de Indígenas de Colombia (ONIC) calcula que las cifras del desplazamiento pueden ser mayores que las que se registran en las estadísticas oficiales teniendo en cuenta que muchos indígenas no tienen acceso al registro, debido a la lejanía de sus tierras o porque no hablan español o no conocen el sistema nacional de registro.

Los indígenas huyen por motivos similares a los que obligan a otros miles de colombianos a desplazarse: confrontaciones armadas, amenazas y masacres, minas anti persona y reclutamiento forzado de menores y jóvenes. Los indígenas también sufren la ocupación de sus lugares sagrados, confinamientos, controles sobre la movilidad de personas y bienes, controles de comportamiento, prostitución forzada, violencia, acoso y abuso sexual.

En los últimos 10 años, los indígenas han padecido un notorio incremento de la violencia relacionada con el conflicto armado. Por ejemplo, en el periodo entre 1998 y 2008, la ONIC reportó el asesinato de 1.980 indígenas.

Los 45 pueblos indígenas que se resisten a desaparecer en Colombia

También te puede interesar
Deja Una Respuesta