Sábado, 25 de septiembre de 2021. Última actualización: Hoy

Del paro de transporte

El martes 5 abril, 2016 a las 7:14 am
Carlos E. Cañar Sarria

carlosecanar@hotmail.com

Carlos E. Cañar Sarria.

            No se puede presuponer una sociedad sin conflictos, éstos además de inevitables, son necesarios porque traen cambios. Lo importante de los cambios es que sean para mejorar. La mejor manera de resolverlos es el diálogo y las concertaciones y para ello debe contarse con la voluntad política de los actores involucrados en el conflicto.

Desde el pasado viernes 1 de abril, Popayán amaneció sin transporte público porque las empresas transportadoras decidieron decretar un paro; taxis, buses y busetas dejaron de prestar un servicio que es imprescindible para que la vida ciudadana transite con normalidad. En el momento de escribir estas líneas el paro sigue con las naturales consecuencias.

Lo cierto es que el alcalde César Cristian Gómez hizo una campaña en la que anunció una serie de cambios para aplicarlos en el ejercicio de la administración local. Su discurso de cambio logró calar en la ciudadanía y eso explica su éxito electoral rotundo al obtener una votación histórica.

Los transportadores reclaman por el ajuste del Pico y Placa, argumentando que afecta sus intereses y por lo tanto no están de acuerdo que se haga al estilo Cali y otras ciudades del país, por algunas horas y no durante todo el día. El alcalde está cumpliendo una promesa de campaña, de hacer ajustes a esta modalidad paulatinamente hasta su desmonte definitivo en la medida que se vayan resolviendo los problemas de movilidad. La evaluación del reciente ajuste, según encuestas y estudios ha sido positiva puesto que indica una aceptación ciudadana  con casi un 65% de favorabilidad.

El alcalde ha sido enfático en afirmar que él se comprometió a gobernar pensando en el bienestar de toda la ciudadanía y no se comprometió a ser el alcalde de ciertos sectores que estén tentados a sobreponer los intereses privados a los intereses colectivos. Por eso ha advertido-con razón-que él es el alcalde de la ciudad y no de los transportadores. Eso no quiere decir que desconozca a este importante gremio, sino que enfatiza que primero hay que pensar en lo que quiere la ciudadanía sin circunscribirse a lo que aspira el gremio transportador. Que según noticias, los transportadores también pretenden entre otras cosas, el incremento de tarifas, resolución al problema del mototaxismo, etc. Inquietudes que pueden ser legítimas pero que no se pueden resolver bajo presiones que resulten lesivas a la ciudadanía.

Según la administración municipal, hace unos días se sostuvieron reuniones con representantes de los transportadores y se había quedado en continuar las conversaciones el 6 de abril. Por eso el pasado viernes sorprendió el paro, lo que tildó el alcalde de falta de seriedad por parte de los transportadores.

Que este paro tiene sus implicaciones, desde luego que sí; sin embargo, el alcalde reiteró estar dispuesto al diálogo pero no ceder a presiones que se interpongan al bienestar ciudadano. Como forma de mitigar el trastorno citadino, se anuncian algunas estrategias transitorias para prestar el servicio de transporte  mientras se avanza en las negociaciones y se supera el paro. Se trata de un plan de contingencia que garantice la movilidad; otros vehículos prestarán el servicio con las mismas tarifas de las establecidas para el transporte público. Por lo que se prevé, con algunas dificultades estas medidas garantizarían las actividades educativas y laborales, mientras dure el paro.

Como balance de lo que se lleva de días del paro, lo que se siente es que la ciudadanía respalda las posturas del alcalde, mientras se escucha en la calle y en las redes sociales el deseo de darle continuidad al reciente ajuste del Pico y Placa; además de sacar a flote la necesidad del mejoramiento del servicio del transporte público que presenta demasiadas deficiencias y la superación de una serie de anomalías con las que la ciudadanía no está de acuerdo. Frecuentes quejas de un mal servicio, irrespeto de rutas, tarifas elevadas, mal estado de vehículos, descortesía de algunos conductores, etc. El paro y las negociaciones darían ocasión para comprometer a las empresas de transporte en mejorar la calidad de este importante servicio público.

Se espera que a los negociadores les caracterice el buen juicio, que frente al choque de intereses se excluyan medidas de fuerza y se permita resolver este conflicto de manera racional; escuchar y tramitar con detenimiento las inquietudes de los transportadores pero ante todo, en los acuerdos tener en cuenta los intereses y aspiraciones de la ciudadanía. El alcalde Gómez Castro tiene la primera prueba difícil de su administración que de alguna manera compromete su legitimidad; por eso, el deseo de muchos ciudadanos es que acierte en las negociaciones por el bien de toda la ciudad. Un video compartido en Facebook permite observar y sentir un alcalde seguro, argumentativo y decisivo. Es importante que ante un hecho de interés ciudadano, la ciudadanía conozca los puntos de los acuerdos cuando éstos se produzcan.

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?