ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Domingo, 22 de abril de 2018. Última actualización: Hoy

DE LA LUZ

El martes 5 diciembre, 2017 a las 7:53 pm

 

Es bueno hablar de cualquier tema. Hasta de la sombra. Tantos han hablado de la luz… o tantos se olvidan de ella por lo obvia. Hasta Poe tan tenebroso y agorero la hace destilar su hálito para proyectar sobre el suelo la sombra del cuervo. Silva hace lo mismo en el Nocturno III al hablar de la luz blanca de la luna que se esparcía sobre su amada.

La luz es un elemento mágico, divino, sin mancha ni costo a cambio. No tiene dueño ni a nadie se le ocurre apropiársela. Dice el mito que la luz apareció en el mundo para que las demás cosas que se crearon fueran visibles. Tiene una connotación de claridad, que hace ver al ojo con propiedad las cosas. Y que bajo su faz nada puede estar oculto.

“Hágase la luz”, lo pudo decir el dios cuando empezó a crear y también lo insinúa el mago cuando saca el pañuelo de un bolsillo oculto y lo muestra triunfante. Lo dice el científico cuando halla el resultado o el matemático cuando desarrolla la fórmula o el químico cuando la mezcla da el tinte o la sustancia que anunciaba y lo puede mostrar sin trampa.

La luz es símbolo de verdad, de transparencia, de poderse hacer, de no estar prohibido, de ser honesto en los negocios o al prometer un premio o un pago que se realizará. Bajo su resplandor no hay mentira, ni sombra o escape o burla.

La luz jamás se esconderá ni buscará la protección de la sombra. Es su realidad opuesta. Se repelen. Se “va” la luz y todo queda a oscuras. Se esconde alguien cerca o lejos del otro y es como si se cubriera y refugiara en la sombra. Sabe que se está escapando. Lo que haga puede interpretarse como que está vedado o es inconveniente y es mejor taparlo. Al contrario de la Luz, la sombra sí puede ser apropiada por alguien.

En Navidad la luz de la estrella, dice la leyenda, fue la que iluminó y guió en el camino a los tres magos para que encontraran al Niño en el pesebre. Alguien dice que se le iluminó la inteligencia cuando encuentra la solución a un problema. Y cuando el buscador de tesoros entra a la caverna oscura resplandece de inmediato cuando abre el cofre ante la presencia del metal amarillo.

La luz es proporcional al hombre en su recorrido por la vida para surtir sus necesidades. El Día nace con la llegada del Alba o Aurora que entra por la ventana. El sol es el rey. Y dura doce horas, la mitad de lo que dura la Noche. Tiene tiempo de crear, trabajar, compartir su talento con otros. Y también puede descansar en la otra mitad mientras las sombras reinan. La Naturaleza recibe beneficios de la Luz y descansa y produce la Serenidad para que se complete el ciclo de la Vida animal, vegetal y mineral.

05-12-17                                                     11:18 a.m.

También te puede interesar