ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 6 de octubre de 2022. Última actualización: Hoy

Deslucida procesión del resucitado

El martes 19 abril, 2022 a las 11:54 am
Deslucida procesión del resucitado

Deslucida procesión del resucitado.

Por: Álvaro Jesús Urbano Rojas.

La Semana Santa en Popayán es una celebración cultural e histórica del culto católico que conmemora la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, con enfoque cultural y cívico, con hermosas muestras artesanales, actos culturales, litúrgicos y desfiles procesionales que se realizan desde la noche del Viernes de Dolores, luego la procesión de la caridad, y transcurre hasta la del Sábado Santo, realizadas desde el año 1556 convirtiéndose en la tradición latinoamericana más antigua.

El recorrido trazado desde el siglo XVI en forma de cruz latina, cubre una distancia superior a los 2 km, cuyo periplo incluye las principales iglesias y templos del centro histórico de la ciudad. El desfile tiene como hora de partida las 8:00 pm. de (lunes a viernes santo) y las 9 pm el sábado santo con una duración cada uno de 4 horas por procesión.

Todo en la Semana Santa de Popayán tiene simbología y sentido, al punto que hizo posible que fueran inscritas en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en septiembre de 2009, convirtiéndose en la única celebración de este tipo en el mundo en obtener el reconocimiento. Del mismo modo, el gobierno de Colombia las declaró patrimonio cultural de la nación mediante la Ley 891 de 2004, por ello, el Estado la financia, la promueve y la patrocina con los impuestos de todos los colombianos.

En el 2022, después de dos años de receso por la pandemia, la procesión salió de la iglesia de la Catedral Basílica Nuestra Señora de la Asunción a las 12:15 am. El estandarte de la Fundación Junta Permanente Pro Semana Santa fue portado por el señor gobernador del Cauca, Elías Larrahondo Carabalí y su gabinete departamental, igualmente desfiló Monseñor Omar Alberto Sánchez Cubillos, con su corte clerical, la procesión terminó a la 3:12 de la madrugada, en una ciudad fantasmal, solitaria y con todos los participantes agotados y asolados por el cansancio con una feligresía llena de tristeza al no poder participar en un expresión vital, arraigada en la cultura de los payaneses, que representa un renacer de la entrañable experiencia de fe en aquel desfile majestuoso con imágenes llenas de detalle, color, estética y mucha fe como expresión de una idiosincrasia que hace parte de su esencia cristiana y cultural.

Desertaron de la celebración, casi todos los participantes, niños, ancianos y los propios lugareños, también lucieron desmotivados y tristes, los cargueros, sahumadoras, regidores, porta cintas, bandas marciales, los caballeros de la orden ecuestre, los grupos corales, socorristas, soldados y policías, abatidos por el demasiado esfuerzo, y aburridos, ante la decisión arzobispal de alargar la homilía.

Le asiste la razón al señor arzobispo, al considerar que, es la liturgia, el rito central y más importante de la iglesia católica. La vigilia pascual de pentecostés, debe extenderse hasta pasada la medianoche, pues resulta primordial, cumplir con sus cuatro partes: el rito del fuego, la luminaria, el pregón pascual, en una larga expresión litúrgica de la palabra con siete lecturas del antiguo y nuevo testamento, se canta El Gloria y varias canciones sacras, se hace la renovación de las promesas bautismales y la bendición del agua. Según el prelado, es un culto muy importante que no puede ser achicada ni suplantado por otra expresión y tal como lo dispone su autoridad, no es posible sacar la procesión, antes de dos horas y media, mientras se celebra la homilía del misterio más grande que da verdadero sentido a la vida cristiana.

Para Monseñor, OMAR ALBERTO SANCHÉZ CUBILLOS, la liturgia de pascual es un momento exultante de gozo, un rito eje de la fe cristiana al proclamar que la muerte fue vencida por Jesús, una celebración demasiado importante para hacerse de prisa.

Para los payaneses, es inconveniente que la procesión termine después de las tres de la mañana, pues resulta impropia para turistas y feligreses, cargueros y Junta Permanente Pro Semana Santa, resulta impropio, asumir aquel trasegar desconsiderado, pues desmotiva y desluce la tradición de una ciudad que se esmera de manera especial por conservar intacta su tradición. Por el bien de la ciudad y la preservación de este patrimonio histórico, es conveniente conciliar la hora de salida de la procesión del Resucitado, pues no se trata de imponer autoridades, sino conciliar, en una decisión salomónica donde ambas partes les asiste la razón.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?