ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 22 de septiembre de 2019. Última actualización: Hoy

De ti depende

El jueves 3 enero, 2019 a las 2:51 pm

De ti depende

De ti depende

De ti depende

Imagen: http://bit.ly/2VvkqmH / Por Danna Dávila

Si me preguntas si te quiero, no queda duda. Te quiero y mucho. De no ser así, no te hubiera dado mi palabra de que quiero estar junto a ti en un proceso de rehabilitación que es tanto tuyo como mío. En ti veo un espejo y un pasado superado que me sirve de experiencia. La puerta es ancha para entrar pero angosta para salir. De allí logran salir tres de cien. La curiosidad mata al gato y la confusión lleva a la desesperanza. Me hace sentir grande saber que pude salir del cajellón sin salida y que el cambio hay que buscarlo: no es lo que yo merezco: soy mucho más que eso. Yo soy amor como lo eres tú: Somos alegría, risas, sueño, esperanza: vale la pena vivir el presente.

Que tú seas botaratas, histérica, enojada… que no te hagas entender, que manipules la situación a tu conveniencia, que te guste hacer pataletas, llamar la atención, llevar la contraria y que seas ingenua, no te hace ser ni más ni menos que nadie: simplemente te hace ser tú. Más allá, estás perdida, prisionera de una falsa percepción de ti. El peso que llevas te ha dejado ciega y muda: por eso gritas, manoteas, odias, mientes. Te has llenado de miedos e inseguridades.

Duele que existan tantas cosas y nos conformemos con tan poco y creamos que es todo lo que existe. Te invito a abandonar ese viaje exterior de estar pero no ser, de escapar de ti. Te aseguro que el problema se irá contigo: tu egoísmo de tener la razón, de ser portadora única de la verdad. Recuerda que tú puedes estar en lo cierto y los otros también. Siempre cometemos errores. Qué grandioso perdonar y ser perdonados. La ambición al dinero es agradable pero no imprescindible. La seguridad y las respuestas están en uno mismo. Viaja hacia el interior lo que realmente eres: no lo que el otro quiere que seas. Recupera tu identidad, encuentro invisible ante los ojos. Ríete de ti, sé la mejor versión de ti, re-aprende.

Vive con un propósito: no sientas miedo amar. Demuestra que amas y mira lo que sucede. No sientas miedo a ser lastimada, corre el riesgo. Siempre puedes optar por perdonar. Pon el corazón en todo lo que emprendas, sal de la rutina, escapa de clase, roba un beso, ponle sal al jugo y azúcar, siéntate encima de la mesa, márchate sin pagar la cuenta, equivócate y mucho, no importa que pierdas… Pero no pierdas la lección. No hagas lo fácil confuso, ni lo confuso fácil.

Lo más difícil en el mundo es ser lo que no eres. Lo más confuso es ser lo que el otro quiere que seas. Lo más fácil es ser auténtica, espontánea, autónoma, defectuosa, emprendedora, ecuánime, guerrera de corazón. El lado que más alimentes ese ganará, sólo depende de ti. Perdóname cuando soy dura y, tal vez, fría. También tengo miedos: a que te pierdas, a que mueras de una sobredosis, a ser la responsable, a que me despistes, a que no quieras ser más mi amiga: a no poder “salvarte”.

De ti no depende que te quiera como te quiero, mi brabucona hermosa. Tampoco depende de mí que hoy sea tu gran día para decir basta. No más yo no puedo, yo me lo merezco. Dedica más tiempo a soñar, a quererte y a querer, a perdonarte y a perdonar, a sentirte y al otro. Conoce tu cuerpo, limpia cada uno de los rinconcitos que lo componen. Es el vehículo que te conduce a donde quieres ir. El cambio viene de adentro. ¡Siempre puedes estar mejor o estar peor! Depende de ti.

Deja Una Respuesta