ipt>(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
Viernes, 19 de enero de 2018. Última actualización: Hoy

Condenan a un niño al “paseo de la muerte”

El lunes 8 enero, 2018 a las 9:14 pm

Condenan a un niño al “paseo de la muerte

La red de medios de comunicación Proclama del Cauca recibió esta tarde (Lunes 8 de enero de 2018) el siguiente mensaje:

“Mi nombre es Diana Garzón, soy la mamá de Jorge Eduardo Gómez Garzón, niño de 7 años, con diagnóstico de estatus epiléptico refractario, internado en el hospital Susana López de Valencia de la ciudad de Popayán, desde el 14 de diciembre. Necesita una remisión a Valle de Lili en Cali o al Hospital de la Misericordia en Bogotá, para un tratamiento con ACTH ya que no se ha controlado. El día sábado 6 de enero, MALLAMAS EPS-I lo remitió al Hospital Universitario del Valle, entidad que no cuenta ni con el medicamento, ni con personal entrenado en aplicación de protocolo de ACTH, ni tampoco tiene aislamiento disponible y el niño lo requiere porque está immuno-suprimido; lo devuelven de ahí y lo llevan a Valle de Lili pero no lo reciben por no haber contrato, por lo cual nos devuelven a Popayán, exponiendo al niño en su delicado estado y vulnerando totalmente sus derechos fundamentales, con el agravante que es menor de edad y en estado de discapacidad. Acudimos a todas las entidades de defensa, vigilancia y control como la Defensoría del Pueblo, Personería Municipal, Secretaría de Salud, Supersalud, Procuraduría, y no hemos obtenido respuesta, acudimos a usted para que nos colabore para hacer presión ya que el gobierno nos abandonó totalmente”. 3023689896 Diana (mamá) – 3128089699 Jorge (papá)”.

Condenan a un niño al “paseo de la muerte”

Jorge Eduardo Gómez Garzón

Como puede deducirse en este caso se presenta en el Cauca el mal llamado “paseo de la muerte” de algunos centros hospitalarios (EPS e IPS), que tienen la obligación constitucional y legal de atender a los pacientes que requieren con urgencia su atención y estas se niegan a prestar el servicio aduciendo razones nada justificables, amparándose en disculpas deleznables, en razón a que el niño requiere un servicio público esencial y es de obligatorio cumplimiento su atención, en tratándose de salvaguardar lo más importante del ser humano, su integridad personal.

Ante la suplicas de la familia afectada, se ruega tomar medidas y evitar la negligencia u omisión de las entidades de salud que se niegan a prestar este especial y urgente servicio y que debe conducir a sancionar y aplicar medidas coercitivas que permitan a los centros médicos adoptar decisiones claras y precisas.

De nuevo, hay revuelo e indignación en la comunidad por la poca la efectividad del nefasto sistema de salud, por lo cual los familiares del niño Jorge Eduardo Gómez Garzón piensan interponer las demandas que el caso amerita, pues la salud es un derecho fundamental y el Estado debe poner fin inmediato al llamado carrusel de la muerte eliminando el riesgo de la continuidad oportuna del tratamiento y las respuestas desalentadoras: no hay convenio con su EPS.

¿Puede haber algo más humillante que esto? El ‘paseo’ de la muerte existe. Uno se da cuenta de que esto ocurre cuando le pasa a uno, y todos estamos expuestos.