Miércoles, 24 de abril de 2024. Última actualización: Hoy

Crisis del mercado de la coca favorece sustitución

El jueves 15 junio, 2023 a las 5:02 pm
Crisis del mercado de la coca favorece sustitución
Crisis del mercado de la coca favorece sustitución

Crisis del mercado de la coca favorece sustitución

Felipe Solarte Nates

Colombia ha dejado de ser el primer exportador directo de cocaína, pero no porque haya dejado de ser el primer productor mundial sino por la reconfiguración del mercadeo para evitar el férreo control y decomiso de cargamentos impuesto en el país. Esta persecución interna llevó a que abran nuevas rutas por Ecuador, Venezuela, Brasil, Panamá, Argentina, Paraguay y Costa Rica, según informó Elizabeth Dickinson, investigadora senior de Crisis Group, durante el 2º Foro Cultivos de uso Ilícito: Desafíos para la Paz, organizado recientemente por la Arquidiócesis de Popayán.

Al analizar las tendencias mundiales del consumo de drogas, la especialista destacó que a pesar del incremento del consumo de marihuana y opioides, el de cocaína se mantiene y extiende a todo el mundo.

 En Estados Unidos hay cerca de cinco millones de consumidores, que representan el 7,7% del mercado de drogas; pero la cocaína no es la prioridad para el gobierno de Biden, pues con el aumento del consumo de opioides y fentanilo y de la mortalidad por sobredosis debida a estas sustancias, -más de 100.000 fallecidos en 2022-, buscan soluciones distintas a centrarse en la persecución al tráfico, enfocándose en: 1. Reducir la mortalidad. 2. Programas de rehabilitación de adictos. 3. Disminuir los riesgos de los consumidores, mediante el suministro controlado de sustancias y legalización, como la que han hecho con la marihuana en la mayoría de los estados más poblados de USA.

En cuanto al cambio registrado en la política exterior del gobierno de los Estados Unidos con relación a las drogas prohibidas, destacó que hacen menos énfasis en la cocaína; están enfocados en perseguir el lavado de activos; reducir la oferta mediante decomisos de drogas y dineros, y proteger a las poblaciones afectadas por los cultivos de coca y amapola en Colombia y Afganistán, principales países productores.

Destacó que en Europa hay cerca de 3.5 millones de consumidores de cocaína y en países como Austria su uso llega al 5% de la población. “El número de cargamentos a Europa ha aumentado utilizando otros países y el tráfico de cocaína representa el 20% de las ganancias del crimen organizado. Los gobiernos de los países europeos también colaboran con Colombia en la persecución a las mafias, lavado de activos y contribuyen con aportes al desarrollo rural.”

Sobre América latina, destacó que, además del tráfico por las fronteras y el aumento del consumo interno en países como Colombia y Brasil, las mafias han abierto numerosas rutas por Panamá, Paraguay, Argentina y Costa Rica además de establecer alianzas fluidas a través del Amazonas que en Colombia tiene fronteras con Ecuador, Perú y Brasil. De este país se exporta cocaína a Nigeria y otros países africanos donde también se consume en menor escala y que principalmente sirven de plataforma para llevarla a España y el resto de Europa. En Asia y Australia también ha aumentado el consumo de cocaína.

Elizabeth Dickinson, especialista en la prevención y resolución de conflictos y desde 2011 recorriendo las regiones cocaleras del país para escuchar a las comunidades, consideró que estamos en un momento clave para avanzar en la implementación de una nueva política  internacional  de drogas al cada vez más inclinarse varios países por la regulación en lugar de la guerra, y en Colombia favoreciendo la sustitución de cultivos, cuando el precio de la hoja de coca ha bajado considerablemente; la naturaleza del conflicto cambió, los grupos armados no tienen como objetivo principal la toma del poder, se enfrentan entre ellos por controlar territorios y rutas, a la población civil, romper el tejido social persiguiendo a los líderes comunitarios, reclutando menores y apoderándose de cultivos, minería ilegal y otros negocios ilícitos, tal como ha sucedido en el Catatumbo, el sur de Bolívar y el Pacífico que incluye al Cauca y Nariño. También hay sobreproducción y los cultivos ya no están regulados como antes de la desmovilización de las FARC, que obligaban a sembrar cultivos de pan coger. Hay comunidades dependientes del monocultivo de la coca y no tienen que comer. La destrucción de laboratorios, incautación de cargamentos de cocaína y de dineros ha afectado el negocio, al igual que la desarticulación de redes entre integrantes de la fuerza pública y narcotraficantes.

Además, el gobierno busca la paz con el ELN y otros grupos armados que se sostienen con el narcotráfico, minería ilegal y otras formas de delito y se esfuerza por la implementación de una nueva política de drogas basada en sustitución voluntaria de cultivos y no en la fumigación y, dejar de judicializar a los cultivadores. También hay reconfiguración del mercado con la caída del precio de la hoja, la base de coca y la disminución de las compras, lo que incide negativamente en el ingreso de los campesinos, comerciantes, transportadores, etc.

“Cada crisis genera riesgos y oportunidades y hay que aprovechar la actual para buscar salidas viables”, que sean consecuentes con la política del actual gobierno de impulsar la sustitución de cultivos, la Reforma Rural Integral, el desarrollo del campo y el catastro multipropósito”, expresó Elizabeth Dickinson.

*************************

Otras publicaciones de este autor:

Felipe Solarte Nates
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?