Descubriendo el encanto paisa

Descubriendo el encanto paisa

Cámaras – fotografías: David Luna – Gerente Proclama

Descubriendo el encanto paisa

Alfonso J Luna Geller

No sé si es porque en nuestra casa aprendimos a disfrutar del descubrimiento de las regiones colombianas cada vez tenemos vacaciones, o porque personalmente desconozco el Mundo extra-fronteras, pero siento que cada peregrinación por la variada muestra demográfica que ofrecen nuestros pueblos, proporciona maravillosos estímulos, físicos y psicológicos, que se convierten en autoestima y conocimiento.

Yo creo que viajar por tierra para conocer e inmiscuirse en las intimidades culturales de nuestras regiones con sus aditamentos costumbristas es una satisfactoria aventura. Creo que es igual a la de explorar los polos de la Tierra, a realizar una expedición por el África, o una excursión por las grandes ciudades europeas, inclusive, a intentar la «conquista» del espacio exterior.

Ya hemos recorrido partes de las costas del Pacífico y del Caribe, incluyendo a la región de Macondo, que es más que el pueblo ficticio descrito en las novelas de García Márquez; el Huila desde el Parque Arqueológico de San Agustín, o su inmenso desierto de Tatacoa, con Observatorio Astronómico, hasta las históricas ciudades de Boyacá que se destacan por su arquitectura, la impresionante escultura del Monumento a los Lanceros, la Casa Terracota, el Pueblito Boyacense, sus artesanías y viñedos. También el sur del país, incluyendo la Laguna de la Cocha, el Santuario de Las Lajas, el Centro histórico de Pasto, la Catedral de Ipiales, hasta el cementerio de Tulcán, ya en Ecuador.

Nos falta la Amazonía, adonde no hemos llegado porque no se puede viajar por tierra, no hemos estado todavía en La Guajira, donde debemos disfrutar, en vivo, de sus paisajes desérticos, las dunas de arena gigantes y las haciendas y las villas pesqueras remotas del pueblo indígena wayuu. Y nos faltan otras regiones, como las inmensas llanuras orientales. Algún día continuaremos hacia esos sitios porque Colombia es un país con más de cien culturas indígenas, por ejemplo, casi imposible que alguien diga que conoce a toda Colombia palmo a palmo, por eso siempre estará vigente la oportunidad de vivir muchas experiencias diferentes en nuestro mismo país durante muchos años.

Guatapé

Pues bien, a mediados de este mes, llegamos a Medellín, desde donde partimos hacia Guatapé, un pueblito paisa con un poco más de ocho mil habitantes, que además de ser un espectáculo de color en la subregión Oriente del departamento de Antioquia, disfrutamos de la gigantesca represa del río Nare, conocida como el Mar Interior de Antioquia, que es uno de los sitios turísticos más apetecidos por los visitantes nacionales y extranjeros.

Descubriendo el encanto paisa
Descubriendo el encanto paisa

Guatapé es un espectáculo de color de calles empedradas, por sus balcones de madera y los zócalos de las fachadas de las casas, que son dibujos y pinturas en alto relieve que hacen referencia a las costumbres, a la flora, a la fauna, a los símbolos patrios, y a los oficios de la gente del pueblo.

Recorrimos, entre otras, la Calle del Recuerdo, cuyos zócalos narran la historia de la colonización antioqueña, adornada de flores que hacen honor a las calles empinadas que fueron inundadas por el embalse, en la que se encuentra una artesanal fuente de agua.

Descubriendo el encanto paisa

Una de las mayores atracciones de la región es el Peñón de Guatapé, conocido también como “La piedra de El Peñol”. Es un monolito de 220 metros de altura ubicado entre los municipios de Guatapé y El Peñol, que cuenta con 702 escalones hasta la cima, donde hay variedad de artesanías y de dulces típicos de la región.

Descubriendo el encanto paisa

En las primeras horas de la noche asistimos a la Eucaristía en la Catedral de Nuestra Señora del Carmen, de estilo grecorromano.

Santa Fe de Antioquia

Después nos trasladamos a Santa Fe de Antioquia, población con algo más de 26.000 habitantes, ubicada en la subregión Occidente. Como curiosidad, la Ciudad Madre o Cuna de la Raza Paisa, como también se le nombra, fue capital de Antioquia desde 1584 hasta 1826, cuando la capital fue trasladada a Medellín.

Santa Fe es monumento nacional por su admirable y hermosa arquitectura de la época colonial. Hace parte de la Red de pueblos patrimonio de Colombia, lo cual estimula su vocación como sitio de veraneo.

Recorrimos el centro histórico desde la plaza central, exactamente en la Catedral de la Inmaculada Concepción, una construcción del siglo XIX de inigualable belleza.

Descubriendo el encanto paisa

A propósito, llama la atención, en casi todos los pueblos antioqueños, el fervor religioso católico. Y es obligatoria la visita al Puente de Occidente, una de las obras de ingeniería más importantes de Colombia que pasa sobre el río Cauca, declarado monumento nacional, de casi 300 metros de longitud. Es el puente colgante más largo de Sudamérica y el séptimo del mundo.

Jardín

Desde aquí decidimos visitar al famoso municipio de Jardín, en el suroccidente antioqueño, uno de los pueblos más lindos de Colombia, con unos 15.000 habitantes. Un pueblito paisa muy colorido, acogedor y de una gran biodiversidad, que también hace parte de la Red de pueblos patrimonio de Colombia.

Aquí se aprecia la arquitectura clásica de la colonización antioqueña desde que iniciamos el recorrido por el parque principal, con su Basílica Menor de la Inmaculada Concepción y la Casa Museo Clara Rojas Peláez.

En Jardín, impresiona apreciar el carácter cívico y comprometido de sus pobladores, que viven en casas con la arquitectura intacta de la tradición popular antigua, con lindas fachadas adornadas con macetas de flores.

Jericó

Otro día fuimos a parar a Jericó, municipio con unos 14.000 habitantes, también en el suroeste antioqueño, de la Red de pueblos patrimonio de Colombia. Es conocido como La Atenas del Suroeste, dado el progreso y la cultura de su gente. Aquí fue donde nació la religiosa Laura Montoya Upegui, mejor conocida como la Madre Laura, única santa colombiana reconocida por la Santa Sede.

En el parque principal se siente la cultura cafetera y ganadera. Jericó es El Reino del Carriel, o guarniel, símbolo del municipio y de la región en general.

La riqueza patrimonial de la arquitectura republicana y de la colonización antioqueña, se entremezcla con la alegre cultura paisa. Evidenciamos gente trabajadora y hospitalaria, siempre dispuesta a hacer sentir a gusto a los visitantes.

En la casa natal de Santa Laura Montoya Upegui visitamos la capilla, así como la sala donde se encuentra la pila bautismal, en la cual fue bautizada cuatro horas después de nacer. Otras salas con objetos personales como el crucifijo que la acompañó en su agonía, su hábito, la colcha con la cual tendía la cama, la mesa donde acostumbraba a escribir, fotografías de su familia, más otros objetos personales, así como los libros que escribió y hasta una reliquia de una parte de sus costillas. También se observan documentos de su beatificación en 2004 y de la canonización en 2013.

Descubriendo el encanto paisa

De las profundas aguas del Embalse Peñol-Guatapé, emana una estructura metálica símbolo de la memoria de un pueblo. Es la Cruz del Viejo Peñol que recuerda que en este sector quedaron sepultados más de 250 años de historia del antiguo poblado urbano del municipio de El Peñol. La cruz, de 25 metros de altura, está ubicada precisamente en el punto exacto donde se encontraba el templo parroquial y su construcción se dio luego de que se derribara el frontis de la edificación religiosa, la cual, en un inicio, se acordó sería la estructura que quedaría en pie haciendo memoria del pueblo.

El Malecón es un paseo de novecientos metros que rodea el embalse, desde donde se embarcan los visitantes en lanchas, barcos, planchones, veleros y motos de agua para disfrutar del embalse.

Descubriendo el encanto paisa

El carriel o guarniel es una prenda autóctona de diseño único, con más de ciento veinte años de tradición, que funciona como bolso personal, cuyo interior contiene doce bolsillos en los que los arrieros de otras épocas guardaban sus navajas, estampas religiosas, tabacos y amuletos. Incluso, era propicio para proteger las cartas de amor y fotografías de las amadas, muy populares en esta tierra fecunda para el romanticismo y la poesía.

Descubriendo el encanto paisa

En el Parque Principal de Jericó, frente a la Catedral, de estilo moderno, nos encontramos con otra delegación de quilichagueños que hacía el mismo recorrido por los pueblos antioqueños. La comitiva era liderada por Bladimir Velasco García, funcionario de Emquilichao.

Descubriendo el encanto paisa

Nos llamó la atención que, en Jericó, en la Catedral de Nuestra Señora de la Mercedes, el atrio de entrada al Museo de Arte Religioso, parece estar dedicado a la veneración política: hay dos inmensos bustos de Mariano Ospina Pérez y Laureano Gómez Castro, de los que no se encuentran referencias a pesar de su ostentación. La impresión que queda en el visitante es que la identidad cultural de esta región está íntimamente conectada con los valores y con el pensamiento de estos expresidentes, máximos representantes históricos del Partido Conservador Colombiano. El primero, paisa, nieto y sobrino de dos expresidentes, empresario, exgerente de la Federación Nacional de Cafeteros, y presidente entre el 7 de agosto de 1946 y 7 de agosto de 1950. El segundo, su sucesor, bogotano, llamado por sus partidarios El Hombre Tempestad, El Tribuno del Siglo XX, El Monstruo, y por sus adversarios liberales como El Basilisco, “elegido” presidente en 1950, cuando fue el único candidato en unas elecciones a las que el partido Liberal no se presentó “por falta de garantías”. En contraste, posó para esta fotografía el director de la Red de Medios de Comunicación Proclama del Cauca y Valle. En la siguiente fotografía de Alberto Palacio Roldán, Archivo Biblioteca Pública Piloto, aparecen los dos personajes en el mismo orden.

Descubriendo el encanto paisa

Aquí el tiempo se paralizó, dijo David, cuando apreció frente a las guarnielerías, una típica cantina paisa llena de arrieros ensombrerados, con sus carrieles y ponchos, con hermosas mulas y caballares de paso fino amarrados a las puertas.

Copyright© 2005 - 2022. Prohibida reproducción total o parcial de este sitio. EL uso de este sitio web implica la aceptación de los terminos y condiciones.
Sitio desarrollado por WebPrex SAS.
Todos los derechos reservados.

Powered By
Logo WebPrex
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?