ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Jueves, 29 de septiembre de 2022. Última actualización: Hoy

CONFESIÓN

El martes 9 agosto, 2022 a las 10:46 am
CONFESIÓN
Imagen de referencia: https://blog-escocia.com/

CONFESIÓN

Rodrigo Valencia Q

   Mi segundo viaje a New York fue en invierno severo, y digamos, literalmente como Gabo, que mi hermano me llevó a conocer la nieve. La ciudad en su desolada grandeza no se parecía en nada a la fiesta diaria que vi en verano. Todo había cambiado severamente, y vi que lo que me decían era cierto: una coca-cola se congela si se la deja en el andén. De esa visita recuerdo una intensa, grave confesión.

   En el avión de regreso a Colombia me tocó puesto al lado derecho de un señor de mediana edad, tez blanca-rosada y cabello algo cano, de contextura delgada. Después de ajustarnos el cinturón me preguntó: «Where are you from?», y yo, intentando un inglés que no hablo, le respondí: «I am from Colombia». Volteó a mirarme y dijo, un poco sorprendido: «También soy colombiano», y eso fue todo.

   En el curso del viaje yo notaba que sollozaba algo y trataba de disimularlo. Me preocupaba, y por fin me animé: «Por favor, ¿le pasa algo, señor?» Pero no contestaba. Como seguían los sollozos, le insistí, no sin incomodidad de mi parte: «Por favor, ¡dígame qué le pasa!» «¡Ohhhh, es algo muy personal», respondió.

   Unos instantes después volvió a mirarme y dijo: «¿Puedo confiar en usted? ¿Puedo confesarle algo?» Mi incomodidad crecía por dentro; no soy nada sociable, pero ante mi afirmativa, él comenzó a contarme.

   «Vengo de visitar por última vez a mi hermana, ella vive en Nueva York. Está casada desde hace unos veintitantos años y tiene dos hijas…» Hubo pausa por un rato, y noté su incomodidad.

   «En fin, no puedo callar esto por más tiempo, y creo que contándole a alguien puedo llegar a sentirme mejor…» Un nuevo silencio se tomó como para poder seguir. «Algo intenso vive este señor», pensé, y le notaba extrema dificultad para seguir la conversación.

   «Mi hermana vive en Nueva York y no pienso volverla a ver», repitió. «Era muy bella de niña… todavía lo es… Nos queríamos mucho… Nos queremos mucho, mejor dicho. Intimábamos demasiado, como dos personas que se aman y necesitan intensamente uno al otro. Y, usted sabe, ese amor se volvió pasión… En la adolescencia creció, teníamos relaciones incestuosas. Al principio tratábamos de evitarlas, reprimíamos algo esa atracción mutua, pero poco a poco cedimos y no lo pudimos evitar. Hemos vivido, compartido en secreto este destino por mucho tiempo, y tanto ella como yo nos hundimos en una vivencia íntima que tortura y no nos deja vivir en paz». Yo noté que tenía gotas de sudor en el rostro; sacó un pañuelo y se secó. En realidad, no me sorprendió mucho esa confesión, pero yo no sabía qué decirle, cómo expresarle comprensión y solidaridad por su problema.

   «Tranquilo, señor, no se preocupe; suele suceder, trate de aliviar su preocupación. Y puede confiar en mí; no juzgo a nadie, respeto la intimidad de los demás… Creo que es lo único bueno que poseo», le dije de esa manera que me pareció tan llana como inútil….

   Las azafatas trajeron un refresco; por la ventanilla se veían pocas nubes cruzando un intenso azul. «Raro, ese azul tan diáfano en este invierno tan severo…», pensé, y el viaje continuó con absoluta normalidad.

   Ya, en Bogotá, nos despedimos con un abrazo. Ni él me dio su nombre, ni yo el mío. «Tranquilo, trate de no preocuparse más; perdónese, sane sus heridas, sé que lo podrá hacer», le dije con poca convicción, y nos alejamos mutuamente.

   Caminando por el pasillo, arrastrando la maleta, yo iba cabizbajo; pensaba en él y su drama personal; pero de alguna manera supe que su confesión le liberó, en algo o mucho, esa carga que abrumaba tan tremendamente su vida.

   Se insinuaba la noche; todo parecía despertarme a la inevitable cotidianidad que todo lo embarga con su obligada carga de realidades.

   Afuera me esperaba la niña de mis ojos.

   **RVQ**

*********************

Otras publicaciones de este autor:

Rodrigo Valencia Q
Sigue a Proclama en Google News
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?