ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Martes, 22 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

DE PLANETA TIERRA A FEDEGAN…

El jueves 4 febrero, 2016 a las 8:49 pm
Ana Milena López de Vélez

Ana Milena López de Vélez

Como productores de leche del Eje Cafetero, desde hace 20 años cada quincena aportamos al Fondo Nacional del Ganado una buena platica, descontada en la factura directamente por la planta procesadora a la que vendemos nuestra leche refrigerada.

Y con espíritu solidario nos ha parecido que esa platica – que entendemos es un ahorro depositado en el Fondo Nacional del Ganado para invertir en cosas buenas para nosotros y para el sector ganadero del país – es un aporte que puede traer prosperidad y desarrollo al sector rural. También el Gobierno dirá que el Fondo es de él por aquello de la parafiscalidad…

Los primeros que deberían verse beneficiados son el propio ganadero, los trabajadores y sus familias. Y qué pena decirles, señores miembros de la Junta Directiva del Fondo, pero aquí solamente se les ha sentido el efecto en que no tenemos que pagarle al veterinario que viene a aplicar la vacuna contra la Aftosa. Eso sí, se le paga aparte la vacuna. En el presupuesto 2015 adjudicaron $33.000 millones para este servicio de Sanidad Animal. ¿A cómo sale cada animal vacunado?

Cuando la proyección de aportes de los productores para el año 2016 es de $80.000 millones de pesos, según lo estimó el Fondo en su primera Junta del año realizada el pasado viernes 29 de Enero, no puedo menos que preguntarme horrorizada cuál es la responsabilidad de ustedes frente a la generación de bienestar de los productores que llevamos 20 años entregándoles esa platica…

Ya sabemos que el Fondo firmó un Contrato de Administración con FEDEGAN, léase José Félix Lafaurie y su Junta Directiva. Y que dicho Contrato se renovaría automáticamente de diez en diez años pero… ¡¡ paró veinte años después, en este 2016!! Bien por el ex Ministro de Agricultura Juan Camilo Restrepo que decidió que las cosas no podían seguir así. Bueno, me imagino que le preguntó al Presidente Santos. La responsabilidad no se puede delegar.

¿Será que vamos a tener algunos cambios positivos y podremos esperar – esperanzados como cada año – algún otro hecho de prosperidad en nuestros hatos por cuenta del Fondo Nacional del Ganado? Así lo esperan los 500.000 predios censados por FEDEGAN y que además cuidan y responden por 22,6 millones de cabezas de ganado a la fecha. Porque para Ciencia e Investigación se destinaron $32.000 millones el año pasado y entendemos que el proyecto central es el de Sistemas Silvopastoriles.

Ahora hablaré nuevamente del bienestar local. En este caso para los profesionales veterinarios, zootecnistas y técnicos agropecuarios que vacunan el ganado y  son pagados con plata del Fondo. Serían los siguientes beneficiados en la simple lógica. Viven en la región, conocen a los ganaderos, conocen las veredas y los caminos, la gente les tiene confianza.

¡Más maltratados no podrían ser! Lo primero. Hace dos años dejaron de firmar su pírrico contrato de cuatro semanas por semestre con FEDEGAN. Ahora lo firman con una empresa de empleos temporales. Ni porque el representante legal de FEDEGAN, que no es Lafaurie, pagara con plata de su bolsillo. A ellos les pagan con la plata del Fondo, la que ahorran sus amigos, sus compadres, sus vecinos. Plata de cada litro de leche que nosotros vendemos, o de cada kilo de carne. Y no queremos que sean tratados así.

Lo segundo. Los vacunadores profesionales llevan veinte años vacunando y veinte años esperando una oportunidad para ingresar a la planta de profesionales de FEDEGAN. ¡Ni más faltaba! O entonces de las 14 UDR’s en las que organizaron el trabajo de campo en este país; como las UDR’s tienen cada una su representante legal, intuyo que son otros entes legalmente distintos a FEDEGAN.

En veinte años no se ha abierto una oportunidad, una vacante, un hueco donde sean convocados a presentar su Hoja de Vida. El presupuesto para Personal es de $5.000 millones de pesos cada año. ¿A dónde están allí los profesionales que conocen todos los predios y son la cara conocida de FEDEGAN ante los ganaderos? Ellos van cargados a vacunación. Punto.

¿Qué a quien conocemos de FEDEGAN? Al profesional vacunador. A nadie más. Y resulta que ahora no es de FEDEGAN.

Este análisis llega hasta aquí. Para qué hablar que el precio de la leche ha subido $100 pesos en diez años. Eso ya lo sabemos. ¿Para qué hablar de lo estupefactos que quedamos los ganaderos cuando vimos la ausencia de FEDEGAN de las negociaciones previas al Tratado de Libre Comercio, por el cual nos habríamos hecho arrancar hasta la cabeza para que quedara redactado ajustado a nuestras circunstancias colombianas? Eso ya sucedió. ¿Para qué hablar de que nuestro Fondo Nacional del Ganado obtuvo de la Superintendencia la aprobación para acogerse a una “Ley de Quiebra” y evitar con ese respaldo que los acreedores despedazaran a FRIOGAN en sus cinco pedazos, manteniendo la vida del monstruo come cabezas que ya va a completar de engullirse 400 mataderos municipales?

¿Qué dirán todos los responsables? ¡Que se hagan entrevistas por TVGAN! Y que las graben para que se puedan ver después.

Deja Una Respuesta