Domingo, 20 de octubre de 2019. Última actualización: Hoy

Crisis como opción de desarrollo

El lunes 26 agosto, 2019 a las 8:38 am
Crisis como opción de desarrollo
Crisis como opción de desarrollo

Crisis como opción de desarrollo

La patria está en deuda con Popayán; cuna de próceres, presidentes, estadistas, grandes vates, reconocidos pintores, pensadores, filólogos y filósofos. Luz de la poterna que iluminó el devenir republicano y asumió como propias las guerras por la independencia de venezolanos, ecuatorianos, peruanos y bolivianos. Además, el Cauca es despensa alimentaria y fuente de abastecimiento hídrico del país, gracias a nuestros agricultores, valles, cordilleras, páramos, selvas, océano, vertientes hídricas y el majestuoso macizo colombiano.  

Colombia y los países bolivarianos, no pueden permitir que Popayán al cumplir 500 años de su fundación, el 13 de enero del año 2037, esté sumida en su peor crisis fiscal, que exige reestructurar y modernizar el municipio. Se estima que en el balance primario de los próximos diez años tendrá un déficit superior a los 412 mil millones de pesos, que requerirá novedosas fuentes de financiamiento para asumir el pago de las obligaciones contingentes.

Lo que implica recortar gastos de inversión y funcionamiento con una nómina paralela de más de ochocientos contratistas por órdenes de prestación de servicios, cuya desvinculación tendrá un impacto negativo en los índices de empleo. La liquidez tendrá consecuencias imprevisibles en la atención de obligaciones corrientes, incluyendo, el servicio de la deuda y las contrapartidas para  atender las necesidades básicas insatisfechas de las comunidades vulnerables y los servicios básicos de más de 282.453 habitantes. Necesitamos el decidido apoyo del  Gobierno Nacional, los organismos de cooperación internacional y multilateral,  trabajando articulados en pos de la prosperidad económica, ambiental, política y social.

La economía municipal decrece de manera acelerada, por los altos niveles de corrupción y la economía informal con vicios de ilegalidad en narcotráfico y minería generando desempleo, falta de conectividad, violencia generalizada, muerte de líderes populares, conflictos de tenencia de la tierra, desplazamiento forzado, carencia de ordenamiento territorial, pobreza, ausencia de emprendimientos de iniciativa privada por la inseguridad jurídica, excesiva tributación, elevados costos del servicio de aseo, energía, combustibles, arrendamientos y el reiterado cierre de la vía Panamericana; coyunturas que impactan negativamente en la agricultura, comercio, ganadería,  construcción, exportaciones y producción industrial.

Así como el Estado colombiano fue solidario con  Electricaribe, con los banqueros como Sarmiento Angulo y el Sindicato Antioqueño, los cafeteros y empresas textiles, donde todos tuvimos que hacer ingentes esfuerzos para apoyar a éstos importante actores de la vida económica del país, la misma solidaridad es la que reclamamos ahora para Popayán y el Cauca.

Llegó la hora  de enarbolar los estandartes de la dignidad por parte de las  fuerzas vivas del Cauca y con la aquiescencia de los congresistas de la región Pacifico, unidos  por primera vez en un proyecto de  ciudad, al exigir la aprobación de una ley por medio de la cual la Nación se asocie a la celebración del “Quinto Centenario de Fundación de la Ciudad de Asunción de Popayán”, donde además de financiar los actos conmemorativos, se otorguen autorizaciones al Gobierno Nacional para que destine las apropiaciones que se requieran  en la crisis fiscal y se asignen recursos de capital o bonos de deuda pública a proyectos de carácter social, agroindustrial, cultural, ambiental y de Economía Naranja, acordes con los propósitos del Plan Nacional de Desarrollo y fomentar la inversión privada, con  estímulos tributarios y crediticios, en favor de las empresas que  hagan presencia en el departamento del Cauca, con miras a garantizar el empleo como presupuesto en una paz, verdadera, estable y duradera.

Para leer otras columnas del autor aquí

Deja Una Respuesta