Viernes, 25 de junio de 2021. Última actualización: Hoy

Corte ordenó a Caracol TV, rectificar sobre Pueblos Indígenas

El viernes 4 noviembre, 2016 a las 8:11 pm
  • La Corte Constitucional ordena que el presentador y director Manuel Teodoro debe rectificar lo dicho en el programa de agosto 2 de 2015, y reconocer que el medio de comunicación y el periodista carecen de la evidencia para sustentar que en ciertas partes del Cauca “la distinción entre ser indígena y ser guerrillero no sea tan clara”.
  • Ordenó también al canal Caracol y al programa Séptimo Día adoptar un manual de ética escrito que incluya unas reglas mínimas para abordar temas relacionados con grupos étnicos, minorías sexuales y demás sujetos tradicionalmente estigmatizados dentro de nuestro contexto social.
  • “Deben dedicar en un lapso no superior a seis meses un episodio completo de dicho programa, en su horario habitual, para permitirle a la organización demandante defenderse frente a las acusaciones hechas contra los pueblos indígenas, y sus autoridades, organizaciones y líderes”.
septimo-dia

Imagen tomada de: http://www.mundonets.com/septimo-dia/

Como producto del trabajo del equipo de la Organización Nacional Indígena de Colombia, ONIC, la Corte Constitucional, Sala Quinta de Revisión, mediante Sentencia T-500 de 2016, tuteló los derechos de los pueblos indígenas frente a los contenidos del programa  Séptimo Día del Canal Caracol Televisión.

En tal sentido, el Tribunal Constitucional, en respuesta a la tutela impetrada por la ONIC, amparó los derechos de los pueblos indígenas al buen nombre, a la honra, a la rectificación de la información, y a recibir información veraz e imparcial.

Mediante la citada Sentencia, la Corte Constitucional ordenó “al programa Séptimo Día, a su director Manuel Teodoro, y al Canal Caracol rectificar la información presentada en el episodio del 26 de julio de 2015, con el reconocimiento de que tanto el presentador y director Manuel Teodoro, como la reportera Gloria Lozano, desconocieron lo dicho por el Consejero Mayor del Consejo Indígena Regional del Cauca CRIC en relación con su concepción del delito de violación; atribuyeron injustamente a todos los pueblos indígenas de Colombia y a su justicia indígena creencias y convicciones en torno al delito de violación contra menores de edad, sin tener prueba de ello, y en contravía de las declaraciones hechas para el programa por parte de una de sus autoridades, con cual violaron el derecho de los pueblos indígenas y de su audiencia de recibir información veraz; y utilizaron la imputación de tales creencias para justificar su opinión personal en torno a la justicia indígena, con lo cual vulneraron el derecho de los pueblos indígenas y de su audiencia a recibir información imparcial”.

Igualmente se le ordenó al medio y al programa adoptar un manual de ética “como parámetro de evaluación continua de sus propios contenidos. Este debe ser público, e incorporar, como mínimo, los principios, reglas y parámetros establecidos por la Constitución, la jurisprudencia constitucional y la ley, así como en los instrumentos internacionales sobre la materia. El manual debe contener pautas para abordar temas relacionados con grupos sociales discriminados a partir de categorías sospechosas. Así mismo, deberá adoptar un mecanismo para ponderar los eventuales riesgos que implique la difusión de la información o de las opiniones transmitidas por el mismo sobre el grupo social, en particular en cuanto tiene que ver con el conflicto armado interno”.

Por último, dispuso la Corte Constitucional que el director del Canal Caracol y el director del programa Séptimo Día “deben dedicar en un lapso no superior a seis meses un episodio completo de dicho programa, en su horario habitual, para permitirle a la organización demandante defenderse frente a las acusaciones hechas contra los pueblos indígenas, y sus autoridades, organizaciones y líderes. En este episodio deberá darle a la organización, por lo menos dos terceras partes del tiempo para expresar sus puntos de vista. Por otra parte, si el medio pretende elevar alguna acusación contra las autoridades, líderes, o miembros de los pueblos indígenas, deberá identificar adecuadamente el pueblo al que pertenecen, el resguardo o parcialidad de la que hacen parte, sin elevar acusaciones genéricas contra un pueblo o comunidad, o hacer afirmaciones más allá de lo que las fuentes debidamente corroboradas efectivamente les permitan confirmar”.

Antecedentes y contexto: La indignación nacional e internacional por programa del Canal Caracol

septimo-da-4

Fotografía captura de pantalla tomada de: http://www.rubendariocorrea.com/

Durante tres domingos, en una serie de episodios plagados de fallas investigativas y periodísticas el Canal Caracol sacó conclusiones tendenciosas que dejaron la imagen de las comunidades indígenas colombianas como corruptas, alcohólicas, practicantes de la violencia sexual, infiltradas por la guerrilla y por el robo de tierras, como regla general, sin sustento jurídico, sin ofrecer disculpas por haber estigmatizado, sesgado, criminalizado y colocado en situación de riesgo la vida de las autoridades indígenas de la ONIC, el CRIC .

De acuerdo con las reacciones de orden nacional e internacional, Manuel Teodoro fue calificado junto con su periodista María Lucía Fernández, de irresponsables y carentes de ética periodística, como lo confirmó la Corte Constitucional tras estudiar la cadena de insinuaciones tendenciosas y la desastrosa manipulación de la información, transmitidas los domingos 26 de julio, 2 y 9 de agosto por el Canal Caracol TV, dejando por el piso la imagen de las comunidades indígenas, sin tener en cuenta sus tradiciones culturales, su historia, ni sus luchas. La mala intención se confirmó además con la relación y confabulación del medio de comunicación, en plena época pre-electoral, con el sector político que representan los senadores que tuvieron la vocería, Alfredo Rangel y Paloma Valencia, y unos líderes de la Organización de los Pueblos Indígenas del Cauca, OPIC, cuya creación fue posible por el apoyo de Álvaro Uribe y Fabio Valencia Cossio. Al respecto, oportunamente se pronunció Juvenal Arrieta, consejero, secretario general del Consejo Mayor de Gobierno – ONIC, para sostener que “es claro que este programa tiene un objetivo político… estamos ante un programa “periodístico” que no solo es sesgado en lo ideológico, sino que es estratégico en lo político y racista en lo ético y lo moral”.

Implícitamente Séptimo Día transmitió esos especiales con la idea principal de convencer que los indígenas tienen un “exceso” de derechos y “demasiada autonomía”, y que la solución a estos supuestos males es no reconocer el derecho a la autodeterminación de los pueblos indígenas en Colombia, concluyendo que “la Constitución nacional debe ser enmendada”, y reconociendo que una nación multiétnica no debería existir, lo cual también fue calificado como un claro ejemplo de abuso del poder mediático, que a partir de situaciones particulares concluyó sobre generalidades de las comunidades indígenas, sus autoridades y organizaciones.

El oprobioso “reportaje” de Séptimo Día, inclusive, fue calificado por otros medios como “la pifia periodística del año”, que hoy reivindicó la Corte Constitucional. Hasta el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) tuvo que aclarar que cuando les prestó unas imágenes a cambio de los créditos “no tuvo nada que ver ni en el enfoque de los contenidos del trabajo periodístico, ni en su financiación. El CNMH solo aportó el material gráfico para “un programa sobre diferentes temas indígenas en nuestro país y para el contexto de la historia de cómo llegaron los indígenas a nuestro país y como ha sido su desarrollo cultural y económico». En consecuencia el CNMH señala que aun cuando en cumplimiento de su mandato como entidad del Estado entrega los materiales solicitados, con esto no avala los contenidos periodísticos del solicitante”. Observando lo anterior, el CNMH rechazó la inclusión de su logo por parte de Séptimo Día en los programas ¿La corrupción llegó a los cabildos indígenas? (2 de agosto), Abusos sexuales, prostitución, drogadicción: ¿es suficiente la justicia indígena? (del 26 de julio) y El dilema jurídico de la ‘recuperación’ de tierras por parte de indígenas (del 9 de agosto).

La televisión colombiana está aburrida porque está dominada por la carroña informativa: mentiras, odio y venganzas. Menos mal hay ficción. Caracol carroña. Pero no es solo RCN, el periodismo carroña de ‘Séptimo día’ goza con la mentira y odia a los indígenas. Le gusta el morbo de los débiles. Odia a los excluidos, no se mete con los poderosos”: dijo algún día Omar Rincón, crítico de televisión.

*************************

En contexto:

https://www.proclamadelcauca.com/2015/07/indignacion-por-el-programa-septimo-dia-del-canal-caracol-sobre-comunidades-indigenas.html

Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?