ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Lunes, 23 de mayo de 2022. Última actualización: Hoy

¿Conviene el monocultivo de la caña?

El miércoles 14 octubre, 2015 a las 10:18 am
Felipe Solarte Nates

Por: Felipe Solarte Nates

Sin desconocer la importancia que tiene el cultivo y procesamiento de la caña de azúcar en la economía de los departamentos del Valle, Risaralda y Cauca y como generador de empleos alrededor del llamado “cluster del azúcar” en el suroccidente y el resto del país, haciendo de abogado del diablo conviene hacer un análisis de los aspectos negativos desde el punto de vista socio- económico, biológico y ambiental que para casi toda el área del Valle del Cauca, ha significado el monocultivo de la caña de azúcar.

El mercado internacional del azúcar es muy voluble y leyendo un reciente informe publicado en la separata del Wall Street Journal, del diario El Tiempo, destacaban el cierre de operaciones en varios ingenios del Brasil, uno de los mayores productores del mundo, debido a los bajos precios internacionales del azúcar que según indicios van para largo.

Quienes en la niñez vivimos en el extremo sur del valle geográfico del río Cauca, somos testigos de la acelerada expansión de los cultivos de caña de azúcar que hasta la década de los 80 tenían a Villa Rica como frontera. En nuestros recorridos infantiles por reductos de la selva autóctona característica del Valle del Cauca, conocimos la abundancia y gran variedad de especies de árboles, arbustos, guaduales que servían de abrigo a las aves de diversos tamaños y plumajes, entre ellas los patos migrantes desde el Canadá, mamíferos y la abundancia de peces en los ríos, quebradas, lagunas y pozos. Frutas como las guayabas de distintas cepas y sabores, guanábanas, mangos, piñas, papayas, lulos, piñuelas, mortiños, zapotes, caimos, pomorrosos, mandarinas, naranjas, mamoncillos, cacaos, aguacates, ciruelas, etc., se daban silvestres para deleite de los niños de entonces que las cosechábamos sin problemas pues la mayoría se pudrían en los árboles o en el suelo.

Caña de azúcar - sector azucarero

Con la extensión del cultivo de la caña hasta las goteras sur de Santander de Quilichao, la expansión ahora amenaza colonizar el occidente del municipio absorbiendo las veredas de San Antonio y Lomitas que antes de la invasión paramilitar de las AUC en el 2002, conservaba la economía tradicional en las fincas donde alternaban cultivos de arroz, millo, con ganadería y alrededor de sus casas con cría de animales, cultivos de plátano, yuca, maíz, frutas y otros productos destinados al consumo y a los mercados vecinos.

Con la apertura acelerada de Colombia al comercio internacional concretada con la firma de numerosos Tratados de Libre Comercio con los Estados Unidos, la Comunidad Europea y cerca de 20 países más y ante la creciente demanda de productos agrícolas orgánicos y especialmente frutas, un paraíso natural para su producción y procesamiento, como lo es el Valle del Cauca, prácticamente está desperdiciado al no promoverse su producción tecnificada y a gran escala con miras a la exportación.

A los industriales y cultivadores de la caña de azúcar por inercia les resulta más cómodo seguir produciendo lo mismo y expandir su producción siguiendo las normas de la economía proteccionista que imperó antes de la apertura del comercio internacional y más cuando gracias al poderosos lobby de empresarios y políticos que giran alrededor del azúcar, tienen el mercado nacional cautivo y libre de la competencia externa, lo que les asegura libertad para fijar precios que les aseguran grandes ganancias.

La exagerada multa que la Superintendencia le fijó a Asocaña, obedece de las políticas fijadas por el gobierno nacional después de aceptar condiciones de respetar la libre competencia, aceptadas cuando firmó los TLC’s. La sanción al cártel del papel higiénico y los pañales hace parte de esta política.

Cada crisis es una oportunidad y ante la sobreoferta de azúcar en el mercado internacional y los efectos nocivos del monocultivo de la caña de azúcar en la economía y ambiente del Valle del Cauca, sería conveniente que el gobierno nacional y los grandes, medianos y pequeños empresarios del campo, se pongan de acuerdo para darle un giro a la producción agroindustrial de la región, diversificando con el cultivo y procesamiento de las frutas que silvestres y de gran calidad se han dado en el Valle del Cauca, desde antes de la llegada de los españoles. La investigación en las universidades e institutos tecnológicos de la región permitirá obtener especies de gran calidad y resistentes a las plagas.

He ahí el dilema.

Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?