Sábado, 20 de julio de 2019. Última actualización: Hoy

De la situación del alcalde…

El lunes 4 febrero, 2019 a las 4:11 pm
De la situación del alcalde…

De la situación del alcalde…

De la situación del alcalde…

Sin duda alguna, el suceso más destacado de la semana pasada a nivel local es la medida de aseguramiento contra el alcalde de Popayán emitida por un juzgado, lo cual ha inquietado a la opinión pública, como naturalmente sucede en estos casos.

Lamentable para la ciudad porque esta situación afecta la gobernabilidad del municipio que viene adelantando una serie de obras y anunciadas otras para el presente año, de fuerte impacto social. La interinidad en el gobierno no es nada saludable para un municipio como el nuestro donde consuetudinariamente ha sido caracterizado por el olvido estatal y por la poca o nula sensibilidad social de los alcaldes.

Las decisiones judiciales en un Estado de Derecho son respetables y hay que acatarlas; requiere la aplicación de la universalidad de la ley, que debe aplicarse indistintamente a todos; con ello se desvirtúa la concepción de que las leyes son para los de ruana. O todos en la cama o todos en el suelo, así debe ser si es que aspiramos comenzar a democratizar una sociedad acostumbrada a la exclusión y al privilegio.

Dura es la ley pero es la ley, qué le vamos a hacer.

Los líos penales en que pueda haber ocurrido el alcalde César Cristian Gómez les corresponde aclarar a las autoridades investigadoras y judiciales, al alcalde y a sus apoderados.

No se sabe si hay pecado por voluntad propia del alcalde, por negligencia administrativa, por carencia o mal asesoramiento o simplemente, habrá que esperar si las decisiones y acciones puedan estar o no ajustadas a la ley, etc.; eso no lo puede resolver la opinión pública ni las redes sociales porque esa no es su función. ¡Zapatero a tus zapatos!

Lo que nos parece insoportable es el hecho de personas que fungen como investigadores y jueces, dedicándose a despotricar de quien atraviesa por circunstancias adversas y que dice agotará todas las instancias que le quedan para demostrar su inocencia.

Eso de que al caído caerle no está bien en una sociedad que debe hacer conciencia de la necesidad de construcción de ciudadanía, del respeto y consideración al otro, de tolerancia y aplomo en el contenido de las críticas e incluso de las inconformidades.

No votamos por el alcalde Gómez, ni le conocemos personalmente y en algunas ocasiones hemos sido su crítico, pero no estamos de acuerdo con burlas, actos de desconsideración y agravios de todo tipo contra una persona que atraviesa por circunstancias adversas y que lucha por demostrar su inocencia. Mucho morbo, crueldad y falta de humanidad que algo pudimos contener en las redes sociales al expresarnos contra estas actitudes.

En respaldo al Alcalde, se anuncia un plantón en la presente semana, entendido como un  acompañamiento colectivo al mandatario local.

Contrariamente a lo que piensa un colega columnista y docente universitario, que anota que no se entiende una sociedad como la nuestra que rechaza la corrupción y cuando las autoridades judiciales sancionan a un corrupto, salen a protestar. Le respondemos que no hay que confundir los episodios. Es un desgaste y resulta absurdo salir a protestar como mecanismo de presión ante decisiones judiciales, estas decisiones obviamente no van a cambiar con ello; pero es legítima la actitud de quienes así deciden, pronunciarse colectivamente como muestra de acompañamiento y agradecimiento a una persona en circunstancias difíciles. Si esto no fuera cierto, entonces nadie visitaría en las cárceles o centros de reclusión a familiares, amigos o conocidos.

Reiteramos, esto no debe significar solidaridad con el delito cometido sino acompañamiento moral a la persona. Si este acompañamiento se da seguramente que existe gratitud con el mandatario, que así haya cometido errores, también ha hecho obras que han beneficiado a las comunidades en un esfuerzo por el mejoramiento de sus condiciones de vida. En nuestro concepto, lo que se ha visto en Popayán es obra por todos lados en barrios y veredas; inversiones en planteles educativos y en infraestructura vial, ni se diga. Falta mucho, es cierto, pero la cara de la ciudad viene cambiando y mejorando sustancialmente, ya hay asomo de una ciudad con ganas de modernización.

Por ello esperamos que el Alcalde resuelva sus líos judiciales por el bien suyo y el de la ciudad.

De otro lado, se siente mucha inconformidad con el actual Concejo, que no ejerce control político, que no se interesa por prioridades y que hay que cambiarlo. Seguramente alguna que otra excepción, pero no más…

*********************************

Otras publicaciones de este autor:

https://www.proclamadelcauca.com/tema/noticias-proclama-del-cauca/opinion/carlos-e-canar-sarria/

También te puede interesar
Deja Una Respuesta