ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 18 de mayo de 2024. Última actualización: Hoy

Desactualización del POT y PEMP frena importantes obras en Popayán

El jueves 14 marzo, 2024 a las 9:17 am
Desactualización del POT y PEMP frena importantes obras en Popayán
Desactualización del POT y PEMP frena importantes obras en Popayán.

Felipe Solarte Nates

De nuevo la desactualización del Plan de Ordenamiento Territorial, y los remiendos parciales hechos durante anteriores administraciones municipales al POT y al Plan Especial de Manejo del centro histórico de Popayán, PEMP, más el acelerado tramite de proyectos, son factores que se juntan para que obras de interés público, como la construcción de la galería del barrio Bolívar, la avenida de los Próceres y la Torre de 10 pisos para el hospital San José, gestionadas durante la administración de Juan Carlos López Castrillón, tengan tropiezos para iniciar su construcción, después de gestionar recursos ante el gobierno central.

Algunos políticos y profesionales que critican los proyectos, aducen que fueron licitados y adjudicados en procesos cuestionados por su rapidez y falta de transparencia.

Acerca de la galería del barrio Bolívar, señalan que no concertaron suficientemente con los vendedores y usuarios.

En el caso de la torre de 10 pisos para el hospital San José, se aduce que esta obra no puede iniciarse, por estar en el área de influencia del Centro Histórico y según el plan parcial de manejo, sólo se permite la construcción de edificios de cinco plantas, tal como declaró en radio 1040, el abogado Alejandro Zúñiga Bolívar, quien fue asesor del alcalde Cesar Cristian Gómez y de su hermano Francisco, entonces director de la Oficina Asesora de Planeación, cuando aprobaron modificaciones parciales al POT y al PEMP.

Sin embargo, críticos de esta posición, destacan que años antes, a sólo dos cuadras del parque Caldas y al lado del puente del Humilladero, construyeron el edificio de la Lotería del Cauca, de 8 pisos y detrás de la demolida estación del ferrocarril levantaron varios bloques de apartamentos, de 10 pisos cada uno.

En reunión de la Comisión Primera del Concejo Municipal de Popayán, celebrada en la tarde del viernes 8 de marzo, Alexander Vargas, de la curaduría urbana #2, indicó que la torre del hospital no se levantaría en el propio centro histórico sino en su área influencia. El médico José Luis Diago, excandidato a la alcaldía de Popayán y actual concejal, manifestó que esperan superar los contratiempos para sacar adelante la construcción de la torre, que no sólo es para el área administrativa, sino que también amplía espacio para atención médica, fisioterapia, laboratorios, y centros de investigación y además cuenta con helipuerto en el que puedan descender naves pequeñas transportando pacientes y órganos para trasplantes. Además, la nueva torre fortalecería el Cluster de servicios de salud que se ha desarrollado en el vecindario del hospital, incluido el sector de la Estancia, donde hay varias clínicas, farmacias, proveedoras de insumos hospitalarios, laboratorios clínicos y oficinas de consultorios y administrativas. Cluster que, al ser reforzado con nuevos servicios en la ciudad, evitaría que habitantes del área de influencia de Popayán tengan que viajar continuamente a Cali en demanda de atención especializada.

El abogado Mario Cajas, señala, que por la falta de claridad en las normas que rigen la construcción en el centro histórico y área de influencia, es que se presentan estas confusiones e interpretaciones ambiguas: muy exigentes en algunos casos y laxas en otras en cuanto a modificaciones en las edificaciones antiguas y nuevas construcciones de varios pisos en el propio centro histórico, o en su área de influencia.

Ante inconsistencias similares, hace varios años, el abogado Cajas, presentó una acción popular para que el PEMP se revise y actualice. El Tribunal del Cauca ordenó en diciembre de 2022, que el Ministerio de Cultura y la Alcaldía tenían 10 meses de plazo para avanzar en el estudio e implementación del Nuevo PEMP, pero esta disposición no se ha cumplido. El PEMP tiene que ir en armonía con el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, y prevalece sobre este para regular el uso del suelo el sector antiguo, que ocupa más o menos el 8% del área de la ciudad.

OBRAS ADJUDICADAS A CONTRATISTAS Y SIN PODER INICIARLAS

El apresuramiento en la convocatoria a licitaciones públicas, la acelerada adjudicación de los contratos y el no lleno de algunos requisitos previos en el trámite de licencias, ha frenado el inicio de obras ya contratadas, como la avenida de los Próceres y la torre de 10 pisos del Hospital San José.

En el caso de la Avenida de Los Próceres, entorpece su ejecución la colcha de retazos propiciada por el POT desactualizado, debido a que un tramo del trazado está clasificado como área urbana y otro rural -a pesar de estar en medio de urbanizaciones-, y por esta razón requiere licencia ambiental  expedida por la CRC, que el año pasado se negó autorizarla, después que un grupo de habitantes de Villa Robledo, -entre ellos el entonces director de la CRC- objetaron la obra porque afectaba un humedal, estaba a 10 metros del río Cauca y atravesaba el área recreacional de su urbanización, incluida la piscina.

El ingeniero civil Hilman Samboní Adrada, presidente de la Asociación de Ingenieros del Cauca, recomienda modificar el trazado de la vía, argumentando que para conectar a la carrera 9ª (antigua Panamericana), con la variante al occidente y además con la carrera 6ª, al oriente, sería mejor abrirla por la calle 35 Norte, donde hay más espacio para construir una glorieta que agilice el tráfico por la carrera 9ª, y no por la calle 32 que no tiene espacio, y por donde debe construirse, según quedó estipulado en la ley, que para su financiación, con recursos del gobierno nacional, gestionó Luis Fernando Velasco, cuando fue senador. El problema es que como con la ley iba incluido el trazado, (caso excepcional, según el ingeniero Luis Orlando Muñoz), este debería ser modificado por otra ley aprobada por el Senado, lo que además del trámite de la licencia ambiental, retardaría aún más su inicio, opina el ingeniero Jorge Campo.

Fuera de que obras como la avenida de Los Próceres y la torre del Hospital San José, que son financiadas con recursos de la nación y fueron adjudicadas en licitaciones aceleradas, llama la atención, que por otros motivos y con participación de usuarios de la galería del barrio Bolívar ayudados por políticos en campaña, esta obra no pudo realizarse a pesar de contar con más de $20.000 millones para construirla.

Lo cruel fue que algunos de los vendedores que se opusieron al proyecto, hace pocos días denunciaron que en la galería ya hay acaparadores de hasta 8 puestos de venta que han desplazado a veteranos ocupantes, y proponen que se haga la nueva, después de un riguroso censo de vendedores; pero en la Plazoleta Albán, al frente de la actual galería, en cuyo lote podrían construir  mesas largas, cafeterías, ventas de artesanías y obras de uso público y recreativo, complementarias con el malecón del río Molino que dejó diseñado la anterior administración.

Llama la atención, que, por no actualizar el uso del suelo en todo el municipio, con el POT, ni el manejo especial del centro histórico, con el PEMP, el caos urbanístico de Popayán se manifieste en el progresivo “apeñuzcamiento” de carros y motos por las principales vías y en la congestión del centro, que debería ser más peatonal y de vocación turística. También en la proliferación de urbanizaciones piratas y condominios absorbiendo veredas, y con el cobro de impuesto predial que empezó a actualizar la administración anterior al firmar un convenio con el IGAC, para implantar el catastro multipropósito, que si bien, significó mayores ingresos propios para el municipio, desencadenó gran cantidad de reclamos por exageradas alzas que tienen en aprietos a sus propietarios.

Todos estos factores impiden la ejecución de vías y obras urgentes cumpliendo las normas urbanísticas y ambientales y un plan de desarrollo coherente, y, que esto lleve a su retraso o sean expuestas a desgastantes pleitos jurídicos, después de haber obtenido millonarios recursos de la Nación, que no pueden aprovecharse, como sucedió con la galería del barrio Bolívar.

También preocupa que un municipio como Popayán, con limitados ingresos propios por concepto del predial, plusvalía urbana, industria y comercio, sin cobro de valorización y además soportando una elevada deuda con los bancos y los ingenieros Solarte, no pueda ejecutar proyectos financiados por el gobierno central, después de gestión adelantada por alcaldes, como Juan Carlos López Castrillón, en asocio con algunos congresistas, porque hubo apresuramiento a la hora de diseñar las obras, adjudicar licitaciones, empezar a construirlas, y las desactualizaciones e inconsistencias del POT y el PEMP impiden su aprobación, y además para licitarlas, adjudicarlas e iniciarlas no hicieron los trámites correspondientes. Como si esto fuera poco, aparecen opositores políticos que cierran posibilidades de modificar los proyectos, después de ser contratados, prefiriendo que no se hagan y que se pierdan los recursos, con la esperanza, de que, en el futuro, cuando ellos sean alcaldes, las puedan ejecutar, olvidándose del consuetudinario y cíclico canibalismo político imperante en la ciudad, que los hará víctimas de su propio invento, pues tampoco se las dejarán hacer y Popayán seguirá cada vez más jodido.

La no construcción de la galería del Bolívar también dejó trunco el plan integral de recuperación socioeconómica, ambiental y urbanística del sector que se complementaría con la construcción del malecón del río Molino, en el trayecto desde el Hospital hasta el puente del Humilladero, que tampoco pudo iniciar la anterior administración y buscaba ordenar el mercado de productos agropecuarios, fortalecer la vocación eco-turística de la ciudad y de paso solucionar el problema social creciente alrededor del “planchón”, donde al estilo del viejo “Cartucho” de Bogotá, se ha conformado un ghetto de venta y consumo de alcohol, marihuana, basuco, heroína y otras sustancias, con algunos habitantes de la calle, adictos y refugiados en cambuches levantados a orillas del río y bajo los puentes, creando graves problemas de salubridad y seguridad en el área de influencia, afectando inclusive, a quienes en la noche y madrugada tienen que salir y entrar por la sección de urgencias del Hospital.

A la administración del alcalde Juan Carlos Muñoz, le correspondería impulsar no sólo la ampliación del hospital San José. También la construcción de la nueva galería, la recuperación de la avenida de los Estudiantes y la construcción del malecón del río Molino.

Para la definición del permiso de construcción a la torre del hospital SJ, ubicada en la manzana 0345, la Junta de Patrimonio, posiblemente se reuniría el 21 de marzo.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?