ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 8 de diciembre de 2022. Última actualización: Hoy

Confesiones de un Gabófilo

El martes 18 octubre, 2022 a las 9:44 am
Confesiones de un Gabófilo
Confesiones de un Gabófilo
Foto: Radio Nacional de Colombia

Confesiones de un Gabófilo

Javier Enrique Dorado Medina
Confesiones de un Gabófilo
@Javiergolden_

En primer lugar, con la venia de mis amables lectores (as) y para los objetivos de la presente columna de opinión, quiero recordarles que el próximo viernes 21 de octubre / 22, es una fecha histórica muy importante, para nuestra cultura y literatura colombiana, pues se conmemoran 40 años de la entrega en Estocolmo (Suecia), del Premio Nobel de Literatura, a Gabriel García Márquez, nuestro insigne escritor y periodista colombiano.

Por tal motivo, de una vez por todas, aprovecho la valiosa oportunidad para confesarles y comentarles, que soy un ferviente gabófilo, que sigue y lee con pasión a rajatabla sus libros, su vida, su itinerario, su perfil, inclusive como ahora vamos a conocer, desde antes que recibiera tan alto y merecido reconocimiento mundial, que nos coloca en tan eximia posición hasta el sol de hoy, con mucho honor y pleitesía ante, propios y extraños.

Empiezo por confesarles y compartir ante ustedes, una anécdota algo triste y con un mensaje aleccionador, que yo sé les va a servir siempre en el camino de la vida. Eran los primeros años de mis labores docentes en la vereda de San Rafael, municipio de Santander de Quilichao, Cauca, entre los años de 1970 y 1975, tenía como buena costumbre aprovechar cada final de mes, para viajar a Cali, (Valle), a comprar libros de toda clase, en especial literarios, como novelas, cuentos, poesías, en fin, pues como ustedes ya lo saben, soy un auténtico ratón de biblioteca. Quiso entonces mi diosa fortuna, comprar la primera edición argentina de la novela “CIEN AÑOS DE SOLEDAD, de la Editorial Sudamericana, de la cual se habían editado muy pocos ejemplares, según me di cuenta, tiempos después. La leí con ansias infinitas y entonces cometí una falta imperdonable, de la cual aún me arrepiento hasta hoy: por ser muy caritativo, se la presté a un señor padre de familia, cambió de vereda y aún la sigo esperando. Me pesa en el alma, pues era un ejemplar muy valioso, por las circunstancias de su edición.

Continuando con mis confesiones, les comparto otra muy sencilla, esta vez, con un hermano quien estaba estudiando Lenguas Modernas con énfasis en español e inglés, en la Universidad del Cauca, muy ferviente lector, quien admiraba mucho a escritores diferentes a Gabriel García Márquez, de quien afirmaba que era muy sencillo, muy coloquial y los demás, eran serios, estrictos y más complicados. Pasó su majestad el tiempo y otro día, estando en medio de esa discusión de estilos, llegó el 21 de octubre / 22 y ¡flash! la noticia mundial: le dieron el Nobel a García Márquez, lo llamé por teléfono para preguntarle medio en broma, medio en serio: ¿cómo te quedó el ojo?, luego de una sencilla explicación, reconoció mis argumentos.

Antes de finiquitar esta columna, es bueno saber que antes de concederle el Nobel de Literatura a GABO, ya lo habían obtenido: Gabriela Mistral, poeta chilena, en 1945, Miguel Ángel Asturias, en 1967, cuando se publicó “Cien Años de Soledad” y Pablo Neruda, poeta chileno, en 1971. Después de él, Octavio Paz, en 1990 y Mario Vargas Llosa, en 2010. En total, seis Premios Nobel latinoamericanos, con mucha honra y brillo intelectual, para el mundo.

PARA CONCLUIR, COMPARTO CON USTEDES UNA DEFINICIÓN DE ORO GARCÍAMARQUIANA: “EL PERIODISMO ES EL MEJOR OFICIO DEL MUNDO”.

************************************

Lee otros artículos del autor aquí:

Javier Dorado
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?