ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Miércoles, 20 de noviembre de 2019. Última actualización: Hoy

De los sistemas presidencial y parlamentario

El miércoles 10 septiembre, 2014 a las 9:37 am
Carlos E. Cañar Sarria

CARLOS E. CAÑAR SARRIA [email protected]

Los artículos 188 y 189 de nuestra Constitución Política conciben los deberes y obligaciones, al igual que las atribuciones y competencias del presidente de la República. En el análisis de estas disposiciones constitucionales- sobre todo a lo que señala el artículo 189-  se puede evidenciar que se concentra mucho poder en el Ejecutivo, es decir, en la figura del presidente. Este funge como jefe de Estado, jefe de gobierno y suprema autoridad administrativa. Dentro de las múltiples atribuciones podemos resaltar: nombrar y separar ministros y directores de departamentos administrativos, dirigir las relaciones internacionales, dirigir la fuerza pública; accionar como jefe supremo de las Fuerzas Armadas de la República, conservar y restablecer el orden público en todo el territorio, dirigir las operaciones de guerra cuando las circunstancias lo ameriten, proveer la seguridad exterior de la república, instalar y clausurar las sesiones del Congreso, sancionar y promulgar las leyes, obedecerlas y velar por su estricto cumplimiento; modificar la estructura de los ministerios, departamentos administrativos y demás entidades u organismos administrativos nacionales, de acuerdo a la ley, conferir grados a los miembros de la fuerza pública, ejercer la inspección y  vigilancia de la prestación de los servicios públicos, organizar el crédito público, etc.

Montesquieu es uno de los grandes pensadores liberales que está de acuerdo con la teoría de la separación de poderes, la cual pretende restarle poder al ejecutivo para evitarle caer en poderes omnímodos. Es algo ideal en la configuración de los regímenes políticos democráticos modernos  que el sistema político no lo permite. Esto no sólo ocurre en Colombia, en los demás países latinoamericanos pasa lo mismo.

En el sistema presidencial la responsabilidad política del gobernante es limitada. No existe moción de censura que implique que el parlamento pueda obligar la renuncia de algunos ministros o del gabinete en pleno, con el jefe de gobierno a la cabeza. El parlamento a través de las cámaras puede citar a debates a ministros y altos funcionarios como consecuencia de un voto de censura pero no obligar la renuncia de un presidente que tiene un periodo determinado, a no ser que exista una acusación formal contra el presidente.

El sistema parlamentario  denominado también sistema de gabinete, se caracteriza porque el ejecutivo está dividido en dos elementos constitutivos: un jefe de Estado (presidente o rey) y un jefe de gobierno (gabinete encabezado por el primer ministro), una especie de ejecutivo doble. El jefe de gobierno y su respectivo gabinete se hacen responsables ante el parlamento, el cual tiene el poder de revocar el mandato del gobierno y éste  el poder de disolver el parlamento. El parlamento influye directamente en la composición del gobierno, sin limitarse a privilegios en el trabajo legislativo, aprobación de presupuesto y control de la administración.

Este sistema ha sido propuesto en algunos países latinoamericanos pero jamás se ha implantado de manera estable. En Chile, Argentina y Brasil se han dado tentativas de instauración pero no más. Una nueva propuesta de sistema parlamentario en Brasil fue derrotada por referéndum en 1993. Factor en contra ha sido la tradición presidencialista, que ha funcionado dentro del esquema del Estado democrático liberal, sin que ello excluya gobiernos autocráticos. El sistema parlamentario al igual que el presidencial, entre otros aspectos, se fundamentan en la elección de los gobernantes mediante el sufragio universal y en la separación de los poderes. Es importante señalar la diferenciación entre sistema presidencial y presidencialismo, este último es la degeneración del primero y se caracteriza porque el presidente resulta con poderes omnímodos, al estilo de los regímenes dictatoriales que se implementaron en América Latina, sin que ello implique que el presidencialismo no pueda manifestarse en países que aplican la democracia representativa donde las Constituciones conceden excesivos poderes a los ejecutivos y ello hace que los presidentes abusen de las facultades constitucionales. En el caso colombiano, un ejemplo ha sido históricamente la utilización excesiva de medidas de Estado de Sitio por parte de  los gobiernos a partir de 1949 o a la Conmoción Interior vigente con la Constitución de 1991. No ha faltado también, quien con la ambición de perpetuarse en el poder haya abusado de las disposiciones constitucionales, haciendo degenerar el sistema presidencial en presidencialismo.

La propuesta de implementar en nuestro país un sistema parlamentario desde hace varios años viene sonando, la cual no ha estado exenta de múltiples controversias. Quienes lideran la iniciativa sobre el equilibrio de poderes actualmente, ¿qué pensarán al respecto?

Coletilla: Preguntamos al alcalde Fuentes: ¿En qué va el proyecto de terminación del segundo tramo de la Vía Pomona? ¿Hay o no esperanzas de que se culmine toda la obra en este año? De otro lado, felicitaciones por la señalización de las calles y avenidas que se viene implementando. Ahora falta atender los huecos y la congestión vehicular en el centro histórico.

Deja Una Respuesta