ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 8 de marzo de 2021. Última actualización: Hoy

Coronanomics

El miércoles 15 abril, 2020 a las 7:27 pm

Coronanomics

Coronanomics
Alejandro Guzmán Maldonado. Profesor de Economía, Universidad del Valle y Javeriana, Cali.

Es interesante observar el comportamiento de la economía regional y mundial con la pandemia que afecta actualmente a la población. Hay por lo menos tres reflexiones sobre este complicado escenario para el hombre.

El despilfarro de recursos económicos disminuye y las personas se vuelven más austeras. La economía al percibir menores ingresos por la caída de la demanda en los hogares se afecta el sector productivo de la economía y se desacelera el crecimiento. Dentro de la diversidad de productos que hay en la economía la producción y la demanda de bienes de lujo cae mucho más que la producción y demanda de bienes básicos. Se observa un cambio en la elección del consumidor pero también un cambio en la racionalidad del consumidor ya que piensa más en los bienes necesarios para la supervivencia que en cualquier otra cosa. Como consecuencia de la elección de los consumidores el Covid – 19 introduce entonces nuevas tecnologías que contribuyen a la subsistencia de la humanidad. Esta idea no es nueva. Fue magistralmente elaborada por el sociólogo y economista Thorstein Veblen en su libro Teoría de la clase ociosa.

La caída de la producción y del ingreso en una economía poco desarrollada e informal como la colombiana, fácilmente empuja a muchas personas a una situación de desempleo que es subsanada con actos de solidaridad entre las familias, los vecinos, la comunidad o los ciudadanos del país. No es una solidaridad de tipo ONG dónde las personas se comportan como cualquier empresa privada a través de la venta de un discurso. Más bien, se trata de una solidaridad que se construye a partir de un amplio sentido de intereses colectivos. Algunos ejemplos durante esta pandemia son las relaciones de solidaridad que se construyen entre el Estado y el sector privado o entre los empresarios y los trabajadores.

Una economía que pone en práctica una ideología neoliberal podría estar ahora poniendo en práctica – como consecuencia de la crisis sanitaria- de manera más coherente el discurso de los valores colectivos y de la solidaridad o el de la sostenibilidad del medio ambiente y la economía.

Aunque el ambiente es un poco tenso por la probabilidad de contagiarse con el virus a pesar de tener todos los cuidados que recomiendan los infectólogos, me alegra ver el ambiente de las ciudades libre de contaminación. Se circula rápidamente sin el ruido de los trancones y el olor de las emisiones de carbono. Los días se ven más claros y limpios y se oye mucho más el río y los pájaros que pasan cerca de la casa. Este escenario me hace pensar que podemos inventarnos ciudades mucho más amables con el medio ambiente y el ser humano.

Por todo lo anterior soy optimista y tengo fe en que ganaremos la batalla sobre el virus. Los que tengan la suerte de sobrevivir a esta pandemia ojalá aprendan de esta experiencia y puedan disfrutar de un mundo mucho mejor.  

******************************

www.alejandroguzmanmaldonado.blogspot.com

Otras publicaciones de este autor:

Coronanomics
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?