ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Sábado, 19 de septiembre de 2020. Última actualización: Hoy

¿Cuándo?

El viernes 4 abril, 2008 a las 6:42 am

Por: Rodrigo Cerón Coronado

¿Cuándo entenderemos que se vive mejor si cumplimos normas que la misma intuición de ser sociables nos demanda? Las personas citadinas nos vemos abocadas a delimitar nuestra libertad individual para conservar la armonía colectiva, lo cual debe redundar en un beneficio singular y plural que nos haga la existencia más llevadera. Porque que la vida es bella puede ser cierto para unos y falso para otros, pero lo que no debemos dudar es que en la sociedad en la que vivimos, en el caos que se ha convertido esta ciudad, todos y cada uno hemos aportado un grano de arena a una debacle y un colapso que avanza hacia nosotros a pasos agigantados, haciendo mayor el número de pesimistas.
Decía que la intuición, pero dudo que la conservemos todavía para respetar reglas de convivencia ciudadana. Mucho nos divierte la sagacidad latina para saltar obstáculos y buscarse la vida, pero mucho nos debe avergonzar la actitud incivilizada de esa masa amorfa que construye a Popayán, que piensa que ser vivo es saltarse los más elementales principios de cultura.
Recuerdo la lucha mediática y represiva que tuvo que desplegar el Ministerio de Tránsito y Transporte cuando, por fin, después de centenares de muertos, creó en una ley multas para que nos pusiéramos los cinturones de seguridad de los carros, esos mismos que mirábamos colgar sin intuir para que servían. Es decir, por miedo a ser multados tuvimos que ponérnoslo. La autoridades nos decían, mire, sino se pone el cinturón se mata, si usted, se mata, y para que no se mate, lo multo por no ponerse el cinturón para que no se mate. ¿Inaudito? No que va, simple sicología para colombiano. Por ello entonces, falta una represión monetaria (que parece ser la única que nos mueve) para que nos concienticemos un poco.
¿Cuándo entenderemos que no debemos respetar las cebras, cruzando a pie por ellas y dejándolas despejadas cuando vienen los peatones? ¿Porqué no dejamos de pitar a cada instante como iracundos hinchas de un equipo que ha ganado un campeonato? ¿Porqué demonios no tapamos los lotes que están derruidos, o aquellos en los que estamos construyendo para que esta ciudad, que alguna vez fue hermosa, no nos dé lástima?¿Porqué en las filas no dejamos un espacio prudencial con el que nos lleva un puesto de ventaja para que si nos dan ganas de estornudar no le embadurnemos la mejilla de mocos?¿Cuando entenderemos que asar alimentos en la calle no es saludable?¿Cuando dejaremos de maltratar animales y de dejar lo que defecan nuestras mascotas en la calle, con las posibles consecuencias de salubridad que eso conlleva, y de que los niños ya no jueguen a correr sino a esquivar mierda en los parques?¿Cuando entenderemos que robar celulares que se pueden inutilizar no beneficia al ladrón, que es más lo que se expone que lo que logra?¿Cuándo podremos comer un dulce o unos chontaduros sin arrojar los envoltorios a la calle?¿Cuando carajo podremos cerrar bien las bolsas de basura para que los perros callejeros no dejen los desperdicios regados frente a las casas?¿Cuando reciclaremos?¿Cuando dejaremos pasar primero a las mujeres embarazadas y los discapacitados?¿Cuando reglamentaran que los colectivos tengan un espacio digno para poder sentarse sin que el próximo pasajero nos restriegue las posaderas en la cara?
¿Cuándo dejaré de quejarme y empezaré a reconstruir la galería en que convertimos a Popayán?

Leer más…
Sigue a Proclama en Google News
    También te puede interesar
    Deja Una Respuesta