Domingo, 25 de febrero de 2024. Última actualización: Hoy

Comprar libros nuevos, un privilegio de pocos

El jueves 26 octubre, 2023 a las 4:56 pm
Comprar libros nuevos, un privilegio de pocos
Comprar libros nuevos, un privilegio de pocos
Foto: WD

Comprar libros nuevos, un privilegio de pocos

Fernando Alexis Jiménez

Si bien es cierto no abundan los buenos lectores en nuestro tiempo, también lo es que un ejemplar resulta caro en el mercado.

Una de las escenas más emotivas de la novela “La ciudad de la alegría”, del francés, Dominique Lapierre, es cuando Hasari Pal –quien se rebusca como rickshaw wallah, es decir, tirando de uno de los numerosos carritos que transportan a la gente en Calcuta—se apresta a regalarle un vestido hermoso a su hija. Es para una ocasión especial.

En ese momento en el que se queda embelesado en una boutique, dejando escapar lágrimas de sus ojos, anhela ese traje especial para su pequeña, pero reconoce, es muy caro.

Un sentimiento similar al que me embargó e, igual, a sinnúmero de personas que nos dimos cita en la Feria del Libro de Cali por los elevados precios de los libros.

Comprendemos que con motivo de la pandemia y la recesión los insumos de impresión se dispararon, pero por esos y otros factores, comprar textos se ha convertido en un privilegio de pocos.

Lo positivo, disfrutar de las conferencias gratuitas con diversos autores. Un deleite. Saber que esos escritores a quienes a veces vemos como estrellas lejanas, están cercanos, allí en el escenario. Responden las preguntas, cuentan secretos del oficio y nos animan a leer.

Alrededor del Bulevar del Río, muy cerca de las carpas y puestos de venta de los libreros, estaban Conrado Ramírez y Johnatan López. Venden libros de segunda mano. En el suelo, donde tienden los ejemplares usados, puede conseguirse a don Quijote de la Mancha o Cien años de soledad, a precios irrisorios. Dependiendo del estado del libro, cuestan entre cinco y veinte mil pesos.

Lamentablemente en Cali ya la gente casi no lee”, me dijo Conrado, propietario de un pequeño emprendimiento al que le bautizó: “La librería del pueblo”. Un letrero modesto escrito sobre una tabla de madeflex, en colores lila y rojo. Con las ventas, sobrevive y estudia en la Universidad del Valle, en la jornada de la noche.

*************************************
Lee otros artículos del autor aquí:

clic
Sigue a Proclama en Google News
También te puede interesar
Deja Una Respuesta
Abrir el chat
1
Paute aquí
Hola 👋
¿En que podemos ayudarte?