ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 4 de agosto de 2020. Última actualización: Hoy

Declaración de amor conyugal

El sábado 22 febrero, 2020 a las 2:29 pm

La más bella declaración de amor conyugal, por Rembrandt. Más cinco citas

Declaración de amor conyugal

Está Rembrandt departiendo en la taberna con un grupo de amigos cuando entra un vendedor de flores. El pintor compra toda su “mercancía”, y le ordena que se las lleve a su esposa, Saskia. (Esta escena -y la que a continuación describo-, pertenecen a la película Rembrandt (1936), del director Alexander Korda).

Unos instantes después sus amigos le azuzan para que pinte la que sería su célebre y monumental Ronda Nocturna (3,59 m. 4.38 m.).

Rembrandt responde que no tiene tiempo, porque debe pintar a su esposa Saskia.

Alguien pregunta; socarronamente, cómo es posible que un hombre quiera pintar a su esposa después de siete años de matrimonio (todo el grupo; hombres y mujeres, estalla en risotadas).

Y Rembrandt, sonriendo; socarronamente, responde con el que, junto al Cantar de los cantares, es el más bello “discurso” de amor conyugal que yo conozco:

-Había un hombre en la tierra de Ur. El Señor le concedió todo cuanto un corazón humano pudiera desear. Pero además de eso, ese hombre estaba enamorado de su esposa.

-Debía tener un secreto. Interrumpió un amigo.

-Lo tenía, dijo el pintor.

-Me gustaría conocerlo. Dijo el amigo.

Y Rembrandt continuó:

Una vez tuvo una visión: una criatura medio niña, medio mujer, medio ángel, medio amante pasó rozándole, y de repente él supo que cuando una mujer se entrega a un hombre, este posee a todas las mujeres. Mujeres de todas las edades, clases y razas; y más que eso: la luna, las estrellas y todos los milagros y las leyendas. Son tuyas las muchachas de piel morena que inflaman tus sentidos con sus fuegos, las serenas mujeres de cabellos amarillos que te tientan y se escapan, las dóciles que te sirven, las sutiles que te atormentan, las madres que te engendraron y te amamantaron, todas las mujeres que Dios creó de la prolífica fecundidad de la tierra son tuyas en el amor de una mujer.

-¿Cómo? Preguntó el amigo. Y el pintor responde:

-Echa suavemente un manto púrpura sobre sus hombros, y se convierte en la reina de Saba. Apoya ciegamente tu despeinada cabeza sobre su pecho, y ella es Dalila esperando sojuzgarte. Quítale sus adornos, despoja su cuerpo hasta el último velo, y ella es la casta Susana, cubriendo su desnudez con manos temblorosas. Contémplala igual que contemplarías a mil mujeres extrañas, pero no la llames nunca tuya, porque sus secretos son inagotables y nunca llegarás a conocerlos todos. Llámala por un solo nombre. Yo la llamo SASKIA.

CINCO CITAS

Hay algunos que así componen y arrojan libros de sí como si fuesen buñuelos. (El Quijote II, capítulo 3)
————————– o —————————-

Y la niña que es sorprendida con las manos en la bragueta de un hombre, da que pensar mal de su honestidad. R. Arlt (Los lanzallamas)
————————– o —————————-

Dios creó al hombre y al no encontrarlo demasiado solo, le dio a una compañera para hacerlo sentir mejor su soledad. Paul Valéry
————————– o —————————-

La luz del sol vale más que los pensamientos de todos los filósofos y de todos los poetas. Fernando Pessoa
————————– o —————————-

Es divinamente hermoso y bueno, sencillo y antiquísimo, ir a pie. Robert Walser
————————– o —————————-

Otras publicaciones de este autor:

Declaración de amor conyugal
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta