Lunes, 21 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

Cuando la autoridad vale huevo

El viernes 16 agosto, 2019 a las 12:00 pm
Cuando la autoridad vale huevo
Imagen: @NoticiasRCN

Cuando la autoridad vale huevo

Siriri

Cuando la autoridad vale huevo
Mario Fernando Prado

Crecen las burlas a la autoridad. A los guardas de tránsito los insultan y los agreden. A la policía se la pasan por la galleta y a los soldados los provocan y vituperan humillativamente sin que nadie salga en su defensa. Pareciera que las gentes se alegraran con tales actitudes que en otro país serían reprendidas y castigadas duramente.

Pero aquí el relajamiento de las otrora viejas costumbres, el respeto a la autoridad y la permisividad amparada con unas leyes que protegen a quienes las infringen, le impiden a los agentes del orden y al mismo ejército a reaccionar frente a los atropellos de que están siendo víctimas.

El miedo que les producen las investigaciones y las condenas, las tienen maniatadas y deben soportar con estoicismo vejámenes inauditos que les bajan la moral y por eso muchas veces optan por la vista gorda para evitar caer en desgracia solo por tratar de cumplir con el deber.

Son muchos los videos que se han viralizado en las redes en los que la fuerza pública es escupida y abofeteada ante el coro de aplausos de los curiosos que se ponen del lado del ladrón o del infractor y azuzan al pillo para que no se deje “joder”, provocando un clima de tensión tal que si no llegan refuerzos hasta pueden ser linchados por esa gavilla enardecida.

Lo otro que es más grave aún es el cinismo de los malhechores a quienes les importa un rábano que los detengan y muy orondos hacen mofa de la retención porque saben que los dejan sueltos o por falta de pruebas o por la menor cuantía de sus delitos o porque las comisarías y las cárceles están tan “tetiadas” que a no ser que se trate de algo gravísimo, si mucho les dan casa por cárcel -que es una total vagabundearía- o terminan echándoles a la calle a sabiendas que pronto reincidirán y la historia se volverá a repetir.

Es el día a día de nuestra injusta justicia que ya ni es para los de ruana y desde hace rato, tampoco para los de cuello blanco. Y pensar que fuimos alguna vez “El país de las leyes” y la “potencia moral de América”.

************************************

Otras publicaciones relacionadas con este autor: CLIC AQUÍ

También te puede interesar
Deja Una Respuesta